Casualidad o Causalidad

¿Por qué tanta euforia alrededor de Purim? ¿Por qué todos hablan del “milagro de Purim”? ¿Cuál fue el gran milagro?¿¡Qué es un milagro!?… A simple vista lo que ocurrió fue una simple conjunción de coincidencias…

La fecha exacta en la que ocurrió la historia de Purim de acuerdo a la tradición Judía fue hace 2.360 años, en el año 3404 desde la creación. En esa época, entre el Primer y Segundo Templo de Jerusalem, el Sanhedrín, compuesto por los sabios de la Magna Asamblea, era el ente regidor de los judíos. Mordejai, uno de sus prominentes miembros era además, uno de los ministros del reino de Persia y Media.

La designación de Purim como Iom Tov (Festividad) para todas las generaciones venideras la encontramos en el texto de la Meguilá (Rollo de Ester): “Y escribió Mordejai… Y mandó libros a todos los judíos… para cumplir y hacer el día 14 del mes de Adar, y el día 15, cada año y año… días de fiesta y alegría, y enviar comestibles un hombre a su amigo y regalos para los pobres… Por ello llamaron a estos días ‘Purim’ en recuerdo al sorteo (en Persa, Pur)”.

La festividad de Purim pasó a formar parte del conjunto de las festividades judías a tal punto que en el Talmud encontramos que Rabí Ieoshúa Ben Korjá compara y establece que la milagrosa salvación de Purim es aún más grande que el milagroso éxodo de Egipto. La importancia de esta festividad, es tal, que sus preceptos y leyes obligaron a dedicarle un Tratado completo en el Talmud, el Tratado de Meguilá. Más tarde, en la época de los Gueoním (Grandes Sabios), se fijó una plegaria especial para Purim, la que se conoce como “Al Hanisím”. Maimónides escribe sobre Purim: “Y aunque en la época del Mashíaj se anularán las efemérides que recuerdan hechos aciagos, tal como está escrito en los Profetas, de todos modos, los hechos acontecidos en Purim nunca serán anulados, y esta festividad siempre será celebrada”.

¿Por qué tanta euforia alrededor de Purim? ¿Por qué todos hablan del “milagro de Purim”? ¿Cuál fue el gran milagro
? A simple vista lo que ocurrió fue una simple conjunción de coincidencias.
Es verdad, no podemos negar el hecho de que ocurrieron muchas coincidencias. De CASUALIDAD, Ester fue elegida reina. De CASUALIDAD, Mordejai se enteró de la conspiración para asesinar al rey Ajashverosh. De CASUALIDAD, una noche crucial el rey no podía conciliar su sueño, y pidió que le leyeran el libro de las crónicas, y De CASUALIDAD el libro fue abierto en donde se narraba cómo Mordejai salvó al rey. De CASUALIDAD, en el momento que el rey decidió recompensar a Mordejai por su lealtad, entró Hamán y el rey le ordenó que pasee a Mordejai por toda la ciudad, montado en el corcel real. Sin duda, hubo aquí una serie de hechos CASUALES muy bien encadenados. ¿Pero es eso acaso un milagro?

¿Qué es realmente un milagro?

Un milagro no tiene porqué ser sólo algo totalmente sobrenatural, como cuando se partió el mar para que los judíos lo cruzaran al salir de Egipto. Di-s dirige al mundo de acuerdo a su voluntad, sin restricción alguna, también a través de las leyes naturales. Y si observamos bien, los milagros “aparentemente naturales” nos demuestran que la propia “naturaleza” no es más que un medio con el cual Di-s maneja al mundo. Nos indican que hechos “naturales y cotidianos”, decisiones de jefes de gobiernos y potencias, acontecimientos militares y políticos son la mano sobrenatural de Di-s, que dirige estos acontecimientos de acuerdo a los objetivos que El fijó.

Los milagros en nuestros días

En los últimos años fuimos testigos de muchos cambios en el mundo. ¿Quién podría haber pronosticado hace unos años que miles de judíos soviéticos pudieran emigrar a Israel?, ¿Que todo el mundo se unifique para luchar contra la injusticia? ¿Que judíos puedan emigrar de Siria y del Yemen? y la lista sigue… ¡Sin embargo, todo esto ocurrió!
Estos acontecimientos que vivimos en nuestra época, son un claro testimonio de la “Mano Conductora” de Di-s. , es un proceso que finalmente llevará al pueblo judío y a todo el mundo a la Redención verdadera y completa a manos del Mashíaj. Reconozcamos estos milagros y preparémonos para el Mashíaj.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario