¿Por qué no se puede llorar?

Pesaj Sheni, el “Segundo Pesaj”, se observa el 14 de Iyar. El origen de esta semi festividad es bastante fascinante. En el primer aniversario del Éxodo, mientras los judíos estaban ocupados preparando sus corderos para la ofrenda Pascual anual, se le acercó a Moisés un pequeño grupo de judíos que estaban ritualmente impuros y por lo tanto excluidos de la ofrenda, o de tomar parte de ella. No estaban satisfechos con su “exclusión” de la mitzvá de Pesaj. “¿Por qué tenemos que privarnos?” exclamaron. “¡Nosotros también queremos experimentar la libertad espiritual que se obtiene con la participación en el servicio Pascual!” Moisés aceptó llevar sus lamentos al Altísimo, e increíblemente, los deseos de este pequeño grupo hicieron causar que Di-s agregara otro precepto en la Torá. Di-s instruyó que a partir de ese año en adelante, aquellos que no pudieran ofrecer el Cordero pascual en su debido tiempo el 14 de Nisan, dado a una impureza o a que se encontraban lejos del Templo, deberían ofrecer el Cordero Pascual exactamente un mes después, el 14 de Iyar.

Las festividades judías no son conmemoraciones de eventos históricos; sino, son representaciones espirituales. No hay dos festividades iguales, cada festividad caracteriza una energía espiritual diferente, ofreciéndonos la oportunidad de ganar inspiración y los poderes espirituales necesarios en un área específica de nuestro servicio de Di-s. En Pesaj recibimos las fuerzas de liberarnos de nuestra esclavitud natural a nuestros impulsos y hábitos destructivos; en Shavuot no adentramos en el núcleo de la Torá, volviendo a comprometernos a conectarnos con Di-s a través de su estudio; y en Sucot llenamos los recovecos de nuestros corazones con verdadera alegría. Almacenamos estos poderes espirituales, que nos llenan durante un año, hasta que la festividad vuelve una vez más. Las mitzvot particulares y únicas de cada festividad, son herramientas que nos permiten adentrarnos a las energías espirituales presentes en aquél momento.

Pesaj es la primera festividad del año; el “calendario de festividades” comienza el 1ero de Nisan. Inmediatamente después de esta festividad se nos enseña una importante lección; una lección que se aplica a todas las festividades consecuentes también. De hecho, hay un mandato bíblico sobre el tiempo designado para Pesaj, pero una persona que por algún motivo no pudo festejarlo y no aprovechó los beneficios que la festividad tiene para ofrecer, puede tener un Pesaj personal cuando sea que sinceramente anhele asistencia Divina para obtener redención personal.

Por Naftali Silberberg

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario