Tips de limpieza y casherización para Pesaj

Leyes concernientes a la “Hágala” (adaptación de los utensilios de cocina y similares, denominada coloquialmente  ”casherización”)
Es conveniente poseer utensilios especialmente reservados para la festivi­dad de Pesaj, mas si éstos no se hallan a disposición o si se desean algunos específicos usados con Jaméis,, se les aplicará el proceso de Hágala (”Casherización”). A continuación se detalla cómo, cuándo, de qué forma y sobre cuáles practicarlo.

-LOS UTENSILIOS PASIBLES DE APLICÁRSELES LA HÁGALA
*Los recipientes de arcilla utilizados con jametz no son adapta­bles por medio de la “Hágala” (“Inmersión en agua hirviendo”) o “Libún” (“Calcinamiento”) , incluso si sólo se los usó con elementos Jametz fríos, se estila no emplearlos en Pesaj ni siquiera en frío. Tampoco5se hace hágala a aquellos de metal recubiertos en vidrio o los completamente fabricados en vidrio.
*Los utensilios de metal, hueso o madera son adaptables a tra­vés de la Hagalá, así como los madera si no están pintados o bar­nizados . A los fabrica­dos en bloques enteros de piedra se los puede casherizar, pero no a aquellos forjados.
*Aunque técnicamente a los cuchillos que están forjados en una sola pieza les cabe esta casherización, no obstante lo más apropiado para aquellos que cuenten con recursos es comprar unos nuevos para Pesaj.
*La Hágala no surte efecto sobre cualquier utensilio dificulto­so de limpiarse correctamente, como ser los tamices y ralladores de cocina, así como los de boca angosta17 y los que poseen diver­sos conductos complicados de fregarse por dentro.
*Sirve la Hágala sobre las ollas emparchadas con una soldadura de estaño, mas si ésta se encuentra adosada por medio de clavos, los detalles específicos a este caso se indican en el Shuljan Aruj 11:38 y Küzur Shuljan Aruj 116:6.

LA CASHERIZACIONSE APLICA CON LAS MISMAS TÉCNICAS DE UTILIZACIÓN PROPIAS DEL RECIPIENTE.
* Al ser que, en su exposición al calor u otras fuentes de energía, los recipientes o utensilios absorben partículas de lo contenido en ellos sobre su superficie y los expulsan del mismo modo en que éstos fueron impregnados, por ello la “casherización” es llevada a cabo con las mismas técnicas con las que usualmente se emplea el elemento. Por lo tanto, los usados solamente con fuego y sin con­tacto con agua u otro líquido, como ser el palillo o gancho en el que se incrustan los ingredientes de un “brochette”, que se lleva directa­mente al asador y se lo utilizó con Jametz, o bandejas o tarteras para horno y sus tapas, incluso si se las aceitó en su base, el método de casherización es a través del “Libún Jamur”
PROCEDIMIENTO DEL “LIBÚNJ AMUR” Y “LIBÚN KAL” (“CALCINAMIENTO INTENSO Y MODERADO”)
*El “Libún Jamur” (“calcinamiento intenso”) se logra introdu­ciendo el utensilio al fuego o depositando sobre él brasas hasta cal­cinarlo lo suficiente como para que fluyan las chispas o hasta que se desintegre su cascara superior.
*El “Libún Kal” (“calcinamiento moderado”) consiste en colo­car el recipiente al fuego o colocándole brasas hasta que su tempe­ratura sea la correspondiente como para quemar un trozo de paja o hilo al contacto con su fax externa.
*Las cacerolas en las que se cocinó productos con Jametz  o similares y sus tapas, así como cualquier otro recipiente introducido en alguna olla que está sobre el fuego, como ser los cucharones o espátulas, se adaptan por medio de sumergirlos en agua hirviendo, procedimiento denominado “Hágala en klí rishón” (Lit. “Del primer recipiente, el que está sobre el fuego”).
*Las cucharas empleadas para tomar la comida colo­cada de un recipiente receptor de aquel que estuvo expuesto al fuego, conocido como “Kli sheni” (Lit.  ”La segunda vasija”) se requiere practicarles la Hágala, en el “Kli rishón”o primer receptá­culo, puesto que posiblemente se haya senado o extraído con ellas los alimentos depositados en éste. Lo mismo se aplica a los vasos, jarras y demás elementos para bebidas que generalmente se usan en frío.
*Las sartenes en las que se fritó con una cantidad de aceite considerable como para que el Jamelz flote sobre él, sólo precisa Hágala. No son casherizables las sartenes de teflón, que no precisan aceite para freír.
*Con respecto a las ollas que por su tamaño no caben dentro de otra cacerola para hacerles la Hágala, se emplea el método de “verter agua hirviendo y una piedra candente al rojo”, mas ello no surte efecto si el elemento a casherizar posee dobleces, protuberancias, salientes o resaltos en relieve.
*Los mangos o manijas también requieren casherización pero si no caben en la cacerola, sólo se les vierte agua hirviendo, sin requerir el componente de la piedra calcinada, pero esto no sirve si la agarradera tuvo contacto con Jametz caliente desde el primer recipiente (aquel expuesto directamente al fuego).

-EL MÉTODO DE “HÁGALA BEKLI RISHON” (“INMERSIÓN EN AGUA HIRVIENDO DENTRO DE UN RECIPIENTE SOBRE EL FUEGO”)
*El método de “Hágala beklí rishón ” (“casherización en el primer recipiente”) significa sumergir el utensilio en agua que esté hir­viendo y burbujeando sobre el fuego.
-EL PROCEDIMIENTO DE ”IRUIMIKLJ BISHÓN VEEBEN MELUBAN” (VERTER AGUA HIRVIENDO DESDE UN RECEPTÁCULO EXPUESTO AL FUEGO Y UNA PIEDRA CANDENTE)
*La técnica de “iruí mihli rishón veeben meluban ” consiste en ver­ter sobre el elemento a casherizar, agua hirviendo desde el receptá­culo en el que entró en ebullición, tomando la precaución de no interrumpir el fluir del chorro hacia el recipiente, colocando sobre él una piedra o hierro calcinado (exponiéndolo al fuego hasta que se torne rojo) y deslizándolo sobre toda su supeificie.
*Las mujeres estilan no emplear en Pesaj aquella cacerola desde la cual se vertió el agua hirviendo sobre la piedra calcinada (salvo que posteriormente se la haya casherizadó).
-PREPARATIVOS PREVIOS A LA CASHEKIZACIÓN
*La Hágala provoca la expulsión sólo del jametz impregnado en las paredes del recipiente, mas no el adherido en su superficie externa. Por ello, es preciso restregarlo y lavarlo previo a la adapta­ción, quitándole todo rastro de óxido y suciedad, refregando correctamente sus hendiduras o surcos, para que no persista ninguna partícula de fermento adosado a él, y se lo seca bien, para que el agua del enjuague no enfríe al agua hirviendo de la Hágala.
*En aquellos sectores del recipiente en los que no se puede o no se desea restregarlos para quitarle la suciedad o el óxido, como ser las grietas o hendiduras, se les aplica el Libún Kal  para luego realizarles la Hágala correspondiente Si no hizo el libún kal pre­vio a la Hágala, se lo podrá practicar posteriormente.
*No se utilizan los recipientes a casherizar ya desde veinticua­tro horas antes de la Hágala, ni tampoco la cacerola en donde se los Casherizará, a fin de que las partículas de restos de Jametz absorbidas en ellos pierdan su sabor .
-EL ORDEN Y PROCEDIMIENTO DE LA HÁGALA
*Se llena completamente la cacerola escogida para depositar allí los utensilios a casherizar con agua que se hierve y al colocarle la piedra o hierro candente ésta rebalsa expulsando todo el Jametz impregnado en el receptáculo. El siguiente paso es vaciarla, enjua­garla con agua fría y volver a colmarlo agua, dejarla hervir y luego se casherizará a los utensilios56. Esto se puede omitir cuando la pri­mera ya se encontrare Casher LePesaj (“Apta y válida para ser usada en la festividad”).
*Durante el proceso de la Hágala, se toma la precaución que el agua a emplear esté hirviendo y burbujeando.
*Se sumerge el recipiente de tal modo que el agua lo cubra, sin precisar colocarlo en el fondo de la cacerola. Éste queda allí estacionado un corto lapso, el suficiente como para provocar la expulsión de todo el Jametz en él impregnado. Es conveniente  no dejarlo mucho tiempo en el agua, sino retirarlo mientras que perdure la ebullición , e inmediatamente después de ello enjua­garlo con agua fría64.
*Los recipientes que por su tamaño no caben enteramente en la cacerola destinada a la Hágala, se los introduce parte por parte, siendo apropiado el abstenerse de no sumergir dos veces el mismo sector, y si aun de esta forma queda alguna parte sin poder meter­la, se le aplica a ese fragmento el “Libún Kal”.
*La Hágala surge efecto sólo cuando es realizada sobre agua pura, sin mixturas con otros líquidos o polvo, y ésta es reemplazada cuando por la gran cantidad de elementos sumergidos y las sustan­cias emanadas adoptan una consistencia algo espesa.
* Si se desea utilizar en Pesaj la misma cacerola sobre la que se practicó la Hágala, y no se presentó que el agua allí contenida resul­ta sesenta veces mayor que el volumen de los elementos sumergi­dos, proporción técnicamente suficiente como para declarar la anulación de Jametz expulsado, a causa de su insignificancia frente a la magnitud del líquido, entonces al culminar el procedimiento se la vuelve a casherizar, sin precisar derramar el agua usada, sino agre­gándole hasta colmarla y al alcanzar la ebullición para luego intro­ducir dentro de ella una piedra o hierro candente para que rebalse el agua por sus bordes. Luego de esto, se desecha el agua de la Hágala y se enjuaga la cacerola con agua fría.
* Es muy adecuado y procedente que un erudito en la Tora, experto y entendido en las leyes de la Hágala sea quien la lleve a cabo, porque ellas conllevan muchos detalles y especificaciones que no todos conocen.
CASHERIZACIÓN DE LOS UTENSILIOS

DE COCINA
-LAS BACHAS O PILETAS DE COCINA
*Las bachas de cocina fabricadas en arcilla o porcelana no pueden ser adaptados por medio de la Hágala o el Libún, sino que se las limpia correctamente de todo vestigio de Jametz a la vista y se coloca encima de ella otra pileta de aluminio o similares especial para Pesaj. Con respecto a las esmaltadas o enlozadas, se adopta la postura de las autoridades que opinan que no son casherizable, no obstante, es conveniente practicarles la técnica de verterles tres veces agua hiñendo y la piedra candente, denominada como “Irúi veeben melubán”, para luego cubrirlas con otra pileta de aluminio o similares.
*Las hachas de metal se limpian de todo rastro de Jametz a la vista se las puede casherizar a través del método de Libún Kal, repasando toda sus superficie por medio de un soplete, o llevando a cabo el “Irúi veeben melubán”, o sea, derramando agua hirviendo desde un recipiente expuesto directamente al fuego sobre la pileta y simultáneamente deslizar la piedra candente a fin de lograr ebullición del líquido, pero si ya no la provoca se la calcina nuevamen­te hasta tornarla roja, y efectuando este procedimiento sobre toda su superficie. O bien se puede colmar la bacha de agua hirviendo e introducirle piedras candentes hasta que el agua burbujee.
*No se deben usar las piletas de cocina, al menos veinticuatro horas antes de ejecutarle la técnica de casherización. Éstas deben estar completamente secas antes de derramarles el agua hir­viendo, y se tomará la precaución de no interrumpir el libre flui­do del recipiente de agua hirviendo y la bacha.
* Será atinado y apropiado derramar alguna sustancia química cáustica dentro de orificio de desagüe, para deteriorar cualquier resto de Jametz allí depositado.
*Los grifos deben ser fregados para quitar cualquier resto de Jametz y se les verterá encima agua hirviendo. Lo más eficaz  será desenroscar las canillas para practicarles la Hágala, más si resulta muy dificultoso se abre el agua caliente y al fluir ésta se derrama agua  hirviendo  de  un  receptáculo  expuesto  al fuego  sobre el grifo.
*El filtro embutido dentro de la canilla se quita o cambia por otro nuevo.

-LOS SOPORTES, MECHEROS Y HORNALLAS DE COCINA, A GAS O ELÉCTRICAS
* Los soportes o trípodes metálicos o férreos en los que se apo­yan las cacerolas al contacto con el fuego se someten al   “Libún jamúr” o calcinamiento intenso.  [(Es conveniente cubrirlas con papel aluminio al momento de abrasarlas, pues por medio de su opacidad y contraste se comprobará con facilidad el enrojecimien­to del soporte.)].
* Al chasis o armazón metálico superior de la cocina se lo casheriza a través del “Libún Kal” o “Irúi veeben melubán”, mas si está esmaltado o enlozado se lo limpia de todo rastro dejametz a la vista, para luego cubrirlo con una chapa.
*Los mecheros o boquillas por las que fluye el fuego se quitan para limpiarlas minuciosamente, en especial en sus orificios, y al reubicarlos se los deja arder una hora aproximadamente, incine­rando así todo vestigio del Jametz derramado sobre ellos durante el transcurso del año101 .
*A las bandejas o láminas de metal embutidas bajo el mechero de gas que recogen o albergan lo derramado desde las cacerolas se les aplica el “Libún kal”
*Las perillas o botoneras del gas se enjuagan escrupulosamen­te para extraerles todo rastro de Jamelz que pudiera estar adherido a ellas. Los más detallistas estilan recubrirlas con papel aluminio o similares.
*Los mecheros u hornallas eléctricos reciben el mismo trata­miento que los de gas. Su bandeja es casherizada estando ensam­blada con todos sus dispositivos por medio de encenderla al calor máximo hasta que se enrojezca .

-EL HORNO
*Lo más adecuado es no valerse de un horno que requiera ser casherizado para eso, mas si éste le resulta muy necesario, se lo limpia y enjuaga minuciosamente, utilizando productos específicos para su higiene, a fin de eliminar los restos de jametz a la vista, y se lo enciende al máximo, dejándolo arder durante dos horas aproximadamente, y se le introduce una caja de chapa cerrada por todos lados, y dentro de ésta se hornean los alimentos para la festividad.
*Los hornos auto-limpiantes por calor, que alcancen una tem­peratura mayor a 300 grados centígrados aprox., quemándose todo su contenido, se casherizan automáticamente al encenderlos al calor máximo por varias horas hasta culminar el ciclo o programa prede­terminado de fábrica . Mas aquellos denominados “hornos de limpieza continua” son tratados como los habituales.
-LAS ALACENAS
*Las alacenas en donde se almacenan conservas o utensilios, deben ser limpiadas minuciosamente en toda su superficie, a fin de asegurarse que no quede ningún vestigio de Jametz a la vista y se extiende papel sobre sus estantes.
*El cajón o gaveta del pan que se desea utilizar dentro de Pesaj, si a veces se coloca dentro de él  ”Jalot” (Pan trenzado) o tartas calientes, requiere casherizarlo   por  medio del  ”Irúi  Veeben AMiíMre”, mas si se sospecha que las migas se incrustaron, no es casherizable para Pesaj, sino que se lo incluye dentro del Jametz a vender al no-judío.

-MESAS Y MESADAS
*Las mesas o mesadas de fórmica en las que habitualmente se come o se apoyan cacerolas calientes, se las restriega de todo rastro de Jametz, se les vierte agua hirviendo desde un receptáculo expues­to al fuego, para luego recubrirlas con papel aluminio, tablones, cartón o similares.
*A las mesas construidas con materiales nobles y delicados, en las que no se apoyan cacerolas y solo se come sobre ellas utilizando un mantel, bastará con limpiarlas correctamente y recubrirlas.

-SILLAS Y BANCOS
*Se suele restregar y limpiar las sillas y los bancos que tuvieron contacto con el jametz.
-SILLETAS DE BEBÉ (“COMEDEROS”)
* Las silletas elevadas en las que se da de comer a los bebés, se limpian y enjuagan minuciosamente, siendo conveniente adherir sobre su bandeja papel de contacto (“contact”) para que perma­nezca cubierta durante toda la festividad.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario