La matzá extra

Nuestros Sabios nos indican que la propensión a los actos de amor y bondad es una de las tres características básicas del alma judía. Quisiera compartir con ustedes una historia que me conmovió profundamente y que tiene una conexión con estas características de amor, bondad y mutua responsabilidad.

Rabí Eliézer Zushe Portugal (1896-1982), el Sculehner Rebe, era el Rebe de un pequeño pueblo, Sculeni, en lo que era el noreste de Rumania (hoy Ucrania) Cuando finalizó la Segunda Guerra Mundial, en marzo de 1945, se encontró junto a un grupo de sobrevivientes y personas errantes, en Czernovitz, Bukovina, que estaba entonces bajo el gobierno ruso. Si bien Alemania no se rindió hasta el 7 de Mayo, Europa Oriental ya había sido liberada por el ejército ruso. Faltaban pocas semanas para la festividad de Pesaj. Si bien, algunos alimentos de Pesaj eran repartidos por instituciones de beneficencia, el Sculehner Rebe hizo considerables esfuerzos para obtener harina y poder hornear la tradicional y estrictamente custo-diada Matzá Shemurá. A pesar de todos los obstáculos y la situación económica apremiante de los judíos, le fue posible hornear un número limitado de esas Matzot.
Entonces envió el mensaje a los Rebes jasídicos de la región, ofreciéndole a cada uno tres y nada más que tres, Matzot.
Una semana antes de Pesaj, Rabí Moshé Haguer, hijo del Seret -Vishnitzer Rebe, vino a buscar las Matzot que le fueron ofrecidas a su padre, Rabí Baruj Haguer. Después de recibir las tres Matzot, le dijo al Sculehner Rebe: “Sé que ofreciste sólo tres Matzot, pero mi padre, el Vishnitzer Rebe me pidió que le envíes seis Matzot”. El Sculehner Rebe sintió que no podía rechazar el pedido, y entregó las seis Matzot, aunque reticentemente. Un día antes de Pesaj, Rabí Moshé retornó a lo del Sculehner y le dijo: “He venido a devolverte tres Matzot”
“Pero… no comprendo. ¡Entendí que tu padre necesitaba indefectiblemente seis Matzot!”
“Mi padre me ordenó preguntarte si has guardado Matzot para ti”
Avergonzado, el Sculehner res-pondió: “¡Cómo podía, si había tantos otros que las necesitaban!”
“Mi padre supuso que eso sería lo que harías” explicó Rabí Moshé, “¡Estas tres Matzot las pidió para ti!”

Dr Israel Suskind

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario