Maror

El Maror le sigue a la Matzá como una comida que expresa la esencia de la salida de Egipto.
Cumplir con el precepto de Maror, nos provee de una mínima experiencia del sufrimiento de nuestros antepasados durante los años de esclavitud y sufrimiento en Egipto. Aunque este precepto está claramente establecido en la Torá, en el período luego de la destrucción del Templo Sagrado, desafortunadamente ha pasado de ser una Mitzvá (precepto) de la Torá a una Mitzvá de Rabanan (Sabios). Sin embargo, como sucede con todos los preceptos de la noche del Seder, las mujeres también están obligadas de cumplir con esta Mitzvá completamente, como los hombres. Siendo que la Mitzvá original era realizada en conjunto con la ingesta del Korban Pesaj (sacrificio de Pesaj), debe entonces completarse antes de la medianoche (ya que debía comerse antes de esa hora), y muchas autoridades no permiten recitar la bendición del mismo una vez pasada la medianoche.
La cantidad de Maror que uno debe consumir debe ser equivalente a la cantidad de Matzá, que vendría a ser aproximadamente el tamaño de una aceituna. Siendo que muchas autoridades hoy en día creen que las aceitunas han reducido de tamaño durante estos últimos tiempos, uno debe comer mucho más que el volumen de una aceituna contemporánea para poder cumplir con el requerimiento de comer la Matzá (un poco más de 28 gramos). Ya que la Mitzvá de Maror hoy en día es una Mitzvá de Rabanan, una medida más indulgente bastaría. Sea como fuere, uno debe asegurarse de consumir un poco más que el mínimo requerimiento ya que algunas partículas quedan entre los dientes y por lo tanto no son tragadas.
Hay cinco tipos de vegetales que son aceptadas como Maror. El orden en el que están escritas en la Mishná es el orden preferente para el cumplimiento (o sea, que el primer ejemplo es considerado el mejor tipo de Maror). Puede sorprender al lector, que el Jazeret, identificada comúnmente como Lechuga Criolla, es la primera en la lista y por lo tanto uno debe buscar esta hierba para Maror, incluso si es más cara. La primera reacción de uno acerca de esta opinión es que la Lechuga Criolla no es amarga, entonces ¿por qué es la preferida?. Una explicación es que aunque en esta temprana estación del año no es amarga, mientras la estación progresa el nivel de amargura de la planta incrementa. La misma analogía se aplica a nuestra permanencia en Egipto. Mientras originalmente fuimos invitados como invitados reales, parientes del virrey, eventualmente fuimos degradados a esclavos. Otra explicación es que la palabra Aramea para Jazeret es Jasa (misericordia), recordando la misericordia que demostró Di-s durante la redención Egipcia.

Grandes Desafíos:

El gran desafío de cumplir la Mitzvá con Jazeret es la gran cantidad de insectos que infestan esta hierba. Es el temor que tienen muchas autoridades de buscar otras fuentes para el Maror. Uno no debe intentar limpiar y revisar la Lechuga Crespa a menos que ya se tenga experiencia en identificar y remover estos insectos, ya que sus colores y su tamaño tan pequeño se camuflan dentro de los recovecos de las hojas de la lechuga.
Una solución recomendable es consumir sólo los tallos de la lechuga, ya que son más fáciles de limpiar y de revisar. Sin embargo, hoy en día hay muchas marcas de Lechuga Crespa que crecen en condiciones que las protegen de estos insectos. Como resultado, es posible cumplir con la Mitzvá del Maror usando esta hierba.
Un enfoque más radical es utilizar diferentes tipos de lechuga, siendo que el Jazeret es libremente identificado como “lechuga” de acuerdo a muchas autoridades.
Botánicos han trazado los orígenes de la lechuga moderna a un tipo llamado “Lechuga Egipcia”, siendo que esta primera versión ha sido representada en las tumbas de los Faraones Egipcios. Los antiguos Egipcios han creído que esta lechuga contenía propiedades medicinales. Era extremadamente amarga y contenía un líquido blanco en las hojas y el tallo. Los romanos fueron los primeros en cultivar lechuga en las reconocidas cabezas y no fue sino hasta muchos siglos más tarde de cultivo que la gran cantidad de tipos de lechuga que conocemos hoy en día fueron desarrollándose (basados en el clima, geografía, etc). Es muy probable que cuando Moshé Rabeinu instruyó al pueblo Judío a comer el Korban Pesaj (la ofrenda de Pesaj) con el Maror, que la lechuga Egipcia haya sido utilizada.

Hierba Amarga (Jrein):

La forma más clásica del Maror está en el tercer lugar de la lista, la raíz de rábano picante. Todos recordamos los ojos llenos de lágrimas y la cara colorada luego de tragar un poco de esta potente hierba durante el Seder. ¿Cómo es que esta hierba, aparentemente la más amarga no es la mejor elección para el Maror?
Aquí es donde la distinción entre amargura e intensidad (agudeza) se torna importante. Mientras que el Jrein es la elección más intensa, es la cualidad amarga del maror (que significa “amargo”) lo que buscamos. La lengua es capaz de saborear sólo cuatro gustos: dulce, salado, amargo y ácido. Todos los demás aspectos del gusto son detectados en las fosas nasales. (Cuando alguien está resfriado todas las comidas saben iguales excepto estas cuatro características que son detectadas por las papilas gustativas).
Por consiguiente, es importante no confundir la intensidad, que el Jrein posee en abundancia, con amargura, que está contenida en cantidades menos significativas. De hecho, algunas autoridades requieren rallar el Jrein para debilitar su intensidad y que se desenmascare la amargura.
Hay quieren siguen la costumbre de comer juntos la Lechuga Crespa con el rábano picante. Sin embargo, debe rallarse antes de la Víspera de Pesaj para no atrasar el Seder.

Algunas Teorías:

Hay muchas teorías sobre la identidad de estos dos últimos tipos de hierbas amargas, pero nada definitivo. Si uno no sabe la fuente del Maror, debería utilizar una hierba que crece del suelo, que contenga savia y no sea de color verde oscuro. Sin embargo, no se recita bendición para este tipo de Maror. El Maror debe secarse bien, o remojarse en licor durante veinticuatro horas, o preservarse en vinagre. Debe notarse que el Jrein blanco preparado comúnmente accesible durante todo el año, y posiblemente Kasher en Pesaj, no puede utilizarse para la Mitzvá del Maror por la cantidad de vinagre que contiene.

En relación a la Lechuga Crespa (o endivias) hidropónicas, hay una discusión entre las autoridades Halájicas acerca de la bendición que debe recitarse, si es Boré Prí Haadamá o Shehakol (siendo que de hecho, no crecen en la tierra (adamá) ).

La bendición sobre el Maror es recitada en el Karpás, y se tiene en cuenta también cubrir con la misma al Maror. Aunque haya muchas razones por las cuales no se recitan bendiciones separadas sobre el Maror, la razón más aceptada es que uno no come el Maror con disfrute, sino que uno espera experimentar lo desagradable. Por extensión de este concepto, si uno traga el Maror sin masticarlo, la obligación de la Mitzvá no se cumple siendo que el cuantificador fue anulado. Uno debe tomar parte del Maror directamente luego de la Matzá, siendo que ese es el orden el en versículo de la Torá.

Inmersión:

Antes de consumir el maror, uno lo remoja en Jaroset (pasta a base de manzanas ralladas, nueces y vino), que neutraliza los venenos que contiene el Maror. Uno puede preguntarse cuál es la preocupación que este veneno sea limitado en la noche del Seder, mientras que durante todo el año que ingerimos estas hierbas, no son causa de ninguna alarma. Esta pregunta es aún más fuerte ya que la noche del Seder es denominada “la noche del guardián”, la cual estamos especialmente protegidos por  Di-s. Es un momento en donde tomamos doble, algo que normalmente no se hace (2 x 2 copas, que es considerado peligroso de acuerdo al Talmud); y no completamos el Shemá de la noche luego del Seder.
Además, las fuerzas malvadas están a la espera de interrumpir la realización de la Mitzvá y usar cualquier oportunidad para lograrlo, incluso una pequeña disposición de la hierba, así que usamos Jaroset para asegurarnos de cumplir con la Mitzvá. Uno no bendice sobre el Jaroset siendo que sólo se aplica a otra comida y es de hecho sacudida del maror antes de la Mitzvá.

En el Seder:

Uno no debe permanecer comiendo Maror y debe ser consumido tan rápido como se come la Matzá. Obviamente no nos reclinamos al comer el Maror. Idealmente, uno debe utilizar el Maror que se encuentra en la Keará, siendo que el Maror se señala cuando se recita la Hagadá.
Luego de la Mitzvá del Maror, el maror y la Matzá son comidos juntos como establece la opinión de Hilel. Siendo que no está claro si dicha opinión es dominante, uno debe comer el maror sólo, antes de satisfacer la opinión de Hilel, siendo que de acuerdo a otros rabinos, el comer la Matzá con el maror interfiere con el gusto de la Matzá.
Hay algunas autoridades que recomiendan cambiar el tipo de Maror que se utiliza para Korej de aquél que se utiliza para la Mitzvá misma del Maror. Es la opinión de muchas que el Maror que se utiliza para Korej no debe remojarse en Jaroset, pero muchos siguen la costumbre de remojarlo de todas maneras.
Que seamos meritorios de pronunciar la última bendición del Magid, que así como fuimos redimidos de cumplir las Mitzvot de Matzá de Maror en la noche del Seder, que pronto podamos traer los sacrificios de Pesaj en el Beit Hamikdash con la Última Redención.
Por Rabi Itzjak Gornish

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario