Kadesh, Urjatz…

Las costumbres de la noche del Seder son antiguas y profundas…

Por ejemplo, hay un dispositivo mnemónico que se ha enseñado durante mil años para ayudar a recordar los quince pasos del Seder. Empieza: “Kadesh, urjatz.. etc” y significa “Recite el kidush, lave las manos…” etc. Ha sido la costumbre de muchas generaciones que maestros introducir estas palabras en las mentes de sus estudiantes más pequeños que entonces las recitan en la noche del Seder explicando cada una de ellas en la lengua vernácula yidish.
La primera palabra: “Kadesh” se explica: “Cuando Papá viene a casa del shul (Sinagoga) en la noche de Pesaj, debe recitar enseguida el kidush para que los niños pequeños no se duerman sin decir las Cuatro Preguntas, empezando con ”Ma Nishtaná”

Sucedió un año en la casa del Rebe Arie Leib de Shpole (conocido como el Shpoler Zeide) que su pequeño hijo empezó a recitar la palabra “Kadesh” y procedió con la explicación en yidish, diciendo: “Cuándo Papá viene a casa del shul (sinagoga) en noche de Pesaj, debe recitar el kidush inmediatamente”. Su explicación, sin embargo, no continuó. Su padre preguntó: “¿Por qué no continúas?”
“Mi maestro no me dijo nada más para explicar” contestó el niño.

El Shpoler Zeide procedió a decirle el resto de la explicación que continuó a su hijo: “ …así los niños pequeños no se dormirán y preguntarán las Cuatro Preguntas de: “¿Por qué esta noche es diferente de todas las otras noches?”
En la segunda noche de Pesaj, el maestro del muchacho estaba entre los invitados en la mesa del Shpoler Zeide, y el tzadik le preguntó: “¿Por qué no enseñaste el resto de la explicación de la palabra kadesh a los niños?”
“Oh,” contestó, “no pensé que era tan importante que un niño pequeño tenga que saberlo. De todas formas, ésa no es la parte más substancial de la explicación”
El Shpoler Zeide estaba disgustado por esta respuesta, y dijo: “¡¿Cómo te atreves a tomar la responsabilidad de alterar las veneradas costumbres de nuestros ilustres antepasados?! No entiendes la profundidad de esta enseñanza. Escucha, te explicaré el significado intrínseco de esto:

Las palabras “recite el kidush y lave las manos” son la introducción al Seder. En el santo Zohar está escrito que Rabi Jiya abrió su discurso con las palabras del Cantar de los Cantares ‘yo estoy dormido pero mi corazón está despierto’ significando ”yo estoy dormido durante el Destierro”. Durante el largo Destierro, los judíos estamos como dormidos, perdiendo las alturas de sensibilidad espiritual.

“El verdadero significado de las palabras de los niños de: ” Cuando Papá viene casa del shul en la noche de Pesaj, es: ”Cuando nuestro Padre en el Cielo ingresa a Su Morada en Lo Alto y Él ve que todos los judíos – no importa cuán exhaustos estén de sus preparaciones para la fiesta, van orar y dar gracias a Él, entonces: ”Él debe recitar el kidush enseguida, que es decir, Di-s debe renovar Sus votos esponsales a Su novia abandonada, el pueblo judío, como Él dice en el profeta Hoshea: ” Y Yo los desposaré para siempre a Mí”
“¿Y por qué razón Él debe hacerlo con prisa? Eso se explica: ” para que los niños pequeños no se duerman’. Los profetas se refieren a menudo a los judíos como niños pequeños, preciosos de Di-s. El Todopoderoso debe actuar inmediatamente para redimir a Sus hijos, para que no caigan en el sueño profundo del Destierro totalmente agobiados (Di-s no lo permita), y no puedan despertarse, y que la Redención sea imposible.
El final de la frase, ”para que ellos pregunten ” el Ma Nishtaná…” ¿Por qué esta noche es diferente de todas las otras noches? ” Se explica como sigue: Preguntamos ¿Por qué este Destierro terrible y oscuro es mucho más largo que todos los otros destierros que hemos soportado previamente?”

Cuando pronunció estas palabras, el Shpoler Zeide no pudo contener sus emociones y estalló en amargas lágrimas. “¡Nuestro Padre en el Cielo, redímenos rápidamente del destierro mientras estamos en un tipo de medio sueño y nuestros corazones permanecen despiertos! ¡No esperes hasta que entremos en un sueño tan profundo del que no podamos despertar!”
Todos los que estaban presentes allí sintieron en el núcleo de sus corazones el deseo del arrepentimiento, muchos lloraban desde las profundidades de sus almas.
El Rebe interrumpió abruptamente este triste humor diciendo: “¡Kinderlaj, niños, tengan un poco de vivacidad y den a nuestro Padre un poco de najas-satisfacción! Mostrémosle que Sus niños pequeños pueden bailar e incluso pueden estar jubilosos en esta profunda oscuridad!” Y con eso, el tzadik empezó a girar y volverse en un baile de rapto espiritual.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario