Búsqueda, quema y eliminación del jametz

La noche previa a la víspera de Pesaj,  llevamos a cabo la “Búsqueda y eliminación del jametz”:
Envuelve 10 pequeños trozos de jametz en papel (utiliza para ello pan sin miga) y distribúyelos en toda la casa (recuerda donde los
pones). Toma una bolsa de papel, una vela (o linterna), una cuchara de madera y una pluma de ganso. Luego, al anochecer, reúne a la familia y recita la siguiente bendición:
*Barúj Atá A-do-nái, E-lo-héinu Melej Haolám, asher Kideshánu Bemitzvotav, Vetzivanu al Biúr jametz.
*Bendito eres Tú, Señor nuestro Di-s, Rey del Universo, que nos santificó con Sus preceptos, y nos ordenó la eliminación del jametz.
Puedes darle a cada miembro mayor de la familia (desde los 10/11 años) un equipo como el tuyo y todos se dispersarán revisando cada rincón de la casa buscando vestigios de jametz olvidados por allí, además de los 10 trozos envueltos que distribuiste antes. Lo que se va encontrando se levanta con la cuchara ayudándose con la pluma, que se utiliza como escobita, y luego se coloca todo en la bolsa atándola y guardándola hasta la mañana siguiente. Luego recita lo siguiente:
“Todo jametz (cereal o masa fermentada) y levadura que se encuentre en mi posesión, que no lo haya visto y no lo haya eliminado, y del cual desconozco su existencia, sea nulo y sin propietario alguno, igual que el polvo de la tierra”.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario