Mensaje del Rebe de Lubavitch para Rosh Hashana

Baruj Hashem, días36 de Selijot 37 para Hashem, 5740
Séptimo año,38 año sabático para Hashem
Brooklyn, N.Y.

A todos los hijos e hijas de Israel
dondequiera se encuentren
D´s esté sobre ellos – que tengan vida!

Un gran saludo de Shalom y bendición!

En estos días, días de plena e intensa preparación para Rosh Hashaná, que no sólo es el comienzo del año, sino el día “cabeza” (Rosh) del año39, que influye sobre todo el año, desde40 el principio del año hasta el final del año. Y, de acuerdo a la regla41 que “la acción es lo principal” – de él que es la ‘cabeza’, aprendemos para la conducta práctica en la vida diaria.

Corresponde y es apropiado detenerse, un poco más ampliamente, sobre uno de los puntos que ya se mencionaron sucintamente en la carta anterior42, en relación al hecho de que el nuevo año es un año de “Hakhel” –reunión. Esto se refiere al precepto general que tenía lugar en la época que el Sagrado Templo estaba en pie, cuando se reunía a todos los hijos de Israel, los hombres43, las mujeres y los pequeños, como una comunidad, con el objetivo de motivarlos e incentivarlos en las mitzvot y fortalecerlos en la fe y en el judaísmo, etc., como se elaborara en la carta mencionada.

El concepto de una comunidad (“Kahal ejad”) implica no sólo la reunión y congregación de un número de individuos diferentes e independientes, que se reúnen con un objetivo específico, a fin de alcanzar a través del esfuerzo conjunto una meta específica, siendo que a través de la asociación de fuerzas puede lograrse mucho más que la suma total de los logros individuales alcanzados cuando cada uno utiliza sus posibilidades de manera independiente.

Y como vemos en la práctica que la persona está en condiciones de levantar una carga mucho mayor cuando otro lo ayuda a levantarla44.

Además de ello, al formar una comunidad se crea aquí algo fundamental, una nueva entidad, un “Kahal”, que está en condiciones de hacer y lograr cosas que los individuos –en su condición de individuos-, no tienen acceso a ellas.

Es conocido45 el ejemplo de ello, que cuando se debía erigir un santuario para la Presencia Divina, “y moraré en ellos”46, se requería de trece 47(quince48) diferentes materiales, oro, plata, etc., y de la participación activa de los hombres, y las mujeres, y como dicen nuestros Sabios49 también de los pequeños. Luego también de “sabios de corazón”, y de Betzalel y Oholiav, con Moshé Rabeinu a la cabeza. Y sólo por medio de todos en conjunto50 pudo hacerse, armarse y erigirse el Santuario, “Y harán para Mi, un Santuario51”, que generó el “moraré en ellos”, y también el “moraré dentro de cada uno individualmente52”.

Así también ocurre con el “pequeño santuario”53, la sinagoga, cuando diez judíos se reúnen para la plegaria, se crea aquí una nueva realidad, un “tzibur”54, una congregación, y entonces el Altísimo dice 55“y He de ser santificado en el seno de los hijos de Israel” – se recita el Kadish, Barjú, Kedushá, etc, – y se genera un cambio en cada uno de los integrantes de esta congregación, puesto que pasa a ser parte de una congregación santa.

Así también en relación a “Hakhel”: debía tener lugar el “venía56 todo Israel, etc”, y entonces “Leerás a toda esta Torá frente a todo Israel” y de manera que “reúne al pueblo, a los hombres, a las mujeres y a los pequeños”. El evento de “Hakhel” los convertía a todos en un Kahal, una comunidad que escuchó la Torá “como que fuera de boca del Todopoderoso”57 – “como el día en el cual fuera entregada en Sinaí”, cuando “acampó ahí Israel frente al Monte”, “como un hombre con un corazón”.

Como se expuso en la carta anterior, a pesar de que el precepto de Hakhel en su sentido literal está vinculado al Sagrado Templo, sin embargo es éste actual en su aspecto espiritual, en todo lugar y toda época. Este sentido espiritual se destaca anualmente de manera especial en esta época del año, cuando en el Shabat previo a Rosh Hashaná siempre se lee la Parshá 60de “están ustedes parados firmemente hoy, todos ustedes… vuestros líderes, tribus… hasta tu aguatero”:

Cuando además de que todos los hijos de Israel están parados juntos –desde los más grandes entre ellos (“vuestras cabezas”) hasta el simple entre los simples (“tu aguatero”) –y se unen con el Altísimo en un pacto eterno (“para hacerte pasar por el pacto de Hashem tu Di-s), pero no sólo en su carácter de individuos aislados, sino de manera de “ustedes todos” – “unificados como un uno”61, y de las “unidades”, se hace “un uno”, se genera aquí a través de ello una nueva realidad en cada uno de los diez grupos que conforman a todo el pueblo (tal como los enumera la Escritura). Cada uno se convierte en parte de una “estructura íntegra”, de todo el pueblo judío, impregnado y unido en un único y mismo pensamiento: el de coronar 62a HaShem como Rey, y con un único anhelo interior en común –que el Altísimo acepte la coronación y se revele como63 “Rey de Israel” y a través de ello como “Rey sobre toda la Tierra”.

Todo esto es aplicable al Rosh Hashaná de cada año. Este año se agrega un énfasis adicional en el tema, siendo éste un Rosh Hashaná de un año de “Hakhel”, cuando se acentúa de manera especial la unificación de todos los israelitas como “una comunidad”, como se expuso arriba. A su vez, esto tiene lugar a continuación de la preparación del año de Shmitá, “un año sabático para Hashem”, cuando durante todo el año estuvieron todos en un espíritu de unidad66, cosa que se expresó de una manera práctica e impactante: todo dueño de un campo o viñedo (que entonces, cuando el Sagrado Templo estaba en pie, constituía la principal fuente de sustento del pueblo- “todo67 hombre bajo su vida y bajo su higuera”), renunciaba68 a su patrimonio personal, y lo entregaba69 bajo el dominio del verdadero dueño, a Quien pertenece toda la tierra, “puesto que Mía es la Tierra”70, y se despojaba de todos sus campos y viñedos, poniéndolos a disposición de todo el pueblo de Israel por igual. Es por ello que el año sabático de Shmitá constituye la preparación apropiada para la reunión de “Hakhel”, y ambos en conjunto colocan la base para todos los temas que deben llevarse a cabo en la vida diaria durante todos los años siguientes.

A modo de ejemplo práctico, aunque sea tan sólo uno: cuando judíos contados viven en un lugar específico, además de que individualmente debe tener lugar , y esto está dado por sentado, el estudio de la Torá, y el cumplimiento de las mitzvot con la máxima calidad (“hidur”) –estos deben constituirse de inmediato en un “kahal”, una comunidad, y generar “vida judía comunitaria”; es un deber fundar instituciones educativas de Torá, debe haber un dirigente en el campo de la Torá (un Rav), deben organizar alimentación acorde a la Torá (un shojet), y se sobreentiende –una vida familiar como manda la Torá (una mikve, etc), y otros.

Sea Su voluntad, que viniendo de la lectura de la Torá del Shabat de Selijot, “están ustedes parados firmemente hoy todos ustedes” – “reúne al pueblo, a los hombres, a las mujeres y al pequeño”, que cada hombre y mujer judíos, adopte para sí los conceptos expuestos, de manera que se efectivicen en la acción concreta, cada día, y durante todos los días del año.

Y el Altísimo, Quien “que escucha la voz del clamor (del shofar) de Su Pueblo Israel con misericordia”71 bendiga a todo nuestro pueblo Israel y a cada hombre y mujer individualmente con la posibilidad de cumplir el precepto de Shmitá y de Hakhel, no sólo en su aspecto espiritual sino en su sentido más literal y práctico, con la verdadera y completa redención a través de nuestro Justo Mashiaj, cuando “una gran congregación volverá aquí”72 al Sagrado Templo de Jerusalem, que será construido en su lugar73, y todo esto realmente pronto en nuestros días.

Y que ya ahora, todavía en la época del exilio, se cumpla lo escrito74: “Y nosotros somos Tu pueblo y el rebaño de Tu pastoreo, Te agradeceremos por siempre, de generación en generación relataremos Tus alabanzas”

Respetuosamente y con una doble bendición,
para ser inscriptos y sellados para bien,
para un buen y dulce año
y para éxito en todo lo antedicho
material y espiritualmente
ambos en conjunto

1 comentario

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario