La noche siguiente a Tisha Ve Av

Se acostumbra lavarse las manos —netilát iadáim— en la noche, al terminar Tishá beAv, por cuanto en la mañana uno sólo se las lavó hasta los nudillos.

Como se mencionó anteriormente, si Tishá beAv acaece en domingo, y por ende no se hizo la Havdalá sobre una copa al finalizar Shabat, ésta debe realizarse al finalizar el ayuno [aunque en general nos abstenemos de beber vino y comer carne hasta después del mediodía del 10 de Av debido a que la quema principal del Beit HaMikdash tuvo lugar ese día]. En este caso recitamos sólo las brajot sobre el vino [boré prí hagáfen} y ...hamavdíl ["...que establece una distinción..."]. La braja sobre la vela no se dice por cuanto ya se dijo después de Shabat, y sólo entonces es pertinente, pues el fuego fue creado un sábado de noche. Asimismo, tampoco decimos la braja sobre las especias, ya que ella tiene sentido sólo al finalizar Shabat, cuando oliendo un aroma agradable fortalecemos nuestra alma que languidece por la pérdida del Alma Adicional que se va con Shabat.

Luego de Maariv se recita Kidush Levaná [Santificación déla Luna Nueva]. No obstante, algunos no esperan hasta Tishá beAv y se apresuran a realizar esta mitzvá lo antes posible en el mes.

La persona debe abstenerse de comer carne, beber vino, bañarse y cortarse el cabello hasta pasado el mediodía del 10 de Av. El Talmud cuenta acerca de grandes Sabios que ayunaban tanto el 9 como el 10 de Av. Sin embargo, si TishábeAv acaece un jueves, la persona puede lavarse y cortarse el cabello durante la mañana del viernes en honor a Shabat.

Si Tisha be Av acaece en Shabat, en cuyo caso el ayuno se posterga hasta el día siguiente —10 de Av—, aún así, luego del ayuno no se puede comer carne, beber vino ni decir la bendición de Shehejeianu [sino sólo a partir del día siguiente a la mañana].

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario