Publicidad subliminal

En la década de 1950, cuando el mundo occidental estaba paranoico por la amenaza del expansionismo soviético, había mucho alarmismo sobre los peligros planteados por la publicidad subliminal La teoría era que los comunistas instarían a los ejecutivos de televisión a transmitir mensajes en códigos, pasando por nuestras pantallas demasiado rápido como para que la que percepción consciente no lo reconozca, y eso se registraría en los televidentes como una decisión subconsciente.

No estoy seguro de la ciencia detrás de la teoría, pero un concepto similar ocurrirá en todos los Judíos del mundo éste Shabat. La semana que viene es Tisha BeAv, un ayuno de 25 horas en conmemoración a todas las tragedias que le han ocurrido a nuestra nación a lo largo de la historia. El Shabat anterior a Tisha BeAv es referido a nosotros como Shabat Jazon “El Shabat se la Visión”. También es llamado así por las primeras palabras de la Haftará, que comienza “Jazon Ieshaiau”, “La visión del profeta Isaías…”. Otra justificación por la cual se le llama El Shabat de la Visión es porque en éste día especial se nos da una visión del prometido Tercer Templo.

Una parábola conocida cuenta sobre un padre que le presenta a su hijo un hermoso traje. El niño mimado lo arruina, mientras que su padre lo perdona entregándole otro, incluso más espléndido que el primero. Cuando el chico rompe el segundo traje, su padre finalmente reconoce la falta de maduración de su hijo y decide no cometer el mismo error. El compra otro traje, pero esta vez no se lo entrega a su hijo prefiriendo guardarlo en su propio armario. De vez en cuando, tratando de mejorar a su hijo, el padre le muestra su cuidado traje que lo está esperando, y le ruega que le demuestre la madurez necesaria para que lo pueda merecer.

El niño de la historia es una analogía a la nación Judía, mientras que el padre representa a Di-s. Una vez tuvimos un hermoso Templo en Jerusalém. Desafortunadamente, debido a nuestros pecados, el primer Templo fue destruido, y luego de un corto período de exilio, otro Templo fue construido en ese mismo lugar. Cuando nuestro comportamiento causó la pérdida del Segundo Templo, Di-s decidió no sustituir inmediatamente el Templo, sino reconstruirlo en el cielo, en preparación para nuestra redención.

Como preparación para Tisha BeAv, el aniversario de la destrucción de los dos Templos, se nos muestra una visión del tercer templo, esperando que el premio que está frente nuestro, nos inspire en retornar a Di-s. El hecho de que yo no tenga el mérito de reconocer y ser inspirado por esta visión anual es mi pérdida. No obstante, la visión emana de Di-s, y de alguna manera, sutilmente, de forma inconsciente, yo tomo la promesa de la redención que nos espera, y en un nivel subconsciente respondo a la sugerencia de cambiar. Todos estamos familiarizados con el espíritu ocasional de descontento que aparece de la nada y nos empuja a cambiar. La próxima vez que se nos aparezca, no nos demos vuelta esperando que se nos vaya, sino reconozcamos para qué está, una sugerencia subliminal de Di-s, y resolvamos despertarnos y vivir con nuestras responsabilidades.

Por: Elisha Greenbaum

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario