Los disípulos de Rabi Akiva

Lag Baómer, el trigésimo tercer día de la cuenta del Ómer, es un día de fiesta. Una de las razones para esta fiesta es que finalizó la plaga fatal que abatió a muchos de los miles de estudiantes de Rabí Akiva.
La erudición y santidad de Rabí Akiva eran tales que él atrajo veinticuatro mil discípulos devotos. La Quemará relata que la terrible epidemia que asoló a los estudiantes de Rabí Akiva resultó en parte por su falta de apropiado respeto el uno por el otro.
Rabí Akiva es conocido por su aforismo: “… ‘Ama a tu semejante como a ti mismo’ – éste es un principio fundamental de la Tora”. ¿Cómo es posible que aquellos que son estimados por la “Tora de la Verdad” de haber sido sus discípulos y seguidores de sus directivas, debieran actuar de una manera contraria a sus enseñanzas, no teniendo el amor y respeto apropiados uno por el otro?
Dado que las personalidades y opiniones de dos personas no son siempre enteramente coincidentes, es comprensible que cada uno de los discípulos de Rabí Akiva comprendiera las enseñanzas de su maestro de una manera ligeramente diferente. En conformidad, cada estudiante puso énfasis particular en su propia manera de servicio Divino derivado de su propio entendimiento de las enseñanzas de su maestro – un discípulo acentuó el amor a Di-s, otro el temor a Él, y así sucesivamente.
Todos los discípulos de Rabí Akiva, por supuesto, basaron sus concepciones y su acercamiento al servicio Divino en las enseñanzas de Rabí Akiva. Sin embargo, ellos estaban tan permeados de sus propias concepciones individuales y de sus propios acercamientos basados en estas enseñanzas, que cada estudiante sintió que quienquiera no seguía su senda particular, era deficiente tanto en entendimiento como en servicio Divino.

Como leales discípulos de Rabí Akiva, quien ponía tanto énfasis en amar al semejante como a uno mismo, ellos no estaban satisfechos con alcanzar grandes elevaciones sólo para ellos mismos. Cada discípulo también se esforzó por prevalecer sobre sus pares para servir a Di-s según lo que él entendía ser la senda apropiada – su senda individual. Los otros estudiantes no aceptaron la senda de sus compañeros porque ellos, también, estaban completamente absortos con su propia manera de servicio.
Esto eventualmente condujo a no tratarse uno al otro con el respeto apropiado. Como individuos honestos, ellos no podían actuar posiblemente de una manera hipócrita, honrando a sus amigos externamente -que según ellos no estaban siguiendo la senda apropiada- , mientras interiormente no estaban de acuerdo con su manera de servicio. Fue por lo tanto imposible para ellos abrigar verdaderos sentimientos de honor y respeto hacia amigos cuya comprensión y servicio Divino, consideraban ser deficiente.

Como leales discípulos de Rabí Akiva, su actitud seguramente reflejó la filosofía de Rabí Akiva de algún modo. En verdad, Rabí Akiva había dicho a sus discípulos6 que a lo largo de su vida él había deseado intensamente alcanzar un estado de mesirut nefesh, total abnegación y martirio por Di-s.
Tal estado protege al individuo en su integridad: no hay parte de él insensible a este estado, comprometiendo como lo hace la existencia entera de uno. Los discípulos de Rabí Akiva, también, compartían su deseo. Mientras en este estado, su manera de servicio Divino no dejó lugar para alguna variación, la grandeza de este servicio no obstante, deja algo de ser deseado. Anhelar martirio, es decir, desear huir del mundo y ser absorbido en santidad y en Di-s, debe estar acompañado de un deseo igual por asegurar una morada de Divinidad dentro del mundo.
Rabí Akiva solo – a causa de su status exaltado – pudo combinar el impulso implacable por su mesirut nefesh con la realización calma de Tora y mitzvot, cubriendo este mundo físico de santidad7. Aquellos estudiantes que fallecieron antes de Lag BaÓmer, desafortunadamente, no pudieron hacer frente a la tarea.

Basado en Likutéi Sijot, Vol. XXII, págs. 138-140.

Extraido de Dias solemnes de Regocijo

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario