Sea racional… ¡Espere un milagro!

¿Por qué ya no suceden milagros?- preguntamos con un dejo de tristeza. Si pudiéramos ver las maravillas que nos suceden…

Posiblemente nuestras vidas están cómodamente instaladas dentro de un envoltorio de eventos naturales, en un mundo que sólo habla de milagros extravagantes.

Aquí les presentamos algunos pensamientos de nuestros Sabios, sobre la naturaleza de los milagros.
* Heisenberg finalmente acabó con la noción científica tradicional que asegura que causa y efecto están, de algún modo, mecánicamente conectados. Hoy no es para nada científico sostener que un evento es la inevitable consecuencia de otro. Sólo existen probabilidades. Después de que la dogmática, mecánica y determinante actitud científica del siglo XIX ya se encuentra fuera de pista, la ciencia no puede ser usada como excusa para rechazar sucesos que desafían las llamadas “Leyes de la Naturaleza. (El Rebe, Rabí Menajem M. Schneerson -adaptado de una carta, 1972)
* Esos sucesos que la gente suele llamar coincidencias sorprendentes, sincronización, pequeños milagros -en realidad son la manera en que el mundo debe funcionar. Pero debido a que el mundo está inmerso en un sueño, no puede ver la realidad. Al igual que una persona dormida que no ve, no escucha ni habla y no hay diferencia entre su cabeza y sus pies, su corazón y su cerebro. Idénticamente el mundo está sumido en un profundo letargo, donde todo es posible, nada parece tener un objetivo, sólo reina el caos… Simplemente se necesita que la persona abra sus ojos, oídos, mente y corazón y de pronto note que los elementos del mundo se ubican en el lugar correcto, y funcionan juntos, como debe ser. (Rabí Iosef Itzjak Schneerson- adaptado de un discurso, 1940)
* Existen cuatro tipos de milagros:
1. Aquellos que sustituyen completamente a la naturaleza, como los ocurridos en el Éxodo de Egipto.
2. Milagros firmemente envestidos en la apariencia de lo natural, como las victorias de Purim o Janucá.
3. Milagros relacionados con coincidencias y sincronización, donde se nota que lo sucedido sale de lo común pero de todas formas posee una explicación lógica.
4. Milagros que pasan desapercibidos, e inclusive pueden ser vistos como hechos negativos. Estos últimos son los más elevados. Llegará un momento, en que nuestros ojos se abrirán y veremos esos milagros ocultos y diremos: “Las maravillas sucedidas en Egipto son nada, comparadas con estas”. (Tzemaj Tzedek, siglo XIX)

Todos los años, tenemos la oportunidad de vivir el milagro de Janucá, celebrando que Di-s entregó “a los poderosos en manos de los débiles, los muchos en manos de los pocos.. .y los malvados en manos de los justos…” Encendamos las velas de Janucá, durante 8 días, para recordar que con la ayuda de Di-s podemos sobrellevar todos los obstáculos, y por sobre todo …que los milagros suceden!!!

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario