Encendido de las Velas de Janucá

Encienda la menorá de Janucá cada una de las ocho noches de Janucá…. Para las velas de la Menorá use aceite de oliva o velas de parafina lo suficientemente anchas como para arder hasta media hora después del anochecer. Use un jumash (vela piloto) para encender las velas, y ubíquelo en su lugar especial en la menorá.

Antes de encender recite las bendiciones y despues el Hanerot Halalu:
Todos los miembros de la familia deben presenciar el encendido de las velas. Haga que sus niños enciendan sus propias velas de Januca.
Las personas que no viven con sus familias deben encender la menorá en sus propias viviendas.
En la noche del viernes, las velas de Janucá deben arder hasta media hora después de la salida de las estrellas, son encendidas antes que las velas de Shabat.
Desde el momento en que las velas de Shabat son encendidas hasta la finalización de Shabat y el recitado de Havdalá, la Menorá de Januca no debe ser reencendida, movida o preparada, recién después de la Havdalá las velas de Janucá son encendidas.

Bendición 1:
Baruj ata Adonai eloheinu melej haolam asher kideshanu bemitzvotanu leadlik ner shel Januca

Bendito eres tu, Di-s nuestro Señor Rey del universo, quien nos ha santificado con Sus preceptos y nos ha ordenado encender las velas de Januca.

Bendición 2:
Baruj ata Adonai eloheinu melej haolam sheasa nisim laavoteinu baiamim hahem bizman haze.

Bendito eres tu, Di-s nuestro Señor Rey del universo, quien hizo milagros a nuestros antepasados, en aquellos días en esta época.

Bendición 3:
Baruj ata Adonai eloheinu melej haolam shehejeianu vekimanu vehiguianu lizman haze.

Bendito eres tu, Di-s nuestro Señor Rey del universo, quien nos otorga vida, nos sustentó y nos hizo llegar hasta la presente ocasión.

Después de encender las luces de Janucá se dice Hanerot Halalu:

Encendemos estas velas con motivo de las salvaciones milagrosas y maravillosas que has realizado con nuestros antepasados en aquellos días en esta época, por intermedio de tus santos sacerdotes. Estas luces son sagradas durante los ocho días de Januca, y no nos es permitido emplearlas de ninguna manera sino solamente observarlas para agradecer y alabar Tu gran Nombre, por tus milagros maravillas y salvaciones.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario