¿Y dónde esta el Kol Nidrei?

En 1951, mi padre fue encarcelado en un campo de trabajo forzado en Siberia por haber intentado escapar de Rusia…


Había soñado con hacer aliá a Israel pero fue detenido en su intento y sentenciado a 25 años de trabajo forzado, dejando a sus padres, dos hermanas y un hermano detrás (encarcelado en otro campo por un “crimen” similar).
Los 1,000 hombres que habitaban en el campo de trabajo de mi padre fueron puestos a trabajar para construir una estación eléctrica. Aproximadamente 20 de los prisioneros eran judíos.
Al final del verano, los prisioneros judíos anhelaban poder observar las próximas Altas Fiestas. No tenían un Shofar, ni un Sefer Torá o Talit, pero esperaban poder encontrar un Majzor (Libro de Tefilá) de algún modo.
Mi padre descubrió a un ingeniero que vino a trabajar al campamento en ciertos proyectos. Intuyó que el ingeniero podía ser judío.
“¿Kenstu mir efsher helfen?” – ¿quizás puede ayudarme?” Le preguntó al ingeniero en idish.
La mayoría de los judíos rusos hablaban entonces un idish fluido. Vio el parpadeo de comprensión en los ojos del ingeniero.
“¿Por favor, puede traernos un Majzor?” Le preguntó a pesar de que pondría en peligro ambas vidas. Aun así, el ingeniero estuvo de acuerdo en intentar. Pasaron unos días. “¿Tiene noticias?” Mi padre preguntó al ingeniero.
“Noticias buenas y noticias malas” contestó. Había localizado un Majzor, pero era el único Majzor que pertenecía al padre de su amiga, y el hombre estaba furioso cuando su hija le pidió que lo prestara. Quizá ella le contaría para qué lo quería, quizá no.
El padre no cedería de todas formas. Tal vez, sugirió, el hombre le podría prestar el libro para que él pudiera copiarlo y devolverlo a tiempo para Rosh Hashaná.
En secreto, el ingeniero dio el Majzor a mi padre.
Para copiarlo, mi progenitor construyó una enorme caja de madera y se arrastraba dentro de ella durante algunas horas todos los días. Escondido allí, copió el libro, línea por la línea en un cuaderno. Después de un mes, había copiado el Majzor entero, pero desgraciadamente, la página de Kol Nidrei- la Plegaria con la que comienzan los rezos de Iom Kipur- faltaba.
Mi padre devolvió el libro, y el otoño llegó. Los prisioneros judíos sabían de las fechas de las fiestas por medio de las cartas que recibían de sus casas y, en la Festividad sobornaron a los guardias, probablemente con los cigarros, para que les permitieran reunirse en el cuartel para los Servicios.
Con su libro de Oración escrito a mano, mi padre sirvió como Jazán -cantor- y recitó cada Plegaria, repetidas por los demás solemnemente en voz baja.
Siete días después, se encontraron de nuevo para Kol Nidrei. Pero a pesar de sus esfuerzos, ninguno de los fieles podría recordar todo el Kol Nidrei de memoria.
Después de casi siete años en la cárcel, mi padre, junto con todos los prisioneros políticos, fue liberado, gracias a la muerte de Stalin. El único artículo que mi padre llevó con él fue su Majzor.
Se reunió con su familia en Moscú, y después se casó. Yo era un niño cuando, en 1967, nos permitieron emigrar a Israel. El Majzor especial se marchó triunfalmente con nosotros.
A mi padre, que todavía vive en Israel, no le gusta recordar esos años dolorosos en Siberia. Pero en raras ocasiones en que oigo que cuenta una historia, declara con lágrimas que nunca ha tenido una Tefilá tan significativa como aquella en la prisión.
En 1973, mi padre visitó Brooklyn y le entregó su Majzor al Lubavitcher Rebe de regalo.
Hace unos meses, visité la biblioteca del Rebe y encontré el Majzor de mi padre. Observé el libro estropeado con sus páginas frágiles y las letras hebreas escritas con tal devoción y determinación. Lo fotocopié. Y en Iom Kipur, cuando dirija los servicios en el Beit Jabad de Solon, Ohio, tendré conmigo la copia del Majzor de mi padre, en el que todavía falta la Plegaria de Kol Nidrei.
Mi padre no pudo recitar el Kol Nidrei durante sus años en la prisión. Este año le pediré a mi congregación, y a todos ustedes, que lo digan por él y por todos aquellos que no tienen la oportunidad de hacerlo.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario