Ben Hametzarim

Llamado del Rebe de Lubavitch
En los días de Bein HaMetzarím (desde el 17 de Tamuz -15 de Julio – hasta el 9 de Menajem-Av -5 de Agosto-) es menester incrementar la observancia del versículo “Tzión será redimida con ley (mishpat), y quienes retornen a ella lo harán mediante la caridad (tzedaká)”, ampliando nuestros actos de caridad y estudio de la Torá. Es particularmente importante dedicarse a aquellos segmentos de la Torá que tratan de la Redención y la construcción del Gran Templo, mediante lo cual “Yo -dice Di-s- se lo consideraré como si estuvieran abocados a la construcción del Templo”.
El estudio de estos temas debe ser, en nuestros días, con mayor entusiasmo, dado que nos encontramos en los umbrales de la perfecta y genuina Redención, por lo que es importante estudiar los temas vinculados al Gran Templo, que pronto será una realidad palpable, con la venida de nuestro justo Mashíaj.

Construcción del Templo – Esencia de la Redención
* El Gran Templo era el lugar en el que moraba y se manifestaba la Presencia Divina. El pueblo judío que ascendía a éste en peregrinación veía con sus propios ojos esta maravillosa presencia de santidad. No sólo judíos podían percibirla, sino también los integrantes de otros pueblos que acudían al Gran Templo para traer a éste sus ofrendas y presentes.
* Por eso oramos por la reconstrucción del Gran Templo, guardamos duelo por su destrucción, y en estos días del año incrementamos el estudio de todo lo referido a éste y a su servicio: para acelerar su pronta construcción en nuestros días.
¿Cómo será construido?
* En las fuentes judías aparecen dos descripciones aparentemente contradictorias. En unas se declara que el Tercer Gran Templo descenderá del Cielo construido en fuego. En otras, que será construido por manos humanas, a través del Mashíaj.
* En gran medida, la cuestión depende de nosotros y de nuestras acciones. Como sea, se percibe que en la construcción del Tercer Gran Templo habrá una combinación de obra humana y obra Celestial. El Mashíaj iniciará su construcción y entonces sobrevendrá la gran asistencia del Cielo.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario