El Maimónides del Jasidut

Rabi Shalom Dovber, el Rebe Rashab, quinto en la dinastía de Jabad LUBAVITCH, es llamado por los jasidim ancianos el “Maimónides del Jasidut”, ya que “cada tema y tema explicado en sus discursos son halajot fijas y ordenadas, fundadas y explicadas, cada palabra con su sentido correcto”. Rabi Shalom Dovber entregó su ser, trabajando intensivamente para lograr que los jasidim, especialmente en los jóvenes, estudien la filosofía jasídica en profundidad: “Ya que el estudio superficial, con conocimientos dispersos, y de manera global, no penetra en la persona para perfeccionarlo. Quizás logre cambiarlo exteriormente, pero el Jasidut Jabad requiere interioridad (pnimiut), y a ello se llega únicamente profundizando con buen entendimiento y gusto, logrando que los conceptos se asimilen en la mente y el corazón, consiguiendo así refinar y mejorar sus hábitos naturales, y poder cumplir las mitzvot con luz y vida interior”.

Su padre, el Rebe Maharash, Rabi Shmuel, dijo sobre su hijo: “ Mi hijo nunca fue un niño. Ya desde pequeño fue temeroso del Cielo, y muy ordenado, procurando que su conducta sea de acuerdo al jasidut, y ya para su Bar Mitzvá era un jasid con un servicio establecido”(Sefer Hasijot 5301pag 27). El Rebe Rashab dijo en cierta oportunidad de sí mismo: Cuando tenía doce años programé mi cuerpo para que cada miembro hiciera lo que debía…”. Y en otra oportunidad expresó: “ Desde mi infancia acostumbré a mi cuerpo a comportarse naturalmente de acuerdo al Shuljan Aruj (Código de Leyes Judío)”.

Su salud era muy débil debido al extraordinario esfuerzo que realizaba entregando todo su ser por el trabajo comunitario y el servicio a Di-s. Un conocido profesor dijo sobre él: “ Su corazón anhela mucho más de lo que su mente comprende, y su mente percibe mucho más de lo que su corazón puede retener” (Sefer Hasijot 5701, pag 28).

Su cuerpo no soportó los ajetreos de los días de la Primer Guerra Mundial, al tener que abandonar LUBAVITCH y mudarse a Rostov. Allí, poco tiempo después de comprar su casa, falleció el 2 de Nisán del año 5680, diciendo: “ Yo subo a los Cielos y mis escritos se los dejo a Uds.”

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario