Conociendo al Miteler Rebe

EL 9 DE KISLEV ES EL CUMPLEAÑOS Y IORTZAIT DE RABI DOVBER, 2do. REBE DE JABAD
• Cierta vez dijo Rabí Dovber de Lubavitch a Rabí Itzjak de Homil:
“Tengo en mente un tema de Jasidut que ocuparía 1000 páginas, ¿qué crees? ¿Lo expreso oralmente o lo escribo?”. No se sabe qué le contestó.
• Dijo el Rebe Maharash: “Mi abuelo, Rabí Dovber escribía sus discursos jasídicos a una velocidad asombrosa y con letras muy apretadas. Cada
página contaba con 50 o 60 renglones y cuando llegaba al final de ella todavía no se había secado el principio del párrafo. Todo esto es debido a que su mano estaba unida a la fuerza del pensamiento y con la rapidez del mismo escribía”
• Rabí Mordejai de Babroisk viajaba anualmente para la festividad de Sucot a visitar al Miteler Rebe, Rabí Dovber de Lubavitch. Debido a que era un importante huésped se alojaba en la casa del Rebe e inclusive estudiaban
juntos en las horas de la madrugada, y al amanecer, Rabí Dovber comenzaba la Tefilá de Shajarit que se prolongaba hasta las cuatro de la tarde. Cada año, al comenzar a estudiar nuevamente, el Rebe le decía a Rabí Baruj Mordejai: “Nu, ¿en qué estábamos?”, y continuaba estudiando como si hubieran interrumpido el tema el día anterior…
• Luego del fallecimiento de Rabí Dovber, uno de los Jasidím concurrió a escuchar un discurso Jasídico de Rabí Menajem Mendl, conocido como el Tzemaj Tzedek. Se trataba de la misma alocución que había pronunciado Rabí Dovber en otra ocasión de una manera mucho más extensa. El Jasid le preguntó: “¿Cómo es posible que el mismo tema que escuché de su suegro en forma tan desarrollada fue dicha por usted en síntesis?”. El Tzemaj Tzedek le contestó: “Mi suegro estuvo inmerso treinta años en el Jasidut (enseñanzas jasídicas) cual un pez en el mar. Si hubiesen cortado parte de su carne, no hubiera salido sangre sino Jasidut…”
• Cuando se estaba por imprimir uno de los libros del Miteler Rebe, le preguntaron al Tzemaj Tzedek qué calificativo ponerle. El Rebe indicó que coloquen el término “humilde” que no significa sumiso sino alguien con personalidad.
• Cierta vez, el Miteler Rebe, Rabí Dovber, estaba con el famoso Jasid Rabí Itzjak Aizik de Homl, en Jol HaMoed Pesaj. Los Jasidim jóvenes se quejaron al Rebe que Rabí Itzjak Aizik no se dedicaba tanto a ellos y se recluía en sí mismo. El Rebe le preguntó a Reb Aizik: “¿Por qué no te acercas a los muchachos y estudias con ellos Jasidut? Respondió Reb Aizik: “Si no tengo siquiera tiempo de ocuparme de mí, ¿cómo puedo entonces, dedicarme a los demás? Rabí Dovber le dijo: “Aizl, Aizl, tienes que hacer como yo. Cuando veo que conmigo mismo no puedo ya lograr nada en absoluto, trato por lo menos de hacer un bien al prójimo”.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario