Amor incondicional

El amor ilimitado del Rebe para con todos los judíos era legendario. No escatimaba esfuerzos en aras de ayudar espiritual o materialmente a cualquier judío, independientemente del lugar donde se hallare o su nivel espiritual.

Una muy conocida activista de la campaña de las Velas de Shabat organizada por el Rebe, cuenta la siguiente historia:
“Veinte minutos antes de Shabat, recibí una llamada telefónica de la secretarío del Rebe. Me informaban que el Rebe había leído una carta del padre de una niña de Bowie, Maryland, que quería que su hija empezara a
prender velas de Shabat. El Rebe había pedido que se me contactara para que me encargase de que la niña las prenda!

Inmediatamente llamé al Sheliaj del pueblo más cercano a la niña, con la esperanza de que pudiera alcanzarle las velas a tiempo, pero me contestó que no tendría manera alguna de llegar a la casa de la niña antes del
anochecer. Entonces llamé a la casa de la jovencita y hablé con su madre. Le pregunté si tenía velas en la casa y ella me contestó que tenía las que usabam para cenas formales. Le pedí que le diera una a su hija para encender en honor al Shabat y luego le pregunté si también ella prendería. Me contestó que no tenía ninguna objeción, pero que no tenía idea de cómo hacerlo. Si le pudiera dar las instrucciones por teléfono, entonces ella y su hija encenderían las velas juntas; lo cual hicieron.

El viernes siguiente por la tarde, cerca del horario de encendido de las velas, recibí otra llamada de la secretaría del Rebe. “El Rebe quiere saber, ‘¿qué pasa con la niña en Bowie, Maryland?’. Yo estaba feliz de poderle informar que la niña y su madre habían ambas encendido velas; y, de hecho, durante la semana, incluso les había enviado varias velas más, para que prendan las compañeras de clase de la niña y las amigas de la madre,

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario