Preocupación por toda la humanidad

Aún cuando el Rebe, en todo su ser, es expresión de judaísmo y es conocido principalmente como un fiel pastor del pueblo judío, prestaba atención y se preocupaba por el progreso de toda la humanidad, su calidad de vida en general y especialmente su condición moral.
Aunque el pueblo judío tiene su estilo distintivo de vida y es un pueblo único a quien se le entregó la Torá con un mandato específico, hay allí instrucciones para toda la humanidad, conocidas como las Siete Leyes Noájicas.

Las siete leyes de los hijos de Noé:
1. Con respecto a los mandamientos de Di-s, la humanidad está dividida en dos grupos: los Hijos de Israel y los Hijos de Noaj.

2. Los Hijos de Israel son los judíos, descendientes del Patriarca Iaakov. Ellos tienen el deber de cumplir con los 613 Mandamientos de la Torá.

3. Los Hijos de Noaj comprenden las setenta naciones originales del mundo y sus ramificaciones. Ellos tienen el deber de cumplir las Siete Leyes Universales, también conocidas como las Siete Leyes de los Hijos de Noaj o las Siete Leyes Noájidas.
Estas Siete Leyes Universales tienen que ver con idolatría, blasfemia, asesinato, robo, relaciones íntimas incestuosas, comer la carne de un animal vivo o hacerlos sufrir y el establecimiento de cortes de justicia.

4. Todas las Siete Leyes Universales son prohibiciones. No hay que sorprenderse: los mandamientos negativos (o prohibitivos) son de un orden superior a los positivos; y, su cumplimiento, conlleva una mayor recompensa.

5. Hombres y mujeres son iguales en su responsabilidad por observar los Siete Mandamientos.

6. Es materia de disputa la edad a partir de la cual un individuo es responsable por sus acciones bajo estas leyes. Una opinión sostiene que depende del desarrollo mental del individuo. Conforme a esta opinión, tan pronto como un muchacho ha alcanzado la madurez que le permite entender el significado e importancia de las Siete Leyes Universales, está en la obligación de cumplir con la ley en su plenitud. La otra opinión sostiene que un muchacho alcanza la edad de responsabilidad legal a los trece años (doce años en caso de las chicas).

7. Los Hijos de Noaj están permanentemente advertidos en lo concerniente a las Siete Leyes Universales. Esto quiere decir que no es defensa válida la ignorancia de la ley.
Por tanto, uno tiene el deber de ocuparse en el estudio de las Siete Leyes Universales a lo máximo de su capacidad y enseñar el conocimiento de estas a sus propios hijos.

8. Cuando uno de los Hijos de Noaj resuelve cumplir a cabalidad los Siete Mandamientos Universales, su alma se eleva. Esta persona se constituye en uno de los Justos entre las Naciones, y recibe un lugar en el Mundo Eterno

9. A pesar de que los Hijos de Noaj tienen como obligación sólo el cumplimiento de las Siete Leyes Universales, les está permitido observar cualquiera de los 613 Mandamientos de la Torá con el propósito de recibir recompensa Divina. Las excepciones a esto son:

a. Observar el Shabat a la manera de los Judíos (descansando de las acciones que fueron necesarias para la construcción del Tabernáculo durante el Éxodo de Egipto). b. Observar las festividades Judías a la manera de los judíos (descansando de forma similar al Shabat). c. Estudiar aquellas partes de la Torá que no se aplican al servicio Noájida para con Di-s. d. Escribir un rollo de Torá (los Cinco Libros de Moisés) o recibir una aliá a la Torá e. Hacer, escribir o vestir tefilín, las filacterias que se usan durante el rezo (judío) y que contienen porciones de la Torá. f. Escribir una mezuzá, un pergamino particular que contiene porciones de la Torá, o instalarla en el marco de la puerta de acceso al hogar de uno.

Nota.- Es el propósito primario de las Siete Leyes Universales el enseñar a los Hijos de Noaj acerca de la Unicidad de Di.s y, por tanto, les es permisible el estudio de aquellas partes de la Torá que corresponden a este conocimiento. Esto incluye los veinticuatro libros de las Escrituras Hebreas; y, del mismo modo, el estudio de cualquier parte de la Torá que conlleve un mayor conocimiento en lo concerniente al cumplimiento de los Siete Mandamientos por parte del Noájida, es permisible. El Noájida que estudia porciones de la Torá que no le corresponden, daña su alma.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario