19 de Kislev – Descubriendo la luz interior

Despertando corazones
Durante los últimos 213 años, miles de Judíos se reúnen a lo largo y ancho del globo, para celebrar la “Fiesta de la Liberación”, el 19 y 20 de Kislev mejor conocido entre los Jasidim de Jabad y simpatizantes del movimiento como: “Yud Tes Kislev”. En aquel entonces, Rabí Shneur Zalman de Liadi fundador del movimiento Jasídico Jabad Lubavitch y líder general del movimiento jasídico en Rusia y Lituania (conocido también como “el Alter Rebe”), fue liberado de las cárceles zaristas en el año 5559-1798. Año tras año, personas de todas las afluencias del judaísmo, se congregan para repasar los acontecimientos históricos de su arresto y su posterior liberación, para animar los corazones, para fortalecernos en el estudio del Jasidut (la Filosofía Jasídica) y sus sendas. Se cuenta, que luego de la liberación del Alter Rebe autor del “Tania” y el Shuljan Aruj (código de leyes), los Jasidim querían escribir “La Meguilá del 19 de Kislev”, y pidieron la autorización del Rebe. Este se mostró en desacuerdo, y dijo: “Este día será fijado como una fecha festiva en nuestro pueblo para siempre, en la cual se engrandecerá y santificará el nombre del Todopoderoso, y se despertaran los corazones de miles de nuestros
hermanos en Teshuvá (retorno a sus raíces), y el servicio a Di-s, ya que este acontecimiento está grabado en el corazón del “Israel Supremo”, y escrito en el corazón del “Israel terrenal”.
Es decir, la historia de esta redención, no necesita ser escrita, porque es un acontecimiento vivo y eterno. Lo que el Rebe profetizó en ese momento, se hizo realidad, y en efecto, cientos de miles de “Farbrenguens” (Encuentros Jasídicos), se llevan a cabo, en conmemoración de este día tan especial.

ROSH HASHANA DEL JASIDISMO
Rabí Shalom Dov-ber de Lubavitch, en una de sus cartas, nombró la fecha del 19 de Kislev, como “Rosh Hashaná del Jasidismo”. En Rosh Hashaná, Di-s nos otorga energía para todo el año. De la misma forma, en el 19 de Kislev, se abren en el cielo, las compuertas de los tesoros de bendición y abundancia que provienen de las profundidades de la porción semanal de la Torá, y cada Judío puede absorber nuevos bríos en el estudio del Jasidut, y encaminarse en sus enseñanzas.
La “Fiesta de la Liberación” nos recuerda que el Jasidút es una parte sublime de la Torá, que fue revelada como preparación para la llegada del justo Mashíaj. Así como en su momento fueron reveladas, la Mishná, la Guemará, los libros de los primeros exegetas y codificadores Halájicos; también llegó el tiempo en el cual comenzó a brillar la luz del Mashíaj, y en ella se puede percibir el gusto de los tesoros de la parte más profunda de la Torá, que se revelará completamente, con su arribo. Jasidut está destinado a todos. Tanto para genios, y sabios, como para gente trabajadora y simple. Revive el alma, sacia el conocimiento en el entendimiento profundo de la grandeza del Creador, y ahonda en el sentido intrínseco de la Torá y sus preceptos. Insufla alegría y entusiasmo en el servicio Divino. Es la energía interna en la vida Judaica.

Entonces, ya que es así, saludémonos mutuamente como la costumbre de los Jasidím:
“¡Jag sameaj! ¡Gut Yom Tov! ¡Que seamos inscriptos y sellados para un buen año en el estudio de Jasidut y en el apego a sus sendas!” El Maguid de Mezritch, maestro y mentor del Autor del Tania,
cierta vez le dijo: “sufrirás enormes tormentos, torturas físicas y espirituales; pero si las soportas sin quejarte, tendrás éxito en este nuevo camino de servicio a Di-s para todas las generaciones,
hasta la llegada del Mashíaj.

Arresto a la noche
El objetivo principal de la persecución era Rabí Shneur Zalman, el líder general del movimiento Jasídico en Lituania y Rusia, venerado por las masas de estudiantes de la Torá.
Un carruaje negro, intimidante, que se utilizaba para transportar desertores del reinado, hacía su camino en el medio de la noche por las estrechas calles de la ciudad de Liozna (Rusia Blanca). A su lado iba una compañía de policías armados, capitaneados por un oficial del alto comando, cuando llegaron a una de las casas. Rápidamente la rodearon. El oficial informó a Rabí Shneur Zalman de Liadi, a, que se encontraba bajo arresto, por orden del Zar Ruso. Le ordenaron subir al carruaje, y fuertemente custodiado, el vehículo volvió sobre sus pasos y salió de la ciudad en dirección a Petersburgo.
Así comenzó la famosa detención del Rebe. Esto sucedió la noche posterior a Simját Torá del año 5559-1798. El modo del arresto, y en especial, la utilización del conocido “carruaje negro”, no dejaban
dudas de la gravedad del peligro en el que se encontraba el Rebe.

DISPUTA Y DELATO
Aquellos eran los días de la tercera generación del Jasidísmo. En esa época el movimiento ya estaba bien asentado. Los centros Jasídicos florecían y activaban en casi todas las ciudades y pueblos. Estados
enteros se habían entregado totalmente a la experiencia Jasídica. Un nuevo espíritu de alegría y energía en el servicio a Di-s latía en amplios grupos del pueblo Judío del este europeo.
El éxito del Jasidismo produjo que se encienda nuevamente la disputa que se originó en el despunte de la corriente Jasídica. Charlatanes e incitadores difamaron a los Jasidím, y los calumniaron falsamente de haberse alejado del camino de la Torá. Sus dardos principales estaban dirigidos a Rabí Shneur Zalman, el líder general del movimiento Jasídico en Lituania y Rusia, que en mérito de su gigantesco conocimiento y grandeza, tanto en la parte revelada de la Torá como de sus secretos, era venerado por las masas de estudiantes
de la Torá que se unían al él de a miles.
Al ver que por medios ordinarios, no lograban contener el crecimiento de esta corriente, los extremistas que había entre los ‘mitnagdim’ (opositores), decidieron tomar medidas maliciosas y lo delataron ante el gobierno. Se aprovecharon del hecho que el Rebe recaudaba fondos y enviaba para la manutención de asentamientos Judíos en la Tierra de Israel, y lo acusaron de mandar recursos al imperio Turco, enemistado en ese tiempo con Rusia, aumentando así las calumnias sobre la ideología Jasídica. Su intención consistía en eliminar, Di-s nos libre, al Rebe, y de esa manera bajar la guillotina sobre el Jasidísmo en general.

EXPLICANDO JASIDUT A LOS OFICILAES DEL ZAR
El Rebe fue llevado a la ciudad capital Petersburgo donde lo encarcelaron en una prisión temible conocida como el “Fuerte Petropablovsk”. Lo interrogaron intensamente sobre todas las acusaciones y alegatos de las denuncias en su contra. Luego relató el Rebe, que lo más difícil fueron las preguntas que requerían explicar la naturaleza y el significado del Jasidut, ya que lo obligaban a traducir y reducir conceptos abstractos y profundos de la Torá a expresiones y ejemplos materiales, para que la mente burda de los oficiales, pudiera entenderlos.
Con el correr de la investigación, el Rebe consiguió impresionar a sus interrogadores con su grandeza y la pureza de su corazón. Rápidamente, se esparció en las esferas del gobierno el rumor de que Rabí Shneur Zalman es un hombre extraordinario y un sabio sin igual, con conocimiento en todas las ciencias. A raíz de esto, vinieron a visitarlo en su celda personalidades gubernamentales de primera línea para conversar con él y se impresionaron profundamente con sus palabras y personalidad. Una vez que todas las calumnias se demostraron como falsas, el Rebe fue liberado.
El Rebe permaneció en cautiverio por cincuenta y tres días, exactamente equivalente con el número de capítulos del Tania, de su autoría. El día 19 de Kislev, durante la tarde fue puesto en libertad, pero por equivocación fue conducido a la casa de uno de sus detractores quien lo hizo sufrir con su agresión verbal durante tres horas, hasta que finalmente los Jasidím lo encontraron en la noche del 20 de Kislev.
Empero, enseguida después de su liberación, el Rebe escribió una misiva que comienza con las palabras “Katonti mikol hajasadim” (“Empequeñecí ante toda la bondad”),
y en ella advierte a los Jasidím, que no transformen la liberación en una celebración de triunfo sobre los ‘opositores’, sino por el contrario, “ser humildes de corazón y espíritu”, con la esperanza de que “tal
vez, Di-s coloque ese sentimiento en los corazones de vuestros hermanos, así como el rostro que se refleja en el agua (también el sentimiento de humildad, se vea reflejado en los ‘opositores’)”.
Estos dos días, 19 y 20 de Kislev, fueron fijados como la ‘Fiesta de la Liberación’ para todas las generaciones, y es celebrado anualmente con gran alegría y reuniones Jasídicas, tomando buenas decisiones en el fortalecimiento del estudio del Jasidut y sus sendas.

LA FUENTE DEL JASIDUT FUE FINALMENTE “LIBERADA”
Estando Rabí Shneur Zalman en prisión, se le revelaron el ‘Baal Shem Tov’ y el ‘Maguid de Mezritch’. Él les preguntó: “¿En qué pequé? ¿Qué se quiere de mí?” (Refiriéndose al hecho de que su arresto tenía que obedecer a algún decreto Divino en los cielos). A lo que respondieron: “Cobró fuerzas en los cielos, una acusación sobre ti, por tu modo de revelar temas de Jasidut en abundancia y sin restricción alguna.”
El Alter Rebe volvió a preguntarles: “¿Entonces, si soy liberado debo dejar de enseñar Jasidut?” A lo que le respondieron: “Por cuanto que has comenzado, no sólo que no debes dejar de enseñar Jasidut, sino que cuando seas liberado ¡debes incrementar tus enseñanzas mucho más que antes de haber sido arrestado!” Y así fue. A partir de su liberación, el “Alter Rebe” comenzó a explicar Jasidut con mucha mayor amplitud. Aumentó en ocasiones de recitado de Maamarim –discursos Jasídicos-, y los mismos eran más extensos, mejor explicados, y entendibles aun para gente simple. Fue entonces que realmente comenzaron a difundirse los manantiales de la Filosofía Jasídica.

EL EXPEDIENTE DE LA INVESTIGACION DIVULGADO DESPUES DE 200 AÑOS
Durante cerca de 200 años, toda la información sobre el arresto y liberación del Alter Rebe provenía del legado que se conservó entre los Jasidím, o que se transmitió de generación en generación a través de los líderes del Jasidismo. Sin embargo, en los últimos años surgió por primera vez la posibilidad de echar un vistazo a los documentos originales del caso.
El derrumbe de la dictadura comunista posibilitó el acceso a documentos que estuvieron “clasificados” cientos de años. Uno de los archivos expuestos es del ‘procurador general’ (fiscal general) de la Rusia zarista. Allí se encontraron los legajos completos de los dos arrestos del “Autor del Tania”. (Uno en el año 5559-1798, del cual fue liberado el 19 de Kislev. Y el segundo, dos años más tarde, que fue liberado en los días de Janucá.)

CERTIFICADOS ORIGINALES
El material auténtico divulgado, perfectamente establece el legado Jasídico de la historia del arresto y liberación del Alter Rebe. Es impresionante corroborar la exactitud de la información guardada por los Jasidím, aun sin poseer ninguna información oficial. En los expedientes se encuentran las cartas originales de las calumnias, la opinión de los funcionarios gubernamentales, las indicaciones del Zar, como también respuestas a las preguntas de los investigadores del Zar, del puño y letra del Rebe. Todo esto salió a la luz en los últimos años. (Kerem Jabad, 2 tomos, impresión ed. Ohalei-Shem, Kfar Jabad.)

LAS CALUMNIAS Y SUS CONSECUENCIAS
La captura del Rebe, se debió a calumnias, firmadas por Hirsh Ben-David. En ella acusa al Rebe de formar grupos de “jóvenes rebeldes”, y de haber asistido a la revuelta Francesa. Su pluma otorga a los Jasidím “títulos generosos”: Ladrones, propicios al soborno, lujuriosos, y más. La religiosidad del delatorqueda manifiesto en el hecho de que el documento fue firmado el 10 de mayo de 1798, que ese año era ¡Shavuot! (la carta documento, que derivó en el segundo arresto, está firmada por Avigdor Ben-Jaim de Pinsk, también un dudoso personaje.)
De todas las calumnias, perturbaba al Zar un solo tema: la sospecha de apoyo a la revolución Francesa, y escribió sobre el expediente: “si se confirma que han participado en alguna revuelta, enviármelos inmediatamente”.

EL TESTIMONIO DEL REBE
A continuación, se publican las transcripciones y detalles de la investigación, así como la orden de exoneración del Zar. Resulta por demás jocosa, la revisión de un “experto” en Jasidím (llamados aquí “karlinim”). El documento más apasionante, es sin dudas, el testimonio del Rebe, escrito en Hebreo Bíblico, que cuenta con 23 puntos, con las respuestas a las preguntas que le formularon.
En su argumento, el Rebe explica qué es Jasidut, cual es el deber de un Rebe, el significado de sustentar el asentamiento Judío en Tierra Santa, y más. Emocionan sus palabras, escritas en tono íntimo: “Recayó sobre mí la envidia, y el odio gratuito de ciertas personas fanatizadas… y no conozco en qué pequé, o en qué actué con maldad… tampoco obtengo ningún placer de quienes me visitan, ya que no me pagan, siquiera un céntimo… pero qué puedo hacer, cuando así nos ordena nuestra fe, que aquel que posee conocimiento, debe transmitirlo a quienes no lo poseen”.

“O SE ES ‘REBE’, O NO SE ES”
Cuando vinieron a arrestar al Alter Rebe en Jol Hamoed Sukót del año 5559, el Rebe quiso meditar sobre el tema, y salió por la puerta trasera, sopesando en su mente que hacer.
El oficial a cargo entendió la delicadeza de la situación, y decidió esperar a la finalización de la Festividad. En efecto, volvieron el día posterior a Simját Torá, y el Rebe aceptó ir con ellos.
Se cuenta que el Rebe se aconsejó con uno de los grandes Jasidím, Reb Shmuel Munkes, conocido por su inteligencia e ingenio, a quien preguntó qué opina, si escaparse o no. A esto le respondió Reb Shmuel Munkes: “De cualquier forma que lo mire, tiene que dejarse arrestar e ir con ellos. Ya que si usted es realmente un “Rebe”, nada le sucederá; y si usted no es realmente un “Rebe”, ¡entonces se lo merece!, porque ¡con qué derecho, privó usted a decenas de miles de Jasidim, de los placeres mundanos!”

EL HOMBRE VESTIDO EXTRAÑAMENTE
“Mientes”, murmuró el ministro, y partió. Reb Israel entendió que había algo detrás de esto. Luego de aconsejarse con los Jasidím más ancianos, decidió revelar su verdadera identidad.
El carruaje negro esperaba afuera. Dentro de la casa, rodeada de policías armados, Rabí Shneur Zalman de Liadi, ultimaba detalles, antes de su encarcelamiento. Reb Israel Kozik, cuñado del Rebe, logró intercambiar con él, algunas palabras. “¿Qué debo hacer?”, preguntó preocupado.
“Vete inmediatamente a Petersburgo”. Respondió el Rebe. “Pero inmediatamente”.
Reb Israel, no se demoró ni un instante. Ni siquiera se cambió sus vestimentas Jasídicas, por unas más aceptables en la capital. El hecho que sus documentos de identidad, quedaron en su casa, en la ciudad de Bianovich, tampoco lo detuvo. Pidió prestado los papeles de otro Jasíd, y adoptó una nueva identidad. Viajar por el país sin documentos, era arriesgado.
El carruaje negro partió y los Jasidím se desmoralizaron.
Las circunstancias no podían ser peores. El Rebe fue conducido a prisión y ellos no lograron rescatar ni una pizca de información sobre su destino. Nadie conocía su paradero ni su situación. En el ínterin, el Rebe fue interrogado extensivamente. Cuestionado ampliamente, aun así respondió a todas las preguntas exitosamente, de forma clara y convincente, impresionando a sus investigadores con la grandeza de su personalidad, y su honradez.
“Deseo hacerle un favor”, le dijo cierto día, uno de los ministros que con el correr del tiempo, se convirtió en su admirador. “¿Qué puedo hacer por usted?”.
El Rebe tenía un solo pedido: que le informaran a su familia, que estaba vivo, y que tenía la esperanza, de que con la ayuda del Todopoderoso, se demuestre su inocencia. Esta petición
era imposible de cumplir, ya que el ministro no conocía a ningún familiar del Rebe a quien entregar el mensaje.
“Antes de ser traído aquí”, dijo el Rebe, “Le indiqué a mi cuñado, Reb Israel Kozik, de viajar a Petersburgo sin demora. Sin dudas, cumplió mi deseo. Está vestido de modo extraño; y como no le
dije qué hacer, seguro que deambula por las calles aledañas a la cárcel”.
Luego de escrudiñar la zona, el ministro identificó a un Judío que encajaba con la descripción del Rebe. Detuvo su carruaje a su lado, y le hizo un ademán para que se acercara. “¿Cómo te llamas?” preguntó. Reb Israel respondió con el nombre que figuraba en la documentación que poseía. “Mientes”, murmuró el ministro, y partió. Reb Israel entendió que había algo detrás de esto. Luego de aconsejarse con los Jasidím más ancianos, decidieron que este era un indicio de esperanza. Le ordenaron que vuelva a caminar por las mismas calles, tal vez el encuentro se repita.
Al día siguiente, el ministro le relató al Rebe que encontró a alguien con la descripción correcta, pero el nombre era diferente. El Rebe le pidió que lo intentara nuevamente.
Esta vez, cuando se encontraron, y el ministro preguntó su nombre, la respuesta fue: “Israel Kozik”. El ministro nada dijo, y continuó su viaje, pero lentamente, para que el Jasíd pueda
seguirlo. Cuando llegaron a la casa, el funcionario entró, y al cabo de unos instantes, cayó una sandía por la ventana. Reb Israel la recogió, y la llevó a los Jasidím, quienes procedieron a abrirla. Allí dentro, hallaron una nota con la letra del Rebe, que rezaba: “Shemá Israel Hashem Elokeinu Hashem Ejad”.
¡Alabado sea el Altísimo! ¡El Rebe vive! Exclamaron al unísono, llenos de felicidad. Sin embargo, aun no sabían dónde se encontraba.
Entretanto, el Rebe estaba en un gran problema. Por su cuidado del Kashrut, casi no comía.
Día tras día y el Alter Rebe no comía nada, el guardia encargado de su jaula le rogó que coma. El Alter Rebe le explicó que debido a que la comida no es Kasher, no lo comería.
“Si te proporcionamos comida Kasher, ¿comerás?” Preguntó el carcelero.
“Si puedes conseguir, una buena mermelada de frutas, de un Judío, y tú mismo te encargas de traérmela, comeré.” Respondió el Rabí.
El jefe de la prisión, conocía a un Judío acaudalado, R’ Mordejai de Liepli, un famoso Jasíd, y le solicitó preparar una buena jalea para un Judío. R’ Mordejai, sospechó de quien se trataba. En el fondo de la bandeja, escondió una nota, preguntando la identidad del destinatario, y su ubicación. Firmó con su nombre.
Cuando el recipiente le fue devuelto, con restos de mermelada cubriendo el fondo, el Jasíd, procuró y encontró una nota, con la caligrafía de su querido maestro, donde detallaba su ubicación, e indicaciones de cómo actuar. De esta manera, se enteraron los Jasidíim del destino del Rebe, reanimándolos.

MITZVOT, DE FORMA NATURAL
Cuando debían interrogar al “Alter Rebe”, lo transportaban en barco del “fuerte Petropablosk””, al “tvine-soviet”, que estaban separados por un río. Cierta vez, mientras cruzaban, el Rebe quería recitar
la bendición de la luna, y le pidió al guardia, que detuviera la embarcación, durante algunos minutos, a lo cual se negó.
“Puedo inmovilizarla por mis propios medios”, dijo El Rebe. En ese momento, el bote se frenó. El Rebe comenzó el primer párrafo, sin recitar la bendición, y la barca volvió a moverse.
Cuando volvió a solicitar al centinela que parara, este exigió retribución. El Rebe le entregó por escrito, una bendición para larga vida y riquezas. Se detuvieron, y Rabí Shneur Zalman, pudo recitar la bendición. Luego de su liberación, explicó, que no deseaba cumplir las Mitzvot (preceptos), por intermedio de un milagro.

Biografía del ‘Autor del Tania’

UN HOMBRE MARAVILLOSO

El Baal Shem Tov, advirtió a sus padres, que no le contaran sobre el Jasidut, para que llegue a él por sus propios medios. El Maguid de Mezritch, dijo sobre él: Sus primeras deducciones, son como una “pequeña profecía”

Rabí Shneur Zalman, de apellido “Borojovich”, conocido como el “Alter Rebe”, o el “Autor del Tania”, nació en el poblado de Liozna, Rusia blanca, el 18 de Elúl del año 5505-1745. Su padre, Rabí Barúj, pertenecía a la sociedad de los “Tzadikim ocultos”, siendo también un Jasíd fiel, del Baal Shem Tov.
Rabí Shneur Zalman, era considerado un hombre extraordinario, aun entre sus pares. De las historias sobre él, surge que desde el principio, era un niño prodigioso. De diferentes fuentes, se sabe, que el Baal Shem Tov, aleccionó a sus padres puntillosamente, sobre el niño que darían a luz. Y una vez que nació, les instruyó de ocultarlo lo más posible, y no divulgar sus “proezas”, como acostumbran los padres.

TITULOS SUPERLATIVOS EN SU BAR MITZVA.
Ya en los albores de su infancia, se reconocían en él, talentos de genio. Con sólo 8 años, escribió una explicación sobre el Tanaj, que combinaba las explicaciones de los exegetas principales, Rashi, Rabí Abraham ben-Ezra, y el Najmánides, que por distintas razones él mismo quemó, a los 10 años.
En el libro de actas de la comunidad de Liozna, figura, que a los 5 años, fue anotado en la “Jebrá Kadishá”, y a los 13, aceptado como miembro de la misma. Los sabios de la ciudad, le adjudicaron títulos superlativos e impresionantes, que aun grandes maestros, no recibían con facilidad.
Resulta interesante, el hecho de que su padre, siendo un Jasíd del Baal Shem Tov, no le habló sobre él. Esto sucedió, por orden directa del Baal Shem Tov, con el objetivo, de que él llegue al Jasidut, por sus propios medios.
Sin orientación de otros. (Aquí se reconoce el sello singular de la ideología de Jabad: Esfuerzo propio.)
Conoció el mundo Jasídico, a la edad de 18 o 20 años. Viajó a la ciudad de Mezritch, allí se encontraba Rabí Dov-Ber, el “Maguid de Mezritch”, alumno y sucesor del Baal Shem Tov, y rápidamente se convirtió en un alumno distinguido.
A pesar de ser el más joven del grupo, ameritó un acercamiento especial, por parte de su mentor. En sus cartas, el Maguid de Mezritch, escribe sobre él, de modo sorprendente. “Las primeras deducciones,
de mi alumno predilecto, R’ Zalminie (Apodo cariñoso), es una pequeña profecía; se debe proceder como él indique. Porque si hubiera vivido en los tiempos de mi Gran Maestro, el Baal Shem Tov, también se destacaría.

LIDER JASÍDICO EN LITUANIA.
A partir del fallecimiento del Maguid de Mezritch, en el año 5533-1773, lo nombraron director de la red de operaciones, y estrategias de trabajo de los Jasidím. Luego de 3 años, en el congreso general, de los alumnos del Maguid, fue elegido como líder de los Jasidím en Lituania.
Es ese año, 5536-1776, que la conducción de Rabí Shneur Zalman comenzó a tomar el matiz de Jabad. En los años subsiguientes, quedó claro, que es este, un camino especial.
No había transcurrido mucho tiempo, cuando todos ya sabían, que en el Jasidut, se abrió una nueva corriente: Jasidut Jabad.
Jabad pasó a ser, desde ese momento en adelante, el objetivo de los ataques desde dos sitios opuestos. Por un lado, los ‘Mitnagdim’ (opositores), y por el otro, los ‘Maskilim’ (Iluministas).
Este era el trasfondo del encarcelamiento del Rebe, que derivó en ‘La fiesta de la Liberación’ del 19 de Kislev.
El “Alter Rebe” continuó afirmando, y ampliando la ideología de Jabad, y posterior a él, prosiguieron esta labor, los próximos 6 Rebes que lo sucedieron.
Rabí Shneur Zalman, falleció el 24 de Tevet, del año 5573-1813, durante la guerra Napoleónica, y fue enterrado en el cementerio Judío de la ciudad de Haditch, Ucrania.

TEFILIN DE LA CABEZA
Estando el “Alter Rebe” en prisión, todos los guardias y detectives, sabían que no convenía observarlo, cuando se colocaba los Tefilín de la cabeza. En ese momento, los envolvía un sentimiento
de pánico, que los paralizaba.
Cuando el Rebe relató esto, después de su liberación, subrayó, que con este hecho, se cumplieron las palabras del versículo: “Y verán todos los pueblos de la tierra, que el nombre de Di-s. Se posa
sobre ti, y te temerán”, sobre el cual, los Sabios declararon, que se refiere a los Tefilín de la cabeza.
Le preguntaron: ¿Por qué no acontece lo mismo, cuando un judío común, se los coloca? Respondió: “Los Sabios fueron meticulosos con sus palabras. No dijeron, los Tefilín sobre la cabeza,
sino, los Tefilín de la cabeza”1
1. N. de t. Aludiendo, a que el Rebe es la cabeza del pueblo Judío, entonces, el versículo, se refiere a los Tefilín que le pertenece.

El Tania

UN DI-S TAN GRANDE EN UN LIBRO TAN PEQUEÑO

LOS GRANDES DE ISRAEL, Y LOS TZADIKIM DEL JASIDUT, DE TODAS LAS DISTINTAS RAMAS, Y AFLUENCIAS, COINCIDIERON EN ALABAR LA CAPACIDAD DEL TANIA, PARA ARRAIGAR UN TEMOR A DI-S PURO, EN EL CORAZÓN DE LA PERSONA.

Hace 210 años, salió de impresión, un pequeño libro, que iluminó el mundo: el Tania. Es el primer tratado, que concentró de forma concisa, los principios de la ideología Jasídica, que presentó el Baal Shem Tov. Por eso es conocido, como “la Torá escrita”, del Jasidut. Cuando trajeron por primera vez el Tania, a Rabí Leví Itzjak de Bardichev, lo tomo con devoción, y se concentró en su lectura. De repente exclamó: “¡El autor, logró introducir un Di-s tan grande, en un libro tan pequeño!”

RIQUEZA ESPIRITUAL.
Las ideas principales, y centrales del Tania, cobraron una amplitud y aceptación tal, en el seno del pueblo Judío, que hoy en día pocos saben su origen, y se convirtieron, en una parte inseparable, del pensamiento Judío ortodoxo. Y por esta vía, reaniman su espíritu, aun quienes jamás en su vida, han estudiado el Tania.
Los grandes de Israel, y los tzadikim del Jasidut, de todas las distintas ramas, y afluencias, coincidieron en la santidad del Tania, y expresaron su admiración, de modo sin igual.
Alabaron su capacidad de arraigar un genuino temor al cielo, en el corazón de la persona, e instaron a sus Jasidím a estudiarlo, sistemáticamente.
En efecto, una de las aptitudes singulares de esta obra, comprobables a la vista, es la de reforzar la fe. Es harto sabido entre los Jasidím, que si uno abriga dudas en sus creencias, encuentra la solución en el Tania. No necesariamente, respuestas intelectuales a todas las preguntas; pero las dudas desaparecerán. Aquí se encuentra su fortaleza: Despierta el alma divina que contenemos, e inflama la llama de la fe.

UN CAMINO FACIL Y SEGURO.
Rabí Shneur Zalman, escribió el Tania, durante ¡20 años! El libro es extremadamente sucinto, y a pesar de ser entendible para todos, contiene una profundidad insondable. Por eso se lo apodó, “la Torá escrita”1, de Jasidut Jabad.
En este libro se encuentran las bases de la doctrina Jabad, y del significado interno de la Torá. En él, se explica la disposición del alma humana, y la matriz de sus habilidades, que operan en él (la persona). Analiza dilemas filosóficos exhaustivos; a saber:
La relación entre el Creador y el universo, creación, a partir de la nada absoluta, la unicidad de Di-s, el objetivo
de la Torá, y sus preceptos, y otros temas similares. Traza delante del hombre, un camino fácil y seguro, para elevarse y servir a Di-s adecuadamente.
El Tania, se tradujo a numerosas lenguas.
El “Rebe de Lubavitch”, instó a imprimirlo en todo lugar con vida Judía, y que se dicten lecciones del mismo. A raíz de esto, el número de ediciones de este libro, supera los 5000.

EL FANTASTICO DIAMANTE, Y EL PRINCIPE
El Maguid de Mezritch acostumbraba a dar discursos Jasídicos públicamente.
Rabí Pinjas de Koritz, no concordaba, y sostenía, que temas tan elevados, no pueden exponerse tanto. En una oportunidad, encontró arrojados en la calle escritos que contenían enseñanzas
del Maguid. El Tzadik pensó: “He aquí el resultado, de la falta de cuidado, con conceptos delicados.”
Al ver esto el “Alter Rebe”, apaciguó a Rabí Pinjas con un ejemplo:
Un príncipe enfermó, sin que los doctores le encuentren un alivio. Cuando su dolencia agravó, descubrieron la existencia de un diamante extremadamente raro y precioso, que si se lo muele hasta convertirlo en polvo y se le da de tomar al paciente, sanará.
Luego de una breve búsqueda, encontraron la gema, en la corona del mismísimo rey, única en el mundo. Los ministros, se apiadaron de la joya, teniendo en cuenta, que el príncipe, estaba tan enfermo, que dudaban de su capacidad para tragar el remedio.
Consultaron al rey, y este, respondió: La corona y la piedra que la adorna, son realmente preciadas, pero no tienen valor alguno, comparadas con el príncipe. Vale la pena moler la piedra, solamente por la esperanza de que una gota, sea bebida y lo salve.
“De la misma manera”, culminó Rabí Shneur Zalman, “el Jasidut es verdaderamente un tesoro, y se origina en la corona Divina; pero con el pueblo de Israel en peligro, es necesario derramar Jasidut tal vez una gota haga efecto y produzca la salvación”

El Jasíd conoce su esencia, sabe su estado en el conocimiento, y estudio de la Torá, como en el cumplimiento de las Mitzvot. Es consciente de lo que le falta, y se preocupa por obtenerlo. Es disciplinado, en un modo de aceptación del Yugo1. (Ex. Del Haiom Iom)

CINCO CLAVES DE JASIDUT JABAD

Trabajo personal.
La base fundamental de Jasidut Jabad, se encuentra en el servicio individual de la persona. El auto-refinamiento y la elevación personal deben ser producto del esfuerzo propio. La conexión con el Rebe no
puede reemplazar la labor particular, solo asistirla. Así, uno obtiene logros internalizados y verdaderos, que no dependen de factores externos.

La mente domina el corazón.
El ser humano fue agraciado con la capacidad de que su intelecto prevalezca a sus otras habilidades. La mente es quien produce las emociones por medio de la meditación. Si uno percibe que es arrastrado
por sus impulsos contrariando su entendimiento, es porque aún no opera su intelecto debidamente. Jasidut Jabad, desarrolla la materia “meditación” y guía al individuo, para que su mente domine el corazón.

La fe, no es suficiente.
La fe es el pilar del servicio a Di-s, pero no lo único. Quien no se esfuerza por comprender los conceptos, su servicio es defectuoso. La persona está obligada a plasmar el mandamiento del versículo: “Conoce al Di-s de tus padres”, para ameritar su continuación: “Y sírvelo de todo corazón”. Si uno procura entender, la existencia de Di-s, Su unicidad con la creación; la esencia del alma, el significado íntimo, de la Torá y sus Mitzvot, servirá a Di-s de una forma más completa.

La luz, expulsa oscuridad.
Jasidut Jabad se apega a la siguiente regla: “poca luz, expulsa una gran oscuridad”. Para lidiar con nuestros aspectos perjudiciales, ya sean cualidades malas que poseamos o aspectos nocivos de nuestro carácter, o conductas indebidas adquiridas, debemos introducir luz, o sea, en lugar de enroscarnos con lo negativo, destaquemos lo bueno, y real que poseemos. Es un hecho, que la luz de la santidad, expulsa automáticamente la oscuridad.

Difundir las fuentes.
Jasidut Jabad adoptó el mandato, que el Mashíaj traspasó al Baal Shem Tov: Él mismo, se revelará “cuando tus manantiales se difundan hacia afuera”. Toma como un deber, no encerrarte en tu propio círculo, sino, llevar la luz Jasídica, a cada Judío. Esta actividad, se combina con el fuerte acento que el movimiento pone en el amor al prójimo y la unión del pueblo.

La irrupción del Jasidut

LA FIESTA DE TODOS
Las enseñanzas del Jasidut están destinadas a todo el pueblo de Israel, no únicamente, a los Jasidím. Por esta razón, el 19 de Kislev, es la celebración de cada judío.
¿Quién es capaz de recordar hoy en día, que hace 200 años, nuestro pueblo debatía intensamente cuál debe ser la relación con Jasidut? ¿Quién puede siquiera imaginar, que personalidades veneradas como el Baal Shem Tov, el Maguid de Mezritch, el Alter Rebe o Rabí Leví Itzják de Berdichev, se encontraban bajo un ataque feroz? ¿Cómo es posible que conceptos fundamentales del Judaísmo, por ejemplo, la conexión con un Tzadik, rezar con entusiasmo, cánticos y alegría o aproximar Judíos a sus fuentes, estaban siendo cuestionados?
Si no logramos comprender este fenómeno, eso se debe a una única razón: El Jasidut tuvo éxito y pasó a ser propiedad de todos. No solamente se le reconoce su derecho a existir y activar, sino que aun los descendientes de aquellos que en un primer momento se le opusieron, hoy adoptaron cálidamente pensamientos y costumbres Jasídicas. La gran mayoría de rabinos y disertantes hoy, utilizan innumerables conceptos e historias de la Filosofia Jasídica, de sus Rebes y sus Jasidím. Es impensable una velada sabática sin sus ‘Nigunim’ (melodías). Así también, sus libros ocupan un lugar de honoren toda biblioteca Judaica.

CONTINUAR, NO INTERRUMPIR
El gran beneficio que obtenemos de la Luz de Jasidut y sus ideales, se lo debemos a este gran día: el 19 de Kislev, ‘La fiesta de la Liberación’. Este es un icono central en el éxito del Jasidismo; fue “la luz verde”, para su irrupción en el seno de la vida Judaica.
El “Alter Rebe”, Rabí Shneur Zalman, no consideraba que su arresto era una condena personal o a su movimiento. Del mismo modo, no tomó su liberación como un evento personal o privado.
Resulta sencillo reconocer la diferencia entre el ‘antes de Petersburgo’ y el ‘después de Petersburgo’. Los discursos Jasídicos del ‘Autor del Tania’, se transformaron radicalmente entre estos dos periodos. Antes del encarcelamiento, eran breves y resumidos pero a partir de su liberación, comenzó a decir discursos desarrollados y explicados, posibilitando su entendimiento a círculos mayores.
Sucedió pues, un efecto contrario. El plan que suponía acabar con el Jasidismo, se erigió como plataforma positiva en la difusión del Jasidut, específicamente después del arresto, e impulsó su gran intensificación, permitiéndole influenciar a todo el entorno del pueblo Judío.

Aquel que estudia Jasidut, a pesar de aun no haber alcanzado el verdadero nivel y virtud de un “Jasid”, es llamado “Jasid”; ya que demuestra, que ese es su deseo. (Rabí Menajem Mendel de Kotzk)

SED POR ‘PNIMIUT’ (PROFUNDIDAD INTERNA)
El 19 de Kislev es el resultado de una disputa intensa que tomó lugar en las esferas Celestiales, sobre si es adecuado y permitido difundir la Luz singular de Jasidut, siendo que esta Sabiduría Divina es tan excelsa debiendo permanecer en las altas esferas donde solo la ‘elite’ espiritual debería tener acceso. Sin embargo, la liberación del Rebe es la prueba del triunfo de su conducta y la recepción de la Venia Divina, para desarrollarse y expandirse.
El Alter Rebe aclaró en varias oportunidades, que no tuvo intención de crear un movimiento o un partido, sino de revelar una energía nueva al pueblo de Israel. Es por eso que Jasidut, y en especial Jabad, no están destinados exclusivamente a los Jasidím. Esta gran luminaria pertenece a todos y penetra en todas las clases sociales del Judaísmo.
El Tania, apodado: “La Torá escrita” de Jasidut, se estudia en Ieshivot, academias y casas de estudio tanto Jasídicas como no Jasídicas, en todo el mundo. Los “Discursos Jasídicos”, explicando conceptos del Tania, son “arrebatados” por las masas Judías de todas las comunidades. La sed por conocer el sentido de la vida, se calma con el estudio de Jasidut.
Consecuentemente, es esta la celebración de todos. ¡Regocijémonos! ¡Demos gracias a Di-s por sus bondades y tomemos buenas decisiones en el estudio y aplicación de la Filosofía Jasídica!

EL ‘ARCO IRIS’ BRILLANTE
Narró Rabí Israel de Ruzin: Durante el arresto de Rabí Shneur Zalman de Liadi, mi padre, Rabí Shalom de Prohovich, realizaba ciertas acciones con efecto en los mundos superiores, en pos de su liberación.
El 19 de Kislev por la mañana vio el ‘arco iris’ y dijo: “El Zohar afirma, que cuando se produzca la redención final y el arribo del Mashiaj, se observará en el cielo un Arco Iris de colores brillantes. Hoy veo los
colores brillantes, pero no al Mashíaj. Seguro que el ‘Alter Rebe’ recuperó su libertad. Al cabo de unos días llegó la noticia de la liberación.

DEGUSTAR JASIDUT
Nos encontramos en tiempos sin precedentes en los cuales la sociedad busca contenido y significado para sus vidas. Algunos emigran a tierras lejanas como la India y el lejano oriente en búsqueda de algo que les de significado y propósito a sus vidas. Otros, se integran a grupos de meditación y mística.
Inclusive, están quienes se unen a diferentes sectas extrañas. El punto en común entre ellos radica en que ignoran que el Judaísmo puede proporcionarles todo lo que procuran.
Da lástima que el tiempo, el empeño y la energía, sean invertidos en ámbitos en su interior.

Nos encontramos en tiempos sin precedentes en los cuales la sociedad busca contenido y significado para sus vidas. Algunos emigran a tierras lejanas como la India y el lejano oriente en búsqueda de algo que les de significado y propósito a sus vidas. Otros, se integran a grupos de meditación y mística. Inclusive, están quienes se unen a diferentes sectas extrañas. El punto en común entre ellos radica en que ignoran que el Judaísmo puede proporcionarles todo lo que procuran.
Da lástima que el tiempo, el empeño y la energía, sean invertidos en ámbitos que al final causarán gran incertidumbre y acabarán derrumbando la moral.
Si tan solo pudieran ser convencidos de analizar antes sus propias fuentes, se ahorrarían dolor y desilusión. Y a cambio, disfrutarían de la felicidad y alegría que solo el Judaísmo puede otorgarles.

HERENCIA JUDÍA
Esta sensación se acentúa una vez que conocemos la luz de Jasidut. A menudo, nos topamos con Judíos observantes que se debaten con preguntas teóricas y existenciales. Desean un camino en el servicio a Di-s, sedientos de alegría y calor Jasídico. Sin percibir que todo eso se encuentra en Jasidut.
El Baal Shem Tov, fundador del Jasidísmo en general, bajó al mundo con el objetivo de revelar la luz Jasídica para cada Judío. No vino con el objetivo de fundar una ‘corriente’ más, pero sí a brindarnos un plus de energía en nuestra vida en general, y en el servicio a Di-s, en particular.
Rabí Shneur Zalman, fundador del Jasidísmo Jabad, declaró que Jasidut no es un “partido”, sino la herencia de todos. Está destinada, y debe ser estudiada por cada uno, sin importar su procedencia o pertenencia social y comunitaria.
Muchos han escuchado sobre Jasidut, pero no conociendo personalmente la gran profundidad que al mismo tiempo está accesible a todos, tienen diferentes argumentos para explicar porque hasta hoy no han dedicado una porción de su tiempo de estudio a esta maravillosa parte de la Torá. Algunos alegan falta de tiempo o el hecho que les falta en el estudio del Talmud y sus vertientes, otros, no se consideran ‘dignos’ de algo tan elevado, etc., etc. ¡A todos ellos es importante hacerles llegar la sensación de dulzura y riqueza espiritual que yacen en su interior!

SE REQUIERE DECISIÓN
Cierta vez, el ‘Alter Rebe’ visitó una ciudad donde no se había escuchado Jasidut. Estando en el Beit Hakneset (Templo), lo rodearon con preguntas y demandas. El Rebe, subió a la Bimá (tarima) y canturreó en voz alta el versículo: “Probad y ved, que Di-s es Bueno”, traduciéndolo al Yiddish con gran devoción. Esta exclamación, produjo que decenas de jóvenes, en búsqueda de una dirección en su servicio Divino, se apegaran a él.
Para estudiar Jasidut no es necesario ningún tipo de preparación anterior. Se sobreentiende, que al igual que en todo estudio, la persona debe avanzar paulatinamente. Existen temas sencillos entendibles a todos y otros, profundos, que para su comprensión, se exige un vasto conocimiento Talmúdico y en los conceptos Cabalísticos.
Así es en todo. inclusive en el estudio del Talmud, encontramos cuestiones adecuadas inclusive para niños, y también algunas, en la que hasta los grandes eruditos encuentran dificultades.
El Tania y los cientos de libros basados en él, muestran un nuevo ángulo en cada materia de la Torá y la vida Judía. Las palabras de Jasidut iluminan el alma, disipan las dudas, infunden alegría y optimismo y llenan el alma con reservas interminables de energía y vitalidad. Se requiere únicamente de una buena decisión: acercarse al manantial y extraer lo más posible.

PALABRAS DE UN TZADIK
En el momento de su arresto, Rabí Shneur Zalman de Liadi, solicitó que se enviara un mensajero a lo de Rabí Levi Itzjak de Berdichev, para entregarle un ‘Pidion Nefesh’ (lit. Rescate del Alma) que es un pedido de bendición.
En su apuro, el mensajero se olvido de preguntar el nombre de la madre del Rebe, algo fundamental a la hora de pedir una bendición. Al enterarse de la mala noticia, Rabí Levi Itzjak cayó al suelo, gritando
amargamente. Posteriormente, preguntó el nombre de la medre. El mensajero se disculpó por no poder proporcionarlo. El Rabí, abrió el libro del Génesis justo en el versículo: “Vio Iaacov, que había abundancia en Egipto” y dijo: “Abundancia, en el lenguaje de la Torá, “Sheber”, son las siglas de, Shneur ben Rivka”. Ese era realmente, el nombre de la madre.
Explicó el gran Maestro Rabí Moshe- Dov-Ber Rivkin, decano de la Ieshivá “Torá Vadaat” en Nueva York, que del mismo modo que nuestro patriarca Iaacov vio con percepción Divina, que Justamente en Mitzraim
(Egipto, pero aquí utilizado con la acepción de ‘dificultades’) se encuentra abundancia, Rabí Levi Itzjak vio, que por intermedio del encarcelamiento, llegaría la gran revelación de Jasidut.

¿QUE ES JASIDUT?
Desde la aparición de Jasidut, la pregunta se repite al respecto: ¿Qué innovó? En cierto punto, no encontramos nada nuevo. La Torá es la misma, los preceptos, también. Ni siquiera las costumbres Jasídicas son originales; ya existían anteriormente.

Por otro lado, Jasidut causó una verdadera revolución. Introdujo un renovado espíritu en la vida Judaica que inclusive aquellos que explícitamente no se identifican con el Jasidísmo, se encuentran influenciados por él.
Rabí Shalom Dov-Ber de Lubavitch, el quinto Rebe, describe en una de sus cartas en ocasión del 19 de Kislev la naturaleza del Jasidut, en una frase: “Nos fueron otorgados la energía y luz del alma”. Estas dos palabras, luz, y energía, expresan la renovación Jasídica.

LUZ Y OSCURIDAD
¿Cuál es la diferencia entre un ambiente iluminado y otro a oscuras? Tomando en consideración los objetos, muebles e inmuebles, ninguna. La luz no agrega detalle alguno a lo existente previamente. Indudablemente, la diferencia es abismal. A oscuras, los elementos presentes, pierden sentido. Es complicado apreciarlos correctamente y en lugar de utilizarlos adecuadamente, es posible que se conviertan en escollos y alguien tropiece con ellos.
Lo mismo puede aplicarse a la energía. Un cuerpo sin vida contiene todos sus componentes, los órganos, venas, etc. Pero en el momento que se le insufle vida, lo que parecía un elemento inerte, inmóvil como una piedra, sin valor e importancia, se transformará en un ser viviente, efervescente, lleno de júbilo.
Estos dos conceptos, reflejan claramente que es posible modificar una situación radicalmente, sin haber alterado su esencia. Un mismo ente, puede estar vivo e iluminado, o inerte y oscuro.

IMPRESCINDIBLE
Jasidut es luz y energía. La definición más cercana es: ‘Pnimiut’- lo internode la Torá, Su Alma. No adicionó sobre lo existente. Pero la Torá y los preceptos son iluminados y energizados por el Jasidut. En mérito de la difusión de estas enseñanzas, se comenzó a sentir totalmente diferente su relación con la Torá y a cumplir los preceptos con calor humano, alegría, y frescura. La cotidianeidad y automatización, dejaron su lugar, a una ola de energía interna que inundó el Judaísmo.
El Jasidut propiamente, se compone de ambas visiones opuestas. Al estudiarlo, caemos en la cuenta que se basa exclusivamente en el Talmud, el Midrash, la Jakirá y la Cabalá. Todo ya escrito anteriormente. Y al mismo tiempo, la propuesta, el modo de explicar los mismos temas, abren mundos nuevos, profundidades desconocidas, claridad diferente, y expone la conexión de las diversas secciones de la Torá, cobrando una nueva dimensión. Sencillamente, ilumina y energiza.
Surge la pregunta: ¿Quiere decir entonces que antes de aparecer Jasidut, se vivía en la oscuridad? Cabría la misma duda sobre las generaciones previas al Guemará y la Mishná. Obviamente, en esas épocas, poseían la sabiduría suficiente para deducir las leyes directamente del texto Bíblico. Lo mismo se aplica a nuestro caso. Los Judíos percibían la luz y la energía de la Torá. Pero en estas generaciones, especialmente a partir de la revelación del Jasidut, estudiarlo es imprescindible para lograr integridad en el servicio a Di-s.

TESORO PRECIADO
El ‘Alter Rebe’, explicó la razón de que el Jasidut no fue revelado antes, con el siguiente ejemplo. Un Rey tenía un tesoro tan valioso, que temía mostrarlo a sus ministros.
Ya que ellos comprenderían su valor. ¿Qué hizo? Lo expuso ante sus más simples sirvientes, ellos no sabían apreciarlo apropiadamente.
Jasidut se mantuvo oculto por miles de años, pasando por periodos excelsos de nuestra historia, revelándose en los ciclos de menor ‘altura espiritual’.
Por la razón de que no quedó más remedio que abrir todos los Tesoros Divinos para que podamos afrontar la oscuridad espiritual reinante y en aumento que nos abruma hoy.

EL DEBER DE ESTUDIAR
Existe una segunda explicación, el hecho de que Jasidut se haya revelado en estos tiempos. El Baal Shem Tov experimentó cierta vez el ascenso de su alma a las esferas celestiales, llegando a la morada espiritual del Mashíaj. Pregunté el Baal Shem Tov: “¡Mashíaj!, ¿cuándo vas a llegar?” El Mashíaj respondió: “Cuando tus manantiales se difundan hacia afuera”. Es decir, la aparición del Jasidut es una preparación para la redención final.
Tiempo atrás, cuando la redención aún se encontraba lejana, no había necesidad de revelarlo. En cambio, ahora que estamos “pisando ‘los talones del Mashíaj’”, es nuestro deber estudiarlo, para degustar por intermedio suyo la Abundancia Suprema que tendremos en el futuro y alcanzar la integridad en la práctica y la vivencia Judía, como preparación para la redención.

La sección interna de la Torá, brinda estímulo al estudio de la parte revelada de la misma. Cuando la persona sabe que después de los 120 años estudiará las mismas leyes, en el Gan Eden (El Paraíso); se le enciende la llama de su interior. (Tzemaj Tzedek).

La sección interna de la Torá, brinda estímulo al estudio de la parte revelada de la misma. Cuando la persona sabe que después de los 120 años estudiará las mismas leyes, en el Gan Eden (El Paraíso); se le enciende la llama de su interior.
(Tzemaj Tzedek).

SIETE LÍDERES, SIETE MANATIALES
Siete líderes, guiaron a Jabad aumentando y desarrollando temas de Jasidut. El séptimo, el “Rebe de Lubavitch”Rabí Menajem Mendel Schneerson, amplió y profundizó sus conceptos, en una medida sin precedentes.
Rabí Israel Baal Shem Tov fundó el Jasidut, comenzando a revelar su luz especial. El Maguid de Mezritch lo sucedió, aumentando sus ramificaciones.
Su más joven alumno, Rabí Shneur Zalman de Liadi, instituyó la rama Jasídica Jabad, envistiendo las enseñanzas de Jasidut en conceptos entendibles, por medio de extensas y profundas explicaciones.
La vasta mayoría de sus enseñanzas, se dieron en marco de los famosos “Farbrenguens”, encuentros Jasídicos llenos de Torá en su más profunda dimensión, que eran celebrados periódicamente en Shabat, las Festividades Judías y fechas especiales, en el predio conocido como ‘Seven Seventy’ 770, el Centro de Difusión Mundial de Jabad Lubavitch.

FARBRENGUEN
Es Shabat al mediodía. Las oraciones concluyeron, pero nadie se mueve de la Sinagoga. Cada uno intenta ocupar un buen lugar en el enorme salón. El Farbrenguen está a punto de comenzar.
“Farbrenguen”, es un concepto especial en Jabad. Es una combinación de palabras de Torá y Jasidut, pensamiento y filosofía, con interrupciones de nigunim (melodías), cánticos y Lejaim (brindis) con el Rebe. Los Jasidím esperan ansiosamente estos encuentros que lo invitan a uno a vivir una experiencia espiritual potente, intensa y atrapante.
El Rebe hace su ingreso y toma su lugar en el centro de la mesa. Recita el Kidush, (bendición sobre el vino) y el público rompe en cánticos. De repente, el salón queda en silencio absoluto. El Rebe comienza a disertar.
Habla de modo agradable y continúo. Sin términos retóricos, es escuchado atentamente. Sus palabras son siempre acogedoras y renuevan el corazón. Estos eventos se extienden durante tres o cuatro horas. En las festividades, pueden alcanzar hasta ocho horas. El Rebe abarca en sus alocuciones los más diversos temas; la porción semanal de la Torá, innovadores perspectivas Halájicas, nuevas profundizaciones en textos Talmúdicos y Cabalisticos; se expande con sabiduría visionaria sobre los desafíos de la actualidad, sorprendiendo a todos con revolucionarias, innovadoras e impensables
propuestas que al ser puestas en práctica, son capaces de cambiar la marea y la corriente de toda una sociedad. El Rebe nunca concluye uno de estos encuentros sin marcar nuevos objetivos desafiantes a los Jasidim en general y a sus ‘Shlujim’(emisarios) en particular.
Con la culminación del Shabat, se reúne el grupo de ‘Jozrím’. Estos, son Jasidím que cuentan con una memoria prodigiosa, comprensión y concentración, para recordar y transcribir todo lo dicho por el Rebe durante el ‘Farbrenguen’. El boceto es entregado al Rebe, quien corrige, aumenta y marca las fuentes de sus palabras.
Luego, se edita e imprime un fascículo en miles de copias que son arrebatadas por los Jasidím, como pan fresco en la mañana. Muchos de ellos, no tuvieron la oportunidad de estar presentes. Al finalizar el año, se acumulan suficientes números como para formar 4 volúmenes completos.
A la par de sus charlas y disertaciones, el Rebe también escribió muchísimo. Básicamente, responsas a quienes lo procuraban. Estas epístolas tratan, sobre un abanico interminable de materias. Cuestiones Toráicas Halájicas, desarrollo Talmúdico y Jasídico, guías y consejos, temas comunitarios y de conducción. Así también, en los últimos años se publicaron las anotaciones personales del Rebe, que constituyen un tesoro de sabiduría por sí mismos.

CIENTOS DE VOLÚMENES
La colección de ‘Likutei Sijót’, charlas del Rebe, suma 39 volúmenes. A su vez, aparecieron decenas de tratados con sus discursos Jasídicos y más de cien libros con sus Farbrenguens. Sin contar las otras tantas, que aún no han visto la luz. Sus cartas, ya llenan 26 volumenes.
Los libros del Rebe, se encuentran en toda Sinagoga y casa Judía. No hay escritor respetable que pueda desconocer sus enseñanzas originales. Equipos de estudiosos, en diferentes institutos de todo el mundo, se ocupan de analizar y ordenar las enseñanzas del Rebe, siendo publicados numerosos textos, ofreciendo la visión del Rebe.
El estilo especial del Rebe, abre un nuevo conducto en la comprensión de la Torá revelando sus profundidades. Sus explicaciones Jasídicas, permiten entender claramente a sus predecesores. Los pasajes más complicados y abstractos, se perciben perfectamente con su razonamiento extraordinario.
De este modo, se revela más y más la luz Jasídica que es una preparación y degustación de la luz interna que descubrirá nuestro justo Mashíaj, con la redención verdadera y completa, ¡muy pronto, en nuestros días!

LIBRO 19 kislev final fri 12 2 2011

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario