Accediendo al amor oculto

En 1796, un nuevo libro sobre la filosofía judía fue impreso y listo para su distribución. Fue escrito por Rabi Shneur Zalman de Liadi, fundador del jasidismo de Jabad, y en su humildad lo tituló Likutei Amarím, “una recopilación de los dichos”. Muchos simplemente lo llamaron “el Tania” (la primera palabra de la obra). El Tania rápidamente ganó una inmensa popularidad. La primera edición fue de 15.000 ejemplares. Al año siguiente, una segunda edición, con 5.000 ejemplares, y un año más tarde una tercera impresión de 20.000 ejemplares. Hasta la fecha, el Tania ha tenido miles de impresiones y la popularidad es cada vez mayor.

¿Por qué el Tania fue tan novedoso? ¿Para qué público fue hecho, y cuál era su objetivo para ellos? Mirando no más allá de la página del título del Tania, leemos su misión explicada con lucidez:

… Basado en el versículo: “Porque esto esta muy cerca de ti, en tu boca y en tu corazón para que lo cumplas” (Deuteronomio 30:14), explicando claramente cómo esta excesivamente cerca, con la ayuda del Santo, Bendito sea.
Vayamos al verso que cita el Rebe como base de su escritura. Al final de Deuteronomio, Moisés da un discurso final antes de su fallecimiento. En lo que hace esta observación “Porque esto está muy cerca de ti, en tu boca y en tu corazón para que lo cumplas.” Aunque Moisés no especifica qué “cosa” se está refiriendo, desde el contexto de sus palabras se desprende que lo que hay “cerca de nuestro corazón” es el amor a Di-s, y lo que es “cerca de la boca y las acciones”, es el cumplimiento de los mandamientos de Di-s. Moisés nos asegura que el amor a Di-s está cerca y accesible para el ser humano.

La mayoría de las personas tienen una afinidad natural hacia el dinero. Pero para muchos, el amor a Di-s no viene naturalmente. El estrés es el principal obstáculo para que podamos vivir una vida llena de inspiración. Sin embargo, Rabi Shneur Zalman de Liadi, pudo ver en las palabras de Miosés afirmación y oportunidad. Estaba tan seguro de eso que dedica cincuenta y dos capítulos del Tania explicando cómo actualizar la promesa de Miosés.

Una de las primeras cosas que el Rebe establece, es que tenemos un amor hacia Di-s que es innato. Un regalo con el cual hemos nacido y que nunca puede ser extinguido. El Rebe lo llama “Ahava mesuteret”, “el amor oculto”. Desafortunadamente, es común que este amor esté tan sumergido en nuestra conciencia que ni siquiera podemos sentirlo. Pero todos tenemos la capacidad de despertarlo.

A veces, el Ahava mesuteret se siente amenazado e inmediatamente se pone en acción. Aquí un ejemplo de este fenómeno:
Viviendo en Jebrón, Israel, en 1920, había un adolescente Judío quien había sido alienado de sus amigos, y por esto comenzó a juntarse con vecinos árabes. En 1929, un grupo de árabes entraron a una Yeshivá en Jebrón y masacraron a mas de 50 personas a sangre fría. Ese mismo día, el chico judío estaba jugando a las cartas con sus amigos árabes en su casa, cuando los asesinos entraron allí y gritaron: “¿Hay judíos aquí?”. Sus amigos árabes lo cubrieron y dijeron, “¡No!”, y se fueron. Pero algo le molestaba al chico Judío. Se levantó y corrió hacia donde se encontraban los asesinos y les grito: “Estaban equivocados, yo soy Judío”. Inmediatamente le dispararon y falleció.

Aparentemente este amor hacia Di-s no pudo tolerar haber sido negado y se despertó para defenderse.
Pero cuando nuestra identidad y amor no se siente radicalmente amenazada, entonces no la sentimos. Al contrario, espera que nosotros la estimulemos. El Rebe desarrolla una notable estrategia para despertar este amor, y lo llama el “largo y corto camino”. Es largo porque requiere concentración, pero corto porque es efectivo.
El Tania le habla a los Judíos que se esfuerzan en cumplir con las órdenes de Di-s, no por hábito u obligación social, sino desde un lugar para desarrollar una relación con Él. El método del Rebe ha cambiado vidas de millones que estudiaron su libro.

Por: Rojel Holzkenner

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario