El primer interrogatorio

Este 12 y 13 de Tamuz celebramos la liberación del Rebe Anterior, Rabi Iosef Itzjak Schneerson, de las cárceles soviéticas, luego de ser encarcelado y torturado por difundir judaísmo allí. Compartimos con ustedes un párrafo de su diario personal.

El primer interrogatorio tuvo lugar el jueves, a las diez de la noche.
El Rebe ya observaba dos días de ayuno total en señal de protesta por habérsele quitado sus Tefilín. Enfermo, dolorido, débil y quebrantado a causa de la violencia física y más debilitado aún por el ayuno que observaba, fue conducido al interrogatorio.
Había tres personas presentes: dos rusos y el judío, Lulov, de 23 años de edad. Lulov, y otro judío, Nájmanson, habían detenido al Rebe en su hogar. El jefe de los interrogadores era un ruso de nombre Dachtriov. El Rebe fue conducido a un gran salón.
Los muros eran de mármol con enormes caños embutidos, célebres “muros con oídos” pues merced a estos caños la conversación entre el interrogador y el prisionero podía ser escuchada por los agentes de la G.P.U. que la transcribían en habitaciones vecinas.
Al entrar el Rebe, éste se volvió hacia los interrogadores y observó:
- ¡Es la primera vez que entro en una habitación sin que nadie se ponga de pie!
- ¿Sabes dónde te encuentras? -le preguntaron sus interrogadores.
-Sin duda, -respondió el Rebe- Tengo plena conciencia de que me encuentro en un sitio en el que no es menester tener una Mezuzá. Hay varios sitios de esa índole que no requieren una Mezuzá, por ejemplo, un establo o un cuarto de baño.
Los interrogadores, y en particular el judío, Lulov, trataron al Rebe de manera ruda y despectiva. Se burlaron y mofaron airadamente de él.
-Basta de mofas -les dijo el Rebe- Y devolvedme lo que me pertenece. No tenéis derecho a acusarme.
- ¡Silencio! -exclamó Lulov airadamente. Extendió su mano y dijo- ¿Ves este brazo que se extiende delante de ti? Desde que tengo 14 años ha estado consagrado a la sagrada tarea de aniquilar a quienes se te asemejan, y que se oponen al adelanto. Los destruiremos a todos. ¿Pides Talit y Tefilín? Los arrojaremos a la basura.
El Rebe golpeó la mesa con el puño y exclamó:
- ¡Criatura vil!
Sus rostros asumieron entonces un aire sombrío y el funcionario de categoría superior comenzó a dar lectura a diversas acusaciones, y a enumerarlas detalladamente:
· Se te acusa de ser contrarrevolucionario;
· Los judíos de la U.R.S.S. te consideran su autoridad religiosa más alta y ejerces considerable influencia sobre ellos.
· Ejerces también influencia sobre los intelectuales judeo-soviéticos así como sobre la burguesía de los Estados Unidos;
· Tenemos plena conciencia de que tu influencia se extiende sobre toda Rusia mediante tu red educacional así como mediante otras instituciones religiosas;
· Has establecido comunicaciones secretas mediante mensajeros que viajan a países extranjeros en aras del fortalecimiento de la religión en Rusia.
Lulov, que solía tartamudear, exclamó airadamente: “M-M-Mas dentro de 24 horas serás fusilado”. No era una mera amenaza, la situación era muy grave. Un destacado comunista que participó en un intento de liberar al Rebe, el viernes de esa semana hizo una observación a una hija del Rebe: “Ora por que tu padre siga vivo.”
El Rebe regresó del interrogatorio agobiado por un dolor agonizante. Continuó con su huelga de hambre hasta el viernes por la tarde, momento en que le fueron devueltos sus Tefilín y libros sagrados.
.Extraído de LA LUCHA HEROICA, de Jabad Lubavitch Argentina.

FRASES CORTAS
Dijo Rabi Iosef Itzjak Schneerson: Cada judío tiene la obligación y el precepto de reforzar, alimentar y apoyar a su prójimo. Cada individuo debe purificar su corazón de todo vestigio de algún mal sentimiento. Y con ojo de bondad y misericordia debe mirar a su compañero, juzgándolo siempre para bien.

Durante el Farbrenguen de Purim, del año 5704, dijo el Rebe Anterior: “Quiero compartir con ustedes algo trascendental: La época que nos toca vivir exige de todos los iehudim el cumplimiento del precepto de Ahavat Israel (Amor a todo iehudí), sin distinciones. Debemos juzgar favorablemente a todos y está prohibido que halla discordia. Esto significa que aún cuando se lo reprende, debe hacerse con cariño.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario