No nació ni nacerá la persona que me mueva siquiera un ápice de mis principios

Este 12 y 13 de Tamuz festejamos la liberación de Rabi Iosef Itzjak Schneerson, 6to Rebe de Jabad, de las cárceles soviéticas. Allí permaneció arrestado por difundir y fortalecer el judaísmo en la Rusia comunista. Rabi Iosef Iztjak- conocido como el Rebe Anterior- relata en sus escritos acerca de uno de sus arrestos previos:
“En el mes de Tamuz del año 1921, fui citado por la policía y la Ivsekstziabrazo judío de la policía secreta- como era habitual para concurrir a un interrogatorio. Un policía ruso y dos miembros judíos de la fuerza comunista entraron armados a la Sinagoga, ordenándome interrumpir mis rezos, quitarme el Talit y los Tefilín y acompañarlos de inmediato. Cuando les dije que debía concluir mis Plegarias, los dos iehudim intentaron arrancarme los Tefilín y el Talit, mientras proferían insultos y maldiciones. El gentil los convenció para que aguardaran. Al terminar mis rezos, marché custodiado por dos guardias armados a mis costados y uno detrás, cual un sospechoso de traición al Estado.
Cuando llegamos a la repartición, entramos a un gran salón. Quince personas se hallaban sentadas alrededor de una mesa. Todos estaban armados. Dos estaban en la cabecera y a mí me ubicaron en la punta opuesta, frente a ellos. Uno de los dos dijo: “Somos miembros de la Comisión de Censura de Cultos del Partido. Nos ocupamos del análisis de la religión judía. Ya hemos interrogado a otros Rabinos y ahora interrogamos al Rabino Iosef Itzjak Schneerson para que responda ciertas preguntas acerca de la fe de Israel, relacionadas con la Cábala y el Jasidut”
El oficial hablaba en ruso, pero yo le respondí en Idish. “Ya he anunciado que no me moveré siquiera un ápice de mis principios, y todavía no nació ni nacerá la persona que me desvíe siquiera un poco de mis principios” Uno de los presentes sacó un revólver y dijo: “Este juguete ha disuadido a muchos de sus principios y el temor que causa ha abierto muchas bocas, incluso mudos comenzaron a hablar…”
“Es un completo error” respondí “ese juguete asusta sólo a quien posee una vida y muchos dioses. Pero a nosotros, que tenemos un solo Di-s y creemos en otras vidas, ese juguete no nos moviliza ni asusta”. Luego pedí hablar sólo en Idish aunque hubiera también algún gentil presente. Uno de los oficiales preguntó: “¿Cómo sabe usted que muchos somos judíos aquí?”. Le respondí: “Es posible que me haya equivocado. Mi abuelo, el Rebe Maharash, sabía reconocer a los judíos. Cierta vez caminaba por las calles de Kiev y se cruzó con un muchacho vestido a la usanza no judía. Mi abuelo le preguntó en Idish: “¿Sabes dónde vive el Profesor Fulano?”. El joven muy enojado le gritó: “¿De dónde sabe usted que soy judío?”. El Rebe Maharash le respondió: “¡Cuando fue tu Brit Milá (circuncisión), el Mohel pegó en tu nariz la señal del Pacto que realizó!” Yo no soy un experto como mi abuelo, pero creo que no estoy errado…”
(Extraído de la Revista Kfar Jabad)

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario