¡Le Jaim!

Citas de una disertación dada por Elie Wiesel Premio Nobel de la paz, en una cena del Congreso realizada en Washington en ocasión del cumpleaños del Rebe.

Algunos de ustedes son conscientes de mi admiración, no sólo por el Rebe, sino también por su educación y labor. El hecho que él supo a quién enviar a lugares desamparados, para traer una palabra de fe y la palabra de a jóvenes que se hubieran perdido probablemente, es para mí uno de los elementos que dan la esperanza a una generación. Como jasid, puedo contarles esta noche una historia jasídica. Es sobre un gran Rebe llamado RebNaftoli de Ropshitz. Él era un gran orador, dotado de un extraordinario sentido del humor. Un Shabat HaGadol (el Shabat antes de Pesaj), vino a casa de , el rabino del pueblo debe dirigir un discurso en ese Shabat acerca de la caridad, sobre la necesidad de ayudar a las personas pobres
que no tienen dinero suficiente para celebrar el Seder. Cuándo vino casa, su esposa le preguntó: “Nu, ¿cómo estuvo?” Él dijo que estuvo todo en orden. “Bueno, pero… ¿has logrado algo?” Él dijo: “Sólo la mitad”. Ella
preguntó: “¿Qué quieres decir?” Él respondió: “Convencí a los pobres para que quieran recibir la caridad” El Rebe ha logrado convencer al rico a dar y a los maestros a enseñar, y a los estudiantes a estudiar. El Rebe logra hacer cosas que los seres humanos normales no se atreverían a soñar de emprender siquiera.

Ahora, ¿qué es lo qué logra reunir a tantas personas aquí, de tantos países, actividades y esfuerzos diferentes? ¿Es el alcance de su asistencia espiritual? ¿es quizás la intensidad de su devoción? ¿Es la profundidad de su conocimiento, la calidad contagiosa de su sensibilidad e interés, y la preocupación por cada individuo, por cada ser humano, para cada judío? ¿Qué es sobre este guía extraordinario y magistral mentor, que hace tan única su grandeza? ¿Fue elegido? En la tradición judía, la grandeza no es adquirida por elección. Moisés no fue elegido. Si Moisés hubiera tenido que postularse para la elección, habría fallado. Moisés era un orador pobre. No, no era un buen candidato.
De todos los otros líderes que tuvimos, ninguno fue elegido democráticamente. La elección vino de Arriba. Alguien que siente sobre sus hombros el peso de siglos, el peso de una tradición de moralidad,: Esa persona se
vuelve un líder.

En cuanto a la grandeza…
¿Cómo se mide la grandeza? pregunta Elie Wiesel, ¿Con qué criterio se evalúa la grandeza humana? En el caso del Lubavitcher Rebe, la respuesta se obtiene fácilmente. No conozco a nadie que haya dejado al Rebe, incluso después de un momento de iejidut (audiencia privada), sin haber sido profundamente conmovido, sino cambiado, por su encuentro.
Espero recordar siempre lo que sentí cuando por primera vez entré en su estudio, hace unos treinta años, y lo que nos dijimos. El tiempo en su presencia empieza a correr a un paso diferente. Uno se siente inspirado, se percibe autoexaminado, se sorprende al preguntarse por la demanda de significado que debe ser suyo. En su presencia nada es superficial, ni artificial. En su presencia uno se acerca y se siente en contacto con su centro interno de gravedad.
Pero lo que es más grande sobre el Rebe es que no sólo aquellos que lo han encontrado se sienten afectados, sino incluso aquellos que no han tenido la oportunidad. De algún modo, la presencia del hombre en nuestro medio envía una emanación de cualidad mística que afecta a personas que nunca han oído hablar de él, y esto, probablemente más que nada, es lo que hace al Rebe tan único.
Es debido a su influencia, a su presencia, que el conocimiento judío y la educación judía han alcanzado alturas inusitadas en cada continente.
¿Hay un lugar bajo el sol dónde los emisarios de Jabad no han llevado su palabra de tolerancia arraigada en Ahavat Israel, en el amor por Israel que realmente, por extensión, significa amor por ?
Dondequiera que los judíos moran y trabajan, se exponen de algún modo al Rebe.
Gracias a él, un judío, en cualquier parte y por todas partes, no puede sino sentir que él o ella pertenecen a un antiguo pueblo cuya tradición da énfasis a la grandeza de su tarea más que las prerrogativas de su condición. Gracias al Rebe, un judío se vuelve un judío mejor, un ser humano bueno, haciendo a sus prójimos más humanos, más hospitalarios, abiertos a un mayor sentido degenerosidad. Así que aquí es donde reside también la grandeza del Rebe.
Algunos de nosotros tuvimos la suerte y oímos sus lecciones; nos unimos a él en el estudio, en la canción. Lo hemos visto con sus discípulos, hemos dado testimonio de sus logros. Por consiguiente, siento- con un sentido
profundo de devoción, afecto y admiración- que debemos alzar nuestras copas para decir “Le Jaim” al Admor (amo, maestro y rabino) de esta generación, cuya vida y trabajo han sido una bendición para tantos de nosotros,
de hecho a todo Israel y el mundo. Así que, qué podríamos decir al Rebe en Brooklyn, excepto que somos sus discípulos, somos sus seguidores porque como usted Rebe, y con usted, creemos en el estudio, creemos en la oración. Creemos en la oración como un eslabón entre un ser humano y el otro. Creemos en el estudio como un eslabón entre una generación y la otra. Y creemos que una medida agregada de solidaridad siempre
debe estar presente en cualquier cosa que hacemos por nosotros, para nuestro pueblo, y por cada uno.

Cuando estamos con el Rebe alzamos una pequeña copa y decimos: ¡Le Jaim!, y el Rebe responde: ¡Le Jaim!. Permitámonos imaginar, por consiguiente, que estamos esta noche en 770 Eastern Parkway, y vemos al Rebe
que- como han oído esta noche- nos necesita. Por consiguiente decimos con más vigor y con más fervor: ¡Le Jaim Rebe!

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario