¡América no es diferente!

…recuerdo perfectamente el rostro del Rebe cuando descendió del barco a orillas de los Estados Unidos de Norte América…

Sus ojos se destacaban, su mirada penetraba hasta el corazón. Creímos que descansaría unos días luego del viaje, pero al llegar nos aclaró la razón de su llegada aquí: “no he venido a descansar, sino a trabajar, y muy duro, para darle renovada vida al judaísmo de América”… Así describe el rabino Tzvi Iehuda Foguelman, hoy enviado del Rebe en Worcester – Massachusets- acerca de la llegada de rabí Iosef Itzjak Schneerson, el sexto Rebe de Jabad a Nueva York, en el año 1940.
En ese entonces el rabino Foguelman, era un joven alumno de la Ieshivá “Torá Vadaat”, y recuerda la sorpresa con que fueron recibidas las palabras del Rebe entre el público, sobre sus intenciones de convertir a América en un lugar de Torá como lo había sido Europa. “El Rebe nos pidió que no nos avergoncemos de caminar por las calles con barba y peot, pero eso se veía peor que circular con sombreros típicos de Turquía. Gracias al Rebe comenzaron a verse judíos con barba en las afueras de Nueva York, y con el pasar de los años esto se popularizó en todos los círculos en donde se estudiaba la Torá”.

Dos días después de su llegada dijo Rabí Iosef Itzjak: “ya hace 48 hs que llegué aquí y todavía no se fundó la Ieshivá Tomjei Tmimin (de Lubavitch)”. Y ciertamente el Rebe instituyó la Ieshivá, y luego decenas de ellas se extendieron a lo largo de todo Estados Unidos.
Rabinos y personalidades judías vinieron a convencerlo de que sus planes eran irrealizables.
El Rebe les contestó “¡América no es diferente!”. En medio de esta revolución falleció, el 10 de Shvat de 5710. Su alma se elevó a los cielos, y la tarea quedó en manos de su yerno, Rabí Menajem Mendl Schneerson, 7mo. Rebe de la dinastía de Jabad, conocido simplemente como “el Rebe”. El realzó y difundió el estudio y el cumplimiento de la Torá de una manera increíble, hasta lograr que la luz del judaísmo brille en cada rincón del planeta.

El rabino Foguelman recuerda la llegada del “Rebe” a América: “no lo conocíamos de antes; pero inmediatamente reconocimos su grandeza. Había sobre él un halo de santidad. Desde el primer instante el Rebe Rabí Iosef Itzjak le entregó la dirección de todas las instituciones que convertirían a América en un lugar de Torá”.
A pesar de su extremada modestia, el Rebe anterior lo obligó a “revelar un poco de su grandeza”.
Una vez dijo el Rebe Iosef Itzjak de su yerno: “mi yerno nunca duerme a las 4 de la mañana; o recién se levanta o todavía no se fue a dormir”.
Y se cumplió lo que está escrito: “Se ocultó el sol y salió el sol”. El 10 de shvat de 5711 comenzó a brillar el sol del “Rebe”, y en su luz se refugian miles de judíos, en todo el mundo.
Luego de muchos años de liderazgo podemos decir: “Dichosa la generación del Rebe”. ¡Que pronto Di-s nos permita marchar hacia la redención verdadera y completa!

Amén.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario