El Rebe nos prepara…

“Desde el día en que comencé a concurrir al jeder (escuela tradicional judía) y aún antes, ya se comenzaba a dibujar en mi imaginación la imagen de la llegada de la redención futura -la redención completa del pueblo judío…”

¿Sobre qué cosas piensa un niño de dos o tres años? Piensa en golosinas, juegos, etc. Pero veamos esta frase extraída de una carta del Rebe de Lubavitch en donde describe en qué ocupaba sus pensamientos a esa edad: “Desde el día en que comencé a concurrir al jeder (escuela tradicional judía) y aún antes, ya se comenzaba a dibujar en mi imaginación la imagen de la llegada de la redención futura -la redención completa del pueblo judío. Una redención a través de la cual se comprenderían todos los sufrimientos del exilio, los terribles decretos y las exterminaciones… y todo será por medio de una plena comprensión…”

Hubieron grandes tzadikim y Sabios de Israel que sobresalieron por su ardiente fe en la llegada del Mashíaj, pero ello quedaba sólo en algo meramente personal. Lo especial en el Rebe es, que la espera del Mashíaj llenó toda su vida, y tiene tanta fuerza que arrastra con ella a cientos de miles, y en cierta manera, a todo el pueblo judío.

El día en que el Rebe asumió oficialmente su liderazgo, el 10 de Shvat de 5711, dijo su primer discurso Jasídico. En él era posible hallar los rasgos que caracterizaron su conducta, tal como se fueron desarrollando con el correr de los años. En su alocución, el Rebe nos denomina como “la generación que debe traer la redención” Y así lo expresa: “Y esto se le demanda a cada uno de nosotros. Y a pesar de que no hemos elegido ser parte de esta generación, ni nos hemos esforzado para ello, y quizás ni siquiera lo deseamos, es una realidad -somos la generación que vive en la época de ‘los talones del Mashíaj’ y nuestra labor consiste en concluir la morada para Di-s en este mundo y traer la redención”
Hacia ese objetivo están dirigidas todas las actividades y emprendimientos del Rebe.

Buscando a cada iehudí, en cada rincón del planeta, hasta que no quede un solo judío que no esté preparado para la Gueulá (redención). Para cumplir con su cometido, envió a sus emisarios a los puntos más recónditos de la Tierra, para ayudarlos a cumplir Mitzvot, para estar listos a la llegada del Mashíaj. Constantemente puso énfasis en que ¡de nosotros depende!

A través de los años sus expresiones acerca del Mashíaj se fueron acentuando, hasta que quedó muy claro y sin lugar a dudas que se estaba refiriendo de una manera concreta, definida y determinada al arribo del Mashíaj, quien se encuentra ya en nuestros umbrales.
Hemos sido testigos de sus palabras con respecto a la guerra del Golfo, cuando indicó entre otras cosas que serían innecesarias las máscaras de gas y que la Tierra de Israel era un sitio seguro, que se cumplieron en su totalidad. Cuando el Rebe dice que el Mashíaj está llegando -significa exactamente eso, y para ello debemos estar preparados.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario