El trencito

Iud Shevat, el décimo día del mes de Shvat, es el Iortzait (aniversario del fallecimiento) de Rabi Iosef Itzjak Schneerson, el sexto Rebe de Lubavitch.

La siguiente historia fue relatada por Rabi Zalman Notik de Ieshivat Torat Emet en Jerusalem:

Un grupo de estudiantes de la Ieshivá, en su horario libre de viernes de tarde, se dedicaba a colocar Tefilín a iehudim que aún no cumplen con esa Mitzvá. Los muchachos se encontraron esa tarde, con un grupo de flamantes inmigrantes de la Unión Soviética. Los estudiantes estaban enseñándoles cómo colocarse los Tefilín, cuando de repente un judío Ruso, ya mayor, se les acercó agitadamente: “¿Ustedes son de Lubavitch? , les preguntó. ” ¡Tengo una historia para contarles!
“Durante mi juventud, en Rusia,” empezó ” asistía a las reuniones de Torá clandestinas ( farbrenguens) de los Lubavitchers. También acostumbraba a rezar con ellos y asistía a sus clases.

“En un farbrenguen que recordaré siempre, la discusión principal era el deseo de reunirse con el Rebe, Rabi Iosef Itzjak (el Rebe Anterior). Cantamos “Di-s debe darnos buena salud y vida, y nos reuniremos con nuestro Rebe”. Nuestro intenso anhelo de estar con el Rebe era casi palpable, y crecía de minuto en minuto.

“¡En medio del farbrenguen, uno de los Jasidim de repente se puso de pie y decidió a “llevarlo a la acción”. Tomó algunas sillas, las colocó al revés y las ordenó en línea, formando un ””tren” ¡Imagínense – hombres grandes que se comportan como niños de jardín de infantes- sentados en sillas volcadas y pretendiendo que viajaban al Rebe!

“La mayoría de la gente, yo incluido, estaba de pie alrededor mirando. Nos reímos de ellos y les dijimos que estaban locos. ¡Qué cosa sin sentido ridículo, infantil!

“Pero, saben” concluyó el hombre con asombro, “después de un corto tiempo, todo los Jasidim que montaron las sillas en “trencito”, recibieron permiso para dejar Rusia, y concretamente viajaron al Rebe. Mientras que el resto de nosotros, los “normales”, quedamos atrás. Como pueden ver, la mayoría de nosotros no tuvo la fuerza de mantener nuestra observancia de Torá y Mitzvot, y sólo ahora estamos empezando a ponernos al día…”

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario