Tzav

7 de Nisan de 5772 – 30 de Marzo de 2012

Parashá Tzav

Horario para el encendido de las Velas de Shabat:
Buenos Aires 18:30 – Rosario 18:40 – Tucumán 19:00 – Bahía Blanca 18:44 – Concordia 18:40 – Córdoba 18:54
Salta 19:01 – S. Fe 18:40 – Bariloche 19:19 -Mendoza 19:12 -Asunción 18:34

¡FELIZ CUMPLE REBE!

Se viene el Cumpleaños Nº 110 del Rebede Lubavitch. Muchos piensan: Nos está hablando de una persona que ya no se encuentra físicamente en este mundo.¿Acaso continúa cumpliendo años? Pero para responder a esta pregunta, desde el Cielo, me enviaron una parte de la respuesta. Quiero compartir con ustedes (ocultando los nombresporque no viene al caso) un mail de losmiles que se reciben a diario: “Me gustaría agradecer a Jabad por toda la ayuda que mehan ofrecido. Hace casi dos meses mi madre falleció, y yo estaba por tener un bebe y no podía viajar a la Argentina. El hospital quería mandar el cuerpo de mi madre a la universidad de medicina para ser utilizado por los alumnos, y solamente gracias a su ayuda,mi mamá tuvo un entierro decente y puede descansar en paz. Gracias por darme una dirección a la cual ir cuando no tenía a nadie. Agradezco en especial a los Rabinos que ayudaron. Le he contado a todo el mundo lo que Jabad hizo por mi y escuché tantas otras historias acercade como Jabad ayuda enIndia, China y los Estados Unidos y cualquier lugar del mundo.Entiendo la importancia desu organización para cada judío, sin diferencias, no importa en qué parte del mundo esté… gracias! Sharon R. Nueva Jersey ”
Este texto podría ser reproducido de acientos de miles. Rabinos de Jabad, junto asus familias, diseminados por todo el planeta,se dedican a asistir a todos, sin diferencias.Es decir, cada Iehudí, observante, muy observante, tradicionalista, agnóstico, y todas las categorías que puedan ocurrírseles, tienen un lugar en Jabad. A nadie se le pide la filiación dentro del judaísmo. Hace poco tuve oportunidad de almorzar junto a un grupo de mujeres muy heterogéneo. Algunas conocían de judaísmo, otras eran observantes y las demás no tenían nada que ver con la observancia religiosa. Hablaban de viajes por el mundo. Todas, pero todas, habían visitado algún Beit Jabad. Llámese Venecia,Mumbai,China. Todas coincidían en la grandeza de espíritude esos Rabinos dedicados plenamente a asistir a sus hermanos judíos. Una mesa de Shabat, un Seder de Pesaj, un problema devuelos, una comida caliente, una sonrisa.Pero por supuesto que la cosa no queda allí.
No se confundan, Jabad Lubavitch no es una agencia de turismo o de asistencia la viajero.Tampoco es simplemente una fundación de ayuda social. Todo judío sediento de judaísmo hallará la fuente de agua fresca.Aquel que no sabe que está “deshidratado”se encontrará con alumnos y alumnas de las ieshivot que le llevarán el mensaje de la Torá.Los niños podrán recibir su “herencia milenaria”a través de los programas de estudio de judaísmo formales y no formales. Los jóvenes encontrarán su espacio y la respuesta a sus cuestionamientos en los Centros para la Juventud.Las parejas obtendrán asistencia religiosa para concretar sus sueños de familia judía.Los adultos mayores lograrán contención y estímulo.
En Jabad está la respuesta para cada parte dela vida de un judío, sea cual fuere su edad, nivel de conocimiento, situación social,económica, de salud, etc.Y tantos otros servicios y actividades quedan por relatar. Pero¿de dónde tanta energía? ¿Dónde se encuentra el motor de esta formidable máquina de hacer el bien y de difundir el judaísmo haciendo caso omiso a todo tipo de obstáculos? Es nuestro Rebe. Sí, así de simple.Todas sus enseñanzas, su ejemplo de vida, su urgencia por mantener viva la llama del judaísmo a pesar de todo, su entrega absoluta a la única causa que le quitaba elsueño: el bienestar material y espiritual de cada judío en particular y de la humanidad en general. Todos aquellos que decidieron subirse al tren del sueño del Rebe y acompañarlo en esta sublime misión, dedican sus vidas para llevarlo a cabo. Y todos, todos esperamos que pronto, que así como su vida se continúa a través de la tarea de sus alumnos y admiradores, también podamos ver connuestros ojos el objetivo último y final de nuestro querido Rebe: ¡la llegada del Mashíaj ya!*

Miriam Kapeluschnik

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario