Toldot

Horario para el encendido de las Velas de Shabat:
Buenos Aires 19:03 – Rosario 19:09 – Tucumán 19:18 – Bahía Blanca 19:25 – Concordia 19:07 – Córdoba 19:21 – Salta 19:16 – S. Fe 19:07 – Bariloche 20:06 – Mendoza 19:42

GRACIAS GABY Y RIVKY

Estamos llegando al Iortzait de mis cuñados, Gabi y Rivky Holtzberg . Muchos han escuchado historias increíbles del trabajo de Gabi y Rivky en Mumbai y la abnegación total y absoluta con que vivían hasta sus trágicos asesinatos. La historia que voy a compartir, sin embargo, es muy personal y milagrosa sobre cómo Gabi y Rivky siguen afectando nuestras vidas y nos inspiran después de su fallecimiento.

Mi esposa y yo nos casamos en la primavera de 2005. Esperamos, como la mayoría de las parejas jasídicas, que poco después de nuestra boda estaríamos esperando un hijo. Pronto se hizo evidente que nuestro camino a la paternidad no iba a ser tan fácil como habíamos imaginado. Después de más de un año de intentar concebir, fuimos diagnosticados con “infertilidad inexplicada”. Fuimos de médico en médico y nos dijeron exactamente lo mismo después de cada visita. “Sabemos que hay un problema que le impide concebir, pero no sabemos por qué… ”

Pasaron algunos años y el dolor de no tener hijos se hizo más fuerte. Decidimos pasar por tratamientos de fertilidad sin éxito. A lo largo de todo este proceso, siempre había dos personas que sabían exactamente qué y cuándo decir algo reconfortante. Dos semanas antes de Rosh Hashaná del 2008, tuvimos una de estas conversaciones edificantes. Después que les dijimos que planeábamos tomar descanso de los tratamientos de fertilidad, Gabi pasó una hora convenciéndonos de lo contrario. “Ahora es el momento de sumergirse sin limitaciones en el tema”, dijo. Gabi insistió que llamamos Bonei Olam, una organización en Nueva York, cuya misión es ayudar a cada pareja de judía a superar la infertilidad y hacer realidad el sueño de ser padres. ¡Estuvimos de acuerdo y Gabi nos deseó un buen año, y que el próximo año será bendecido con un hijo!

Hicimos la llamada telefónica a Bonei Olam y rápidamente nos ayudaron. Nunca olvidaré la compasión con la que manejaron los aspectos de nuestra situación. No sólo desde el punto de vista financiero, sino humano. De día o de noche, estaban allí para nosotros. A lo largo de todo el proceso, Gabi y Rivky nos animaban continuamente a no renunciar. Bonei Olam nos contactó con un médico increíble y de inmediato comenzó de nuevo tratamientos. Los primeros no tuvieron exito. Nuestro médico percibió nuestro desaliento y nos tranquilizó. Después de una llamada telefónica con Gabi y Rivky, estábamos listos para continuar con los siguientes pasos. Nuestro tratamiento se programó para el 26 de noviembre de 2008 – una fecha que nunca olvidaremos. Como íbamos en coche a la cita, recibimos una llamada – algo estaba ocurriendo en Mumbai y nadie podía entrar en contacto con Gabi o Rivky. No sabíamos si dirigirnos a Nueva York. Luego de mucha deliberación, decidimos ir a la cita.

Después nos dirigimos a casa, en constante comunicación con los miembros de nuestra familia que nos mantuvo actualizados sobre la situación. Huelga decir que la presión sobre mi esposa, sin saber si su hermano estaba vivo, era insoportable. Nos vimos obligados a viajar a Israel el jueves, y luego escuchamos la devastadora noticia de que habían sido asesinados literalmente minutos antes de Shabat. La confusión y la tristeza que siguió son indescriptibles y no voy a tratar de ponerlo en palabras.

Además, cuando volvimos a casa se nos notificó que el tratamiento no tuvo éxito. Mi esposa y yo no podíamos encontrar fuerzas para continuar. Hablamos con el gerente de Bonei Olam y nos dijo que Gabi y Rivky nos empujaron hasta aquí, y no podíamos renunciar a causa de lo que les sucedió. ¡Ellos quieren que sigamos! Como inimaginablemente difícil como fue, hicimos nuestra cita para los próximos tratamientos. Tomó hasta la última gota de la fe y determinación de mi esposa ir a esta cita.

No puedo dejar de llorar mientras escribo esto… pero nunca olvidaré la llamada telefónica que recibí de la oficina de nuestro médico un par de semanas más tarde. La enfermera me dijo: “¡Felicitaciones! ¡Su prueba dio positivo! ¡Su esposa está embarazada!” Yo estaba conduciendo y tuve que detener el auto, haciendo un gran esfuerzo para controlar mis emociones, pero no pude evitar el llanto y la risa. Inmediatamente llamé a mi esposa y no podía creer la noticia. Nuestra hija Rivky nació el 18 Elul, exactamente un año después de que Gabi nos bendijo.

Hace un año y medio, tuvimos nuestra segunda hija Malka Raizel.

Tengo la esperanza de compartir esta historia con alguien que se encuentra en una situación difícil, para que nunca pierda la esperanza. Gabi y Rivky arraigaron esta lección de vida en mí.

Gracias, Di-s por darnos la bendición de nuestros hijos y por permitirnos ser tocados por estas personas increíbles. Gracias Gabi y Rivky por todo.

* Por Mordechai Kaler

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario