Pesaj

LA ENSEÑANZA SEMANAL Nº 862

EDICION ESPECIAL DE PESAJ 5771 – 11 al 22 de Nisan 5771 – 15 al 26 de Abril de 2011

INDUDABLEMENTE, EL REBE DE TODOS

11 de Nisan, cumpleaños del Rebe de Lubavitch Faivish Shapira tenía doce años cuando su madre falleció.
Su padre, un prominente judío Jasídico de Amberes, Bélgica, dedicó los últimos cuarenta y cinco años de su vida a criar a sus siete hijos varones y a sus cinco hijas.
Faivish se crió en un hogar que frecuentaban muchos rabinos e importantes judíos de todo el mundo. Su padre se ocupaba de todas sus necesidades cuando ellos se encontraban en Amberes. “Al formar mi propio hogar, continué los caminos de mi padre”, explica siempre el Sr.Shapira.
Faivish era muy cercano a varios Jasidim de Jabad en su comunidad, indudablemente influenciado por los cálidos términos que su padre utilizaba cuando hablaba de los ancianos Jasidim de Jabad que vivían en Bélgica.
Cuando Faivish Shapira cumplió 35 años, visitó Nueva York por primera vez. Había oído bastante sobre el Rebe de Lubavitch, así que incluyó en su itinerario una visita a 770, Eastern Parkway, la Sede Mundial de Lubavitch. El Sr. Shapira asistió a un farbrenguen (reunión Jasídica) en “770”- en donde el Rebe habló durante varias horas, al finalizar Purim.
“Quería conocer al Rebe personalmente, verlo frente a mi al menos por un momento. Así que después del Farbrengen, subí y lo esperé en el pasillo, cerca de su oficina, ya que me dijeron que el Rebe pasaría por ahí luego de la reunión”.
Mientras el Rebe se acercaba a la puerta de su habitación, el Sr.Shapira levantó su mano para saludarlo, como era costumbre entre los Jasidim de Polonia (poilisher Jasidim). Uno de los secretarios del Rebe intentó correrle la mano, ya que ésta no era la costumbre de Lubavitch. Pero el Rebe tomó la mano del Sr. Shapira, en un gesto de lo más inusual, y lo dirigió hacia su oficina privada.
Faivish Shapira se paró en la oficina del Rebe. “El Rebe tomó sus llaves, abrió un cajón, y sacó una carta, que me dio para leer. Vi que había sido escrita por mi madre, antes de su muerte, hacía más de dos décadas atrás”. En aquella carta, la mamá del Sr. Shapira le pedía al Rebe que rezara por su salud, ya que tenía doce hijos para criar. Poéticamente, ella los describía, no como simplemente doce hijos, sino como doce generaciones de descendientes.
“Estaba demasiado asombrado para preguntarle al Rebe cómo era que sabía quién era yo. Nunca antes había conocido al Rebe. No había dicho quién era. ¡Sólo había extendido mi mano!. ¿Cómo es que el Rebe me conectó con aquella carta que mi madre había mandado hacía más de veinte años?”
El Rebe le dijo a Faivish Shapira que no le podía dar la carta de su madre.
“Ya que”, el Rebe explicó: “Cada año en la víspera de Yom Kipur tomo la carta de tu madre y la leo antes de Kol Nidrei-primer rezo del sagrado día”
Faivish Shapiro se enteró luego, que antes de Kol Nidrei (el momento en el que los padres bendicen a todos sus hijos), el Rebe tenía la costumbre de bendecir a todos los estudiantes de la Yeshivá que se reunían en el hall de estudios, como si fueran sus propios retoños.

(Relatado en Argentina por el Rabino S. Slavatitzky, Bruselas)

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario