Nitzavím – Vaielej

Horario para el encendido de las Velas de Shabat:
Buenos aires 18:13 – Rosario 18:24 – Tucumán 18:47 – Bahía Blanca 18:25 – Concordia 18:24 – Córdoba 18:39 -
Salta 18:49 – S. Fe 18:25 – Bariloche 18:59 – Mendoza 18:57

El cerebro de 48 horas

Hoy en día la neurología es lo que antes considerábamos ciencia ficción. Se han dibujado mapas de todas las áreas del cerebro, prácticamente todo fue estudiado e investigado. Con la ayuda de un neurotransmisor podemos escuchar una canción olvidada hace más de 30 años, manipulando una raíz nerviosa podemos perder el deseo de comer papas fritas y perder de esta forma 8 kilos en un mes. Bueno, no para tanto, pero ya casi lo logramos.

El año, un cuerpo de 365 miembros y nervios, también tiene un cerebro, las 48 horas de Rosh Hashana. Esa es la traducción literal de Rosh Hashana: “Cabeza del año”. En Rosh Hashana coronamos a Di-s como nuestro Rey y Di-s renueva su deseo de crear un mundo físico. Canales de vitalidad y energía conectan las 48 horas de Rosh Hashana con los cientos de días, miles de horas y millones de segundos a los largo del año, de la misma forma que el cerebro se conecta con el cuerpo.

Es por eso que los días de Rosh Hashana son tan especiales: el impacto de cada acción se reproduce miles de veces. Si somos bondadosos en Rosh Hashana, seremos más bondadosos a lo largo del año. Si medimos nuestras palabras en estos dos días, nuestro hablar será más refinado durante el año. Si nos concentramos en alguna debilidad y hacemos un esfuerzo mayor, nos daremos cuenta que nuestra resolución es más efectiva que si la haríamos en otro momento.

Si puedes acceder a tu cerebro, puedes hacer prácticamente todo. Puedes despertar recuerdos olvidados, restaurar viejos talentos, aliviar miedos, magnificar alegrías, destruir prejuicios, estimular tus intereses y cambiar tu motivación. Básicamente puedes reprogramar tu vida, aunque sea por un año.

Por: Yanki Tauber

El shofar y mashiaj

Hacemos sonar el shofar en Rosh Hashaná dos veces “para confundir al Satán.” La primera vez, el Satán se preocupa pues cree que está escuchando el shofar del Mashíaj. Cuando oye el shofar nuevamente, él está seguro de que Mashíaj ha llegado! Se confunde y no hace ninguna acusación contra los judíos.

Pero el Satán no es tonto, sabe acerca de Rosh Hazaña. ¿Por qué piensa que Mashíaj ha llegado? Lo que sucede es que el shofar nos inspira y conduce al arrepentimiento, y el arrepentimiento trae la Redención. Después de que el shofar se ha hecho sonar la primera vez, el Satán está preocupado porque nuestro arrepentimiento ha traído al Mashíaj.

¡La segunda vez, está seguro de que Mashíaj ha llegado!

(MeaM Loez)

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario