Devarim

HISTORIA DE UN GRAN SOLDADO: EL RABINO MOSHE FREEDMAN

El Rabino Moshe Freedman, emisario de Jabad a Bahía Blanca, Argentina, falle- ció el 28 de julio. Tenía 57 años de edad.

Nació en Jerusalém. Sus padres, Rabí Akiva Yosef y Jana Feiga Freedman, eran descendientes de importantes familias de Jabad en la ciudad santa. De niño, estudió en la Ieshiva Torat Emet y a los 15 años llegó a Nueva York para estudiar cerca del Rebe, Rabí Menajem Mendel Schneerson. Después de estudiar en Morristown, fue en- viado a Montreal para reforzar la Ieshiva allí. A la edad de 20, recibió la ordenación rabínica del Rabino Pinjas Hirschsprung, gran rabino de Montreal. Posteriormente regresó a Nueva York, donde permaneció en la Ieshivá central de Jabad en Brooklyn. Entre sus amigos era conocido como un estudiante dedicado y un apasionado jasid.

En 1985 contrajo matrimonio con Sarah Alevsky, y la pareja se trasladó a Bahía Blanca, una pequeña ciudad a 650 km al sur de Buenos Aires, para ayudar a impulsar la vida judía mediante la apertura de un centro de Jabad.

Aunque no hablaban español, el Rebe los alentó a mudarse a la pequeña comunidad y tomar el puesto.

Descubrieron una comunidad judía que había sido fundada en el siglo 19 por el Barón de Hirsch con el fin de ayudar a judíos europeos a buscar estabilidad financiera y libertad en el Nuevo Mundo.

Durante las tres décadas desde que re- sidieron en la ciudad, los Freedman revitalizaron la vida espiritual y comunitaria. Sus logros incluyen la construcción de una mikve, un signo de vida judía activa.

Cuando la crisis económica golpeó a la Argentina en el año 2000, respondieron con apoyo financiero y moral a cientos de familias judías de clase media y baja en Bahía Blanca.

PALABRAS DEL RABINO GRUNBLATT, DIRECTOR GENERAL DE JABAD ARGENTINA
“En nombre de la familia, quiero anunciar que seguiremos el Shlijut en Bahía Blanca.

El Rabino Freedman tuvo el mérito de ir de Shlijut, junto con su esposa Sara, luego de que el Rebe haya anunciado que un “Sheliaj hace un Sheliaj”, en una reunión de Jasidim en honor al 10 de Shvat en el año 5746. Dentro de ese marco, se fueron de Shlijut a la ciudad de Bahía Blanca, Argentina, que se encuentra en el extremo sur de la provincia de Buenos Aires, en donde permanecieron unos treinta años”. Hace unos diez años, al Rabino Freedman se le practicó un trasplante de pulmón en Ohio, Estados Unidos, que le salvó la vida de forma milagrosa.
“Cuando regresó a Argentina luego del trasplante” continúa diciendo el Rabino Grunblatt, “me acerqué y le propuse que quizás le convendría seguir su Shlijut en la capital, Buenos Aires, ya que es una ciudad más grande, y eso le facilitaría las cosas tanto física como espiritualmente, y especialmente porque aquí hay mas doctores que podrán ayudar con los ajustes de los nuevos pulmones, etc. El le respondió: “El Rebe me ha enviado a Bahía Blanca, y no me moveré de allí”.

No tengo dudas de que todo el “Idishkait” (Judaísmo) en la ciudad de Bahía Blanca, es gracias a su trabajo, y que las de- cenas de familias temerosas de Hashem e íntegras, Jasidim y Shlujim, son fruto de su labor”, dijo el Rabino Grunblatt con voz quebrada. “Su calidez característica, dulzura y rostro sonriente de bienvenida a quien fuera que se encontraba con él, fueron el secreto de su éxito. Su conexión con el Rebe, y su aceptación del Shlijut de acuerdo a la voluntad del impulsor, fueron su ímpetu durante todos sus años de trabajo en Bahía Blanca”

¡Que su recuerdo sea bendecido! ¡¡¡Mashíaj Ya!!!

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario