Behalotja

18 de Sivan de 5776 – 24 de Junio de 2016

Horario para el encendido de las Velas de Shabat:
Buenos Aires 17:31 -Rosario 17:44 -Tucuma?n 18:16 -Bahi?a Blanca 17:35 -Concordia 17:47 – Co?rdoba 18:02- Salta 18:22 – S. Fe 17:47 -Bariloche 18:04 -Mendoza 18:17

UNA PLEGARIA INTENSA

Ha sido por mucho tiempo un privilegio para mi? disertar en el Shabato?n que se realiza todos los an?os en Crown Heights, Brooklyn, New York (Sede mundial de Jabad Lubavitch). Normalmente llego a Nueva York el jueves y parto el domingo siguiente. Siempre fije? mi vuelo de regreso de manera de poder hacer Minja? (Plegaria vespertina) con el Minia?n del Rebe en la tarde del domingo. En una ocasio?n, volaba a Montreal a las 4:30 pm. Esa man?ana del domingo empece? a preocuparme. Soy un pasajero nervioso y generalmente insisto en estar mucho antes del vuelo en el aeropuerto. El Minia?n en 770 generalmente empieza las 3:15 y termina a las 3:30 pm.

Llegari?a al aeropuerto no antes de 3:45 pm. ¿Y si hubiera mucho tra?fico? ¿Y si se pinchaba un neuma?tico? ¿Y si un a?rbol habi?a cai?do en medio de la autopista? Me calme? pensando que estas posibilidades eran muy improbables y que llegari?a a tomar mi vuelo.

Luego me embarque? en arreglar quie?n me llevari?a al aeropuerto. Por esos di?as habi?a so?lo un servicio de remises, operado por jasidim, personas para quienes la puntualidad no significa nada. Entre? a la oficina y les dije que necesitaba un auto para las 3:45 pm. Enfatice? varias veces que 3:45 no significa 3:50. El propietario me aseguro? un auto para las 3:45 pm; “eran profesionales con experiencia considerable en este negocio y no teni?a que preocuparme”. Acerca?ndome a la puerta me acorde? y le pregunte? al duen?o si no “le molestari?a saber la direccio?n a donde mandar el auto”. “¡Claro, por supuesto, disculpe”. ¿Ahora ven el tipo de persona con la cual estaba tratando?

A las 3:00 pm el pequen?o el Templo estaba lleno de gente rezando Minja? con el Rebe. Residentes y visitantes competi?an por un poco de espacio en el diminuto cuarto. Mis huesos me doli?an y no podi?a respirar pero esto no me preocupaba. Era normal. Lo que me molestaba era la hora: 3:15, 3:16, 3:17… a las 3:20 llego? el Rebe y empezo? Minja?.

Intentaba concentrarme en mi plegaria, recorda?ndome que estaba en el mismo Minia?n que mi Rebe. Sin embargo, mi mente trabajaba demasiado. Durante mis forcejeos conmigo mismo, me di cuenta de un suave sonido sollozante. ¡Ya me habi?a desconcentrado de mi plegaria y miraba a mi vecino!. Era un hombre barbado, delgado, alto. Sus ojos estaban cerrados y la?grimas cai?an por sus mejillas. Su expresio?n dejaba ver su in- tensa concentracio?n. Oraba despacio y con gran esfuerzo. A pesar de mi?, estaba emocionado. No podi?a imaginar que? clase de problema terrible estaba detra?s de esa plegaria. Quiza?s teni?a un hijo enfermo o alguna aplastante deuda financiera. Supuse que estaba ahi? de visita, buscando la ayuda del Rebe y no podi?a dejar de sentirme culpable sobre mis propias preocupaciones tontas sobre el auto espera?ndome para ir al aeropuerto, etc. Le desee? mentalmente lo mejor. Termino? Minja?. Corri? a la casa de mi anfitrio?n y a las 3:42 pm estaba esperando el prometido auto, seguro de que no apareceri?a. A las 3:45 pm en punto, una camioneta vieja y ruidosa aparecio? mientras que el chofer me haci?a sen?as. ¡No podi?a creerlo! Puse mi maleta en la parte de atra?s y subi? al lado del chofer. Mi segundo shock fue cuando me di cuenta que ¡el chofer no era otro que mi vecino acongojado en Minja?! Cuando nos marcha?bamos, el chofer silbo? una jovial melodi?a jasi?dica y pareci?a bastante feliz. Empezamos a hablar. Cautelosamente le pregunte? por su bienestar; su salud, la salud de su familia, y el estado de sus finanzas. A cada pregunta contestaba con un cordial, (tal vez un poco perplejo) “Gracias a Di-s”. Su esposa dari?a a luz y e?l es- taba particularmente excitado y feliz. Gradualmente empece? a darme cuenta que el trascendental desahogo de ese corazo?n no era una Plegaria especial, sino simplemente el testimonio de un hombre rezando Minja?, cada di?a de su vida.

* Profesor Iaakov Brawer

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario