Última enseñanza: Vaigash
5777 (2017)
Vaigash

5776 (2016)
Balak Behalotja Bereshit Devarim Ekev Especial Iom Kipur y Sucot Jaie Sara Jukat Ki Tavo Ki Tetze Koraj Lej Leja Matot-Masei Miketz Nitzavim Noaj Ree Shelaj Leja? Shoftim Toldot Vaetjanan Vaierá Vaieshev Vaietze Vaishlaj

5774 (2014)
Balak Behar Beshalaj Devarim Ekev Itró Jukat Ki tavo Ki Tetze? Koraj Masei Matot Mishpatim Nitzavim – Vaielej Noaj Parashá Bejukotai Pekudei Pinjas Ree Shoftim Tetzavé Truma Tzav Vaetjanan Vaiakel Vaikra

5773 (2013)
Ajarei Kedoshim Balak Behalotjá Behar – Bejukotai Beshalaj Devarim Ekev El mayor milagro de todos Emor Iom Kipur y Sucot Itro Jaie Sará Jukat Ki Tavo Ki Tetzé La caída de un mito Lej Lejá Matot – Masei Miketz Mishpatim Nitzavím – Vaielej Noaj Parasha Koraj Pesaj 5773 Pinjas Ree Sangre, vida y muerte Shavuot Shelaj lejá Shemot Tazría – Metzorá Tetzavé Toldot Trumá Vaerá Vaerá Vaetjanan Vaiakel – Pekudei Vaiejí Vaierá Vaieshev Vaikra Vaishlaj Vaitzé

5772 (2012)
Balak Behalotjá Behar-Bejukotai Bereshit Beshalaj Devarim Ekev Emor Itró Jaiei Sara Jukat Ki Tavó Ki Tetzé Ki tisá Koraj Las Diez Plagas Previas a La Libertad Lej Lejá Matot-Masei Miketz Mishpatim Nasó Nitzavim Noaj Pinjas Ree Shelaj Shemini Shemot Shemot Shemot Shoftim Tazría – Metzorá Tetzavé Tishrei 5773 Toldot Trumá Tzav Vaerá Vaerá – “Polémica en Egipto entre los bastones y las serpientes” Vaetjanan Vaiakel – Pekudei Vaierá Vaigash Vaikra Vaishlaj

5771 (2011)
Bamidbar Behalotjá Behar Bejokotai Beshalaj Devarim Ekev Emor Itró Jaie Sara Jukat Kedoshim Ki Tavó Ki Tetze Ki Tisá Koraj Lej Lejá Masei Matot Metzora Miketz Mishpatim Noaj Parshat Nitzavim-Vaielej Pekudei Pesaj Pinjas Reé Shavuot Shelaj Sheminí Shoftim Tazría Tetzavé Toldot Truma Tzav Vaetjanan Vaiakel Vaiejí Vaierá Vaieshev Vaieshev Vaietzé Vaigash Vaikra

5770 (2010)
Ki Tetzé Ekev Iom Kipur – Sucot 5771 Jaie Sará Jukat Ki Tavó La Redención en marcha Lej-Lejá Miketz Nitzavim-Vaielej-Hazinu Noaj Reé Shemot Shoftim Toldot Vaerá Vaiejí Vaierá Vaieshev Vaietzé Vaigash Vaishlaj

Vaierá

17 Jeshván 5777
18 de Noviembre de 2016

Resumen de la parashá

Mientras Abraham estaba sentado a la entrada de su tienda esperando poder recibir visitantes, aparecieron tres individuos. Estos ‘visitantes’ eran, en realidad, ángeles enviados por el Señor para cumplir misiones especiales en este mundo. Uno de ellos le informó a Abraham que dentro de un año su esposa daría a luz a un niño. El tercer ángel se propuso cumplir con su parte: la destrucción de Sodoma y Gomorra. El primero, el mismo que había curado a Abraham, ya estaba allí para salvar a Lot y su familia. El segundo estaba dispuesto a destruir la ciudad. Luego el Señor derramó azufre y fuego sobre las ciudades de Sodoma, Gomorra y la planicie que las rodeaba. Toda el área fue destruida. Transcurrió un año y el Señor recordó a Sará, tal como había prometido. Ella dio a luz a un niño, al que Abraham llamó Itzjak, y lo hicieron circuncidar a los ocho días, tal como Di-s le había ordenado. Hashem ordenó a Abraham que tomara su único hijo, al que amaba tanto, el hijo de su vejez, Itzjak, y lo ofrendara en sacrificio en una de las montañas de Moriáh. Rabí Israel Baal Shem Tov enseñó que de cada cosa que uno ve o escucha debe tomar una enseñanza para su servicio a Di-s.


RECIBIENDO A NUESTROS INVITADOS

por Aliza Libman

Siguiendo al terror de no tener la comida suficiente para todos tus invitados de Shabat, está el inconveniente de servir a tus convidados comida que no puedan, o no quieran comer. Aunque conozcas las preferencias de comida de tu familia, en el momento de llenar tu mesa con invitados, se agregará una capa de incertidumbre que puede aliviarse con una planificación cuidadosa. ·

Invita a tus convidados con tu menú en mente:
No invites vegetarianos si estás pensando en cocinar una comida hecha con carne en cada plato. Si estás comprometido a cierto tipo de cocina, entonces asegúrate invitar gente que lo puedan apreciar. *Pregúntales qué obvian y qué prefieren: Cuando tus invitados aceptan la invitación, pregúntales sobre restricciones dietéticas. Asegúrate de preguntarles sobre alimentos que no les gustan, así como alergias. No elimines comida así como así.
·Asume que han dejado algo sin contarte:
Si eres el tipo de persona que trae a casa invitados de la sinagoga a último momento, debes esperar lo inesperado. Algunos comensales son reacios a contarte sobre sus preferencias. Otros, simplemente no piensan hasta qué punto no le gustan las aceitunas (o tzimes o guefilte fish), porque nunca lo hacen en casa. Esfuérzate para tener la variedad suficiente para satisfacer a todos.

·Balancea tu comida: Piensa que tu comida precisa tres componentes esenciales: proteínas, carbohidratos y grasas. Asegúrate de incluir al menos un plato de cada uno de estos grupos en tu menú. No repitas los mismos ingredientes en muchos platos.

Varía tus ingredientes:
Cocinar pollo con champignon y crepes de champignon puede emocionar a tus hijos, pero ¿qué hay si a un invitado no le gustan los champiñones? Limita los ingredientes conflictivos como ser el brócoli y espinaca a una comida por plato. Si estás invitando familias, considera las edades de tus invitados al planear el menú e incluye alguna comida “de niños”.

·No te olvides de las personas que están a dieta:
Shabat puede hacer difícil atenerse a la dieta. Asegura que tu menú incluya opciones más sanas, como ser verduras ligeramente condimentadas y frutas como opción de postre. Éstos invitados te agradecerán calladamente.

·Asegura que tu menú funcione “menos uno”:
Si cada uno de tus invitados no comió un elemento de lo que has servido, ¿se irán a su casa con hambre? La respuesta es sí, debes diversificar tu menú. ·Evita la contaminación-cruzada: Cuando preparas tu comida, se cuidadoso al usar ingredientes que producen alergia como frutos secos y pescado. Lava todos tus utensilios y tablas de cortar y lava bien las mesadas si los has usado.

·Haz cosas fáciles de separar:
Si sabes que tus invitados son muy exigentes, sirve las salsas y condimentos por separado. Evita “esconder” ingredientes o cortar elementos de sabor muy fuerte demasiado fino. Aunque “expertos” en comida te digan que escondas la comida que a tus hijos no les gusta en sopas o purés, esto puede llegar a ser una sorpresa un poco antipática para tus invitados. Diseña un menú que tenga algo para todos, y tus invitados seguro volverán a casa muy contentos

¿Qué Aprendemos esta Semana de la Parshá?

“Y la bendición se convirtió en juramento”

“Y vio, y he aquí había un carnero… y lo elevó como holocausto en lugar de su hijo” (Bereshit 22:14-18)

Al final de nuestra Parshá se relata sobre la Akedat Itzjak, el “atado de Itzjak”, cuando Abraham se dispone a ofrendar a su hijo Itzjak por mandato Divino. Esta fue la décima y la más dura de las pruebas a las que fue sometido Abraham, el Patriarca. Abraham fue a cumplir con la orden de Di-s, pero en el último instante lo llamó un ángel del Cielo y lo detuvo de degollar a su hijo. Abraham levantó sus ojos, “y vio y he aquí había un carnero… y lo elevó como holocausto en lugar de su hijo”1.
Las palabras “en lugar de su hijo” traídas en el texto bíblico son explicadas por Rashi de la siguiente manera: “por cada servicio” (a Di-s, que Abraham llevaba a cabo con el carnero) rezaba y decía: “que sea Su Voluntad que esto sea como que lo hubiera realizado con mi hijo. Como que mi hijo hubiera sido degollado, como que su sangre hubiera sido salpicada (sobre el altar)…” Es decir, Abraham no se conforma con ofrendar un carnero a cambio de su hijo, sino que pidió que sea considerado como que su hijo hubiera sido literalmente ofrendado.

UN SEGUNDO LLAMADO
A continuación de ofrendar al carnero, lo llamó un ángel por segunda vez y dijo2: “He jurado, es la palabra de Hashem, que por cuanto has hecho esta cosa, y no negaste a tu hijo, a tu único, que bendecir He de bendecir y multiplicar He de multiplicar a tu simiente…” Vemos aquí que la ofrenda causó que Hashem jure cumplir las bendiciones con las que lo bendijo.
Se plantea aquí un interrogante: ¿por qué aparece el juramento sólo luego de que elevó la ofrenda del carnero y no fue suficiente con la disposición previa a ofrendar a su hijo como sacrificio, tal cual la orden de Hashem? Además, debemos entender ¿por qué dijo Abraham por cada acción “que sea Tu Voluntad que esto sea como que lo hubiera realizado con mi hijo”?

EL ABISMO QUE SEPARA DE LA EJECUCIÓN
La explicación del tema se encuentra en el abismo existente entre la predisposición a llevar a cabo una acción y su ejecución concreta. Alguien dispuesto a entregar su vida en aras de la santificación de Su Nombre (“Kidush Hashem”), aunque de su parte esté absolutamente decidido, no está en el nivel de quien efectivamente dio su vida en la práctica. Puesto que cuando esto debe llevarse a cabo en la práctica (jas veshalom) se requieren extraordinarias y tremendas fuerzas.
Abraham, el Patriarca, escuchó de Hashem la orden de ofrendar a su hijo, y estaba listo para hacerlo sin cuestionamiento alguno. En la práctica, el ángel lo frenó y lo que le quedó a Abraham fue sólo la disposición, pero no la ejecución concreta. Es por eso que Abraham pidió por cada acto que llevaba a cabo con el carnero que sea considerado como que hubiera sido practicado a su hijo, y él mismo lo sintió así en ese momento. A través de ello se considera como que ofrendó a Itzjak en la práctica, recayendo sobre Itzjak, a partir de ese momento, el status de ofrenda (siendo llamado3 “un holocausto íntegro”)

FIRMEZA ETERNA
Por medio de esta entrega total de Abraham a Di-s tan especial, se hizo meritorio de recibir las bendiciones de Hashem con la firmeza de un juramento, que cosa alguna no puede anularlo. Una bendición común puede anularse a causa de un pecado o una trasgresión premeditada, pero un juramento de Di-s no hay cosa que pueda anularlo. Esto lo logró Abraham únicamente cuando ofrendó el carnero, con la intención y plegaria de que sea como que literalmente ofrendó a su hijo.
Este juramento de Hashem, en mérito al “atado de Itzjak”, permanece vigente para mérito del pueblo judío en todas las generaciones, hasta cuando lleguemos a la concreción más perfecta de la bendición de “y heredará tu simiente el portón de sus enemigos”4, bendición que ha de cumplirse en su totalidad con la redención verdadera y completa a través de Mashíaj Tzidkeinu, realmente pronto.

(Likutei Sijot Tomo 30, Pág. 76)




HOSPITALIDAD

Rabí Eliezer, padre del Baal Shem Tov, era un extraordinario anfitrión y cumplía excepcionalmente la mitzvá de Hajnasat Orjim- hospedar visitas. Recibía huéspedes pobres y les daba una gratificación monetaria antes de servirles la comida, para que pudieran alimentarse con el corazón alegre. Cierta vez le preguntaron a Rabí Najum de Chernobyl por qué está dicho que “recibir huéspedes es más grande que recibir la Presencia Divina”. Él respondió: “Cuando un judío está parado afuera, en el frío, temblando. Si no nos apresuramos a abrir la puerta y hacerlo entrar, puede congelarse y morir. En cambio, la Shjiná -Presencia Divina- es Fuego, no tiene frío, aunque tenga que esperar un poco…”



INTERESES

¿La Torá permite cobrar intereses? La respuesta es: depende. Está escrito en la Torá (Shemot 22:24) “Cuando prestes plata a mi pueblo… no pondrás sobre él intereses” (Vaikrá 25:36) “No tomarás de él intereses” (Devarim 23:20) “No cobrarás intereses a tu hermano”. En un préstamo con intereses transgrede tanto el que presta como el que toma prestado. Así también todos aquellos que participan, por ejemplo, quien conectó al acreedor con el deudor. El escribano y los testigos (de haber) como así también, los garantes. A la hora de hacer las compras debemos prestar atención a ciertas operaciones que se producen cotidianamente pero que no están permitidas, por ejemplo: si el vendedor nos ofrece el pago del producto a un precio en efectivo y recarga a plazo. Este recargo es interés y está prohibido. En el caso de pagos con cheques, el cobrar del cliente los gastos del impuesto al cheque, está permitidos. El motivo es que no estamos pagando por la extensión del plazo de tiempo sino porque estamos pagando con un valor (el cheque) que no completa el pago, por causa de los impuestos que le quitan valor nominal. También están prohibidos los intereses adelantados y los atrasados. Un ejemplo de interés adelantado seria: El Sr. “A” quiere solicitar un crédito del Sr. “B” para ello le manda un regalo especial y luego le pide el préstamo. El caso de interés atrasado seria: una vez pagada la deuda, el deudor le manda un lindo regalo al acreedor, en agradecimiento. En la mencionada prohibición, la Torá nos prohíbe los préstamos entre hermanos de Su pueblo, lo que no incluye los préstamos que toma o da a quien no es miembro del mismo pueblo. En el próximo número veremos que existe una forma permitida para realizar estas operaciones.



Quererlo todo

Al Rebe de Lubavitch le agradaba contar una historia acerca de un niño de cinco años y un anciano de 99. El niño era Rabi Shalom Dovber Schneerson, nacido el 20 de MarJeshvan del año 5621 (1860), quien fuera el 5to Rebe de Jabad desde 1882 hasta su fallecimiento en 1920. El hombre de 99 años vivió 36 siglos antes; su nombre era Abraham y fue el primer judío.

La historia es así: “Cuando Rabi Shalom Dovber tenía cuatro o cinco años, visitó a su abuelo, Rabi Menajem Mendl de Lubavitch. Al entrar a la habitación de su abuelo, el niño rompió en un amargo llanto. Su maestro en el Jeider (escuela tradicional judía) le había enseñado que la porción semanal de la Torá que se leía esa semana- Vaierá- comenzaba relatando que Di-s se le reveló a Abraham.

“¿Por qué Di-s no se me presenta a mí?”sollozaba.

Rabi Menajem Mendl le respondió: “Cuando un judío, un Tzadik (justo), decide circuncidarse a los 99 años- es decir, sigue perfeccionándose- es merecedor de que Di-s Se revele a él”.

…………………………………………………………………………………………………………………………..

El Rebe relató esta historia docenas de veces. El relato, seguido por una discusión referente a los múltiples significados y lecciones que el Rebe encontraba en él, era un tópico regular en los Farbrenguens (reuniones Jasídicas) que llevaba a cabo en el día del cumpleaños de Rabi Shalom Dovber, que este año cae justamente el Shabat de Parshat Vaierá, que comienza con el relato de la revelación de Di-s a Abraham luego de que se hubiera realizado el Brit Milá a los 99 años.

Creo que sé por qué al Rebe le agradaba esta historia. La pregunta del niño y la explicación del abuelo expresa dos extremos, cuyos contrastes y síntesis son el sello característico de la visión del Rebe de la vida.

Imagine: un niño de cinco años solloza porque Di-s no se le Ha revelado. “Ver” a Di-s- alcanzar la perspectiva de la Verdad de las Verdades- es el objetivo último de toda búsqueda espiritual. Es la meta que le toma al más grande de los grandes, al menos toda la vida alcanzar. ¡Y aquí un niño- uno muy especial, pero que de todas formas se encuentra en el comienzo de su camino espiritual, se siente preocupado, hasta llegar a las lágrimas, pues no ha conseguido esta meta!

Por otro lado, tenemos a un hombre de 99 años con la trayectoria espiritual más extraordinaria detrás de sí, que reconoce que aún no es perfecto- que debe todavía cambiar, crecer y mejorar.

El Rebe veía a estos dos prototipos no como dos posiciones conflictivas de la vida, sino complementarias e indispensables una para la otra. Esforzarse por lograr lo más excelso, pero jamás sentir que uno ha llegado. Tener aspiraciones inmensas, pero permanecer humilde. Decir: Deseo, puedo hacerlo todo- mas, no importa cuánto haya logrado, saber que aún queda mucho por hacer.

Yanki Tauber (basado en las enseñanzas del Rebe de Lubavitch)



“Él tomó la manteca y leche, y el ternero que había preparado”(Bereshit 18:8) ¿Cómo pudo Abraham servir a sus invitados leche y carne al mismo tiempo? En cambio, Abraham les ofreció ambos tipos de comida; dependía entonces del individuo decidir qué prefería. Aquéllos que escogieron platos de carne no compartieron de lo lácteo. Alternativamente, comieron lo lácteo primero, y sólo después comieron la carne (como está escrito en la Torá). (El Lubavitcher Rebe)



Highlights de la semana

* El 20 de Mar Jeshvan del año 5621 (1860) nació Rabí Shalom Dovber de Lubavitch, quinto Rebe de Jabad. Por sus profundas y ordenadas explicaciones fue llamado el “Maimónides del Jasidut”

* El 27 de Marjeshvan, Noaj y todos los que lo acompañaron, bajaron del arca luego de un poco más de un año del comienzo del diluvio