Última enseñanza: Truma
5777 (2017)
Beshalaj Itro Mishpatim Sangre, vida y muerte Truma Vaieji Vaigash

5776 (2016)
Balak Behalotja Bereshit Devarim Ekev Especial Iom Kipur y Sucot Jaie Sara Jukat Ki Tavo Ki Tetze Koraj Lej Leja Matot-Masei Miketz Nitzavim Noaj Ree Shelaj Leja? Shoftim Toldot Vaetjanan Vaierá Vaieshev Vaietze Vaishlaj

5774 (2014)
Balak Behar Beshalaj Devarim Ekev Itró Jukat Ki tavo Ki Tetze? Koraj Masei Matot Mishpatim Nitzavim – Vaielej Noaj Parashá Bejukotai Pekudei Pinjas Ree Shoftim Tetzavé Truma Tzav Vaetjanan Vaiakel Vaikra

5773 (2013)
Ajarei Kedoshim Balak Behalotjá Behar – Bejukotai Beshalaj Devarim Ekev El mayor milagro de todos Emor Iom Kipur y Sucot Itro Jaie Sará Jukat Ki Tavo Ki Tetzé La caída de un mito Lej Lejá Matot – Masei Miketz Mishpatim Nitzavím – Vaielej Noaj Parasha Koraj Pesaj 5773 Pinjas Ree Shavuot Shelaj lejá Shemot Tazría – Metzorá Tetzavé Toldot Trumá Vaerá Vaerá Vaetjanan Vaiakel – Pekudei Vaiejí Vaierá Vaieshev Vaikra Vaishlaj Vaitzé

5772 (2012)
Balak Behalotjá Behar-Bejukotai Bereshit Beshalaj Devarim Ekev Emor Itró Jaiei Sara Jukat Ki Tavó Ki Tetzé Ki tisá Koraj Las Diez Plagas Previas a La Libertad Lej Lejá Matot-Masei Miketz Mishpatim Nasó Nitzavim Noaj Pinjas Ree Shelaj Shemini Shemot Shemot Shemot Shoftim Tazría – Metzorá Tetzavé Tishrei 5773 Toldot Trumá Tzav Vaerá Vaerá – “Polémica en Egipto entre los bastones y las serpientes” Vaetjanan Vaiakel – Pekudei Vaierá Vaigash Vaikra Vaishlaj

5771 (2011)
Bamidbar Behalotjá Behar Bejokotai Beshalaj Devarim Ekev Emor Itró Jaie Sara Jukat Kedoshim Ki Tavó Ki Tetze Ki Tisá Koraj Lej Lejá Masei Matot Metzora Miketz Mishpatim Noaj Parshat Nitzavim-Vaielej Pekudei Pesaj Pinjas Reé Shavuot Shelaj Sheminí Shoftim Tazría Tetzavé Toldot Truma Tzav Vaetjanan Vaiakel Vaiejí Vaierá Vaieshev Vaieshev Vaietzé Vaigash Vaikra

5770 (2010)
Ki Tetzé Ekev Iom Kipur – Sucot 5771 Jaie Sará Jukat Ki Tavó La Redención en marcha Lej-Lejá Miketz Nitzavim-Vaielej-Hazinu Noaj Reé Shemot Shoftim Toldot Vaerá Vaiejí Vaierá Vaieshev Vaietzé Vaigash Vaishlaj

Noaj

26 Tishrei 5777
28 de Octubre de 2016

Resumen de la parashá

Nóaj era un hombre recto, no así los demás hombres de su generación. Di-s contempló el triste estado del mundo y decidió destruir a todos sus habitantes, con excepción de Noaj y su familia, provocando un diluvio. Informó a Noaj de Su decisión y lo instruyó para que construyera un arca en el que habitarían siete parejas de cada especie animal y cada ave Kasher, y una pareja de toda otra especie viviente junto con su familia durante la inundación. El diluvio se dio durante cuarenta días y cuarenta noches, y los seres vivientes que estaban fuera del arca se ahogaron.

Di-s le dijo que saliera de ella y Noaj luego de permanecer en la nave durante un año. Luego hizo aparecer un arco iris en el cielo y le dijo a Noaj que serviría como símbolo de esa promesa.

Por medio de la descendencia de los tres hijos de Noaj, la Tierra volvió a poblarse. Desafortunadamente, la humanidad no aprendió de la experiencia del diluvio y retornó a las prácticas perversas.

Las diferentes naciones se reunieron y resolvieron construir una ciudad (Bavel) con una torre que llegara hasta el cielo.

Se sucedieron diez generaciones desde Nóaj hasta Avraham.


PARAGUAS

Los paraguas han existido desde hace más de 2.000 años. El paraguas, por lo general hace referencia “a un dispositivo que se utiliza para la protección de la lluvia”, de acuerdo a Wikipedia, no ha cambiado mucho durante los últimos dos milenios!

La mayoría de nosotros no pasa mucho tiempo pensando en los paraguas, a menos que
estemos atascados mantendrá seco, pensamos. Sin embargo, con vientos fuertes se dobla, o se rompe la tela. No sirve de mucho, pero nos da una falsa sensación de seguridad. Esa es la educación judía.

El lugar obvio para empezar es en el nivel de no tener ningún paraguas (o educación judía). Nos damos cuenta de la deficiencia cuando lo necesitamos. Esto normalmente no ocurre hasta que estamos atrapados en una tormenta. Una tormenta de emociones puede ser desencadenada por una tragedia, o en una nota más positiva, una simja judía como una boda, Bar / Bat Mitzvá. En muchos de estos casos, sin estudio y ambiente judío, no tenemos ni idea de las costumbres, leyes, historia, protocolo, etc.

Luego, por supuesto, está el paraguas que compramos en la calle por poco dinero, cuando ya está lloviendo. Incluso si no dura más que una semana, por lo menos hoy me mantendrá seco sin  embargo, con vientos fuertes se dobla, o se rompe la tela. No sirve de mucho, pero nos da una falsa sensación de seguridad.

Esa es la educación judía que obtenemos cuando a regañadientes asistimos a la escuela hebrea sólo hasta el Bar / Bat Mitzva. Nos da una sensación de seguridad pensar que al menos sabemos algo acerca de nuestra herencia judía de más de 3.300 años de antigüedad.

Luego está el paraguas robusto, de larga duración, aquel que incluso volvemos a buscar si pensamos que lo hemos olvidado. Antes, este paraguas se fabricaba sólo en negro básico. Pero hoy en día, se puede encontrar en todos los colores.

Hubo una educación judía que podría haber parecido aburrida y pesada, como el paraguas básico. Pero hoy en día existe en todas las versiones que uno puede imaginar. Maestros vibrantes, materiales innovadores, escuelas de renombre, y una plétora de cursos para adultos y niños que no pueden estudiar tiempo completo. Hoy en día, más que nunca, no hay ninguna razón para que cualquier judío quede atascado en una parada de colectivos a la espera de que pase la tormenta. Obtener una educación judía resistente está al alcance de todos.

¿Qué Aprendemos esta Semana de la Parshá?

La explosión de las ciencias – Con qué objetivo?

En el año seiscientos de la vida de Noaj irrumpieron todas las fuentes de las grandes profundidades y se abrieron todas las ventanas del cielo”… (Bereshit 7:11)

Sobre el versículo1“en el año seiscientos de la vida de Noaj… irrumpieron todas las fuentes de las grandes profundidades, y se abrieron todas las ventanas del cielo” citado en nuestra Parshá, dice el libro Zohar2: “en el sexto siglo del sexto milenio se abrirán arriba los portones de la sabiduría y los manantiales de la sabiduría abajo, y el mundo se acondicionará para ingresar al séptimo milenio”.
Resulta entonces que el Zohar habla de dos tipos de revelaciones que tendrán lugar en la época del sexto siglo del sexto milenio: una es la revelación de “los portones de la sabiduría de arriba”, lo que se refiere a la sabiduría de la Torá, y la otra es la revelación de “los manantiales de la sabiduría abajo”, que son las ciencias naturales y del mundo.

PREPARACIÓN PARA EL MASHIAJ
En esa época, sobre la que profetizó el Zohar (período que comenzó en el sexto siglo del sexto milenio del calendario hebreo, es decir, en el año 5500*) tuvo lugar el comienzo de una extraordinaria revelación de la sabiduría en el mundo. En la sabiduría de la Torá se reveló y comenzó la difusión de las enseñanzas del jasidismo, la parte interior de la Torá (“pnimiut HaTorá”); en la sabiduría del mundo- comenzó una era de intenso y acelerado desarrollo de las ciencias.
Lo que aquí requiere explicación: El Zohar dice que a través de la revelación de estas sabidurías, el mundo se acondicionará para su ingreso en el séptimo milenio y a los días del Mashiaj. Se entiende con sencillez que la revelación de la dimensión interior de la Torá es una preparación para los días del Mashiaj, siendo que entonces la Tierra se colmará del “conocimiento de Di-s como las aguas cubren al mar”3, y la dimensión interior de la Torá que habla del “conocimiento de Di-s” es una especie de preparación para ello. ¿Pero qué relación hay entre el desarrollo de la ciencia con los días del Mashiaj?

QUE LA PROPIA CARNE VEA
De los temas fundamentales que se innovarán en los días del Mashiaj es la concreción de la promesa4 de “y se revelará la Gloria de Hashem, y verá toda carne, juntos, que la boca de Hashem habló”.
Se explica en las enseñanzas Jasídicas que en el Futuro Venidero tendrá lugar que “verá toda la carne”- la carne material, el propio mundo material sentirá que todo su ser y su existencia es el Altísimo. Es decir, que no sólo se captará la fuerza Divina con las facultades espirituales de la persona, sino también con la propia carne material. El propio mundo material será un recipiente para la revelación Divina.
La preparación para ello es la revelación de la sabiduría científica.
El objetivo principal de ésta es ser un instrumento para servir a Di-s, al igual que todo lo que existe en el mundo “lo creó sólo para Su Gloria”5. (Es sólo que para posibilitar el libre albedrío en que se le dio al hombre la posibilidad de utilizar las ciencias con otros sentidos, ¡e incluso totalmente opuestos a su verdadero objetivo!) Cuando el judío hace uso de las ciencias para la Torá y el servicio a Hashem (lo que incluye también la utilización de las mismas para mejorar la calidad de vida del hombre, posibilitándole cumplir mejor la misión que Di-s le asignó en la vida a través de Torá y Mitzvot ) con ello se prepara al mundo para su realización total en la época de la revelación mesiánica, cuando cada detalle del mundo material será un recipiente para que en él more la Presencia Divina6.

REVELACIÓN DE LA UNIDAD
Es por ello que las ciencias se revelaron específicamente en esta época, cerca de la llegada del Mashiaj, para que el pueblo de Israel tenga la oportunidad de utilizar también a esta parte de la existencia para la Torá y el servicio Divino, y con ello preparar al mundo para la revelación mesiánica.
Justamente el desarrollo de las ciencias nos acerca a la comprensión cabal de la unidad de Di-s. Antes se pensaba que cada una de las fuerzas naturales es una fuerza individual, y que la materia está compuesta de elementos diferentes divididos. En nuestros días, se sabe que en la raíz todo emana de un punto base, lo que en la práctica es una expresión de la unidad Divina. Esta unidad se revelará realmente pronto, en la verdadera y completa redención.

(Likutei Sijot tomo 15, pag. 42)

NOTAS: 1. Nuestra Parshá 7:11 2.Zohar Parte 1, 117,a 3.Ieshaiahu 11:9 4. ahí 40:5 5. Pirkei Avot Cap. 6, Mishná 11 6. Debemos aclarar aquí que no existe relación alguna entre lo dicho y el estudio en ambientes en las condiciones de falta absoluta de recato, etc. y los programas de estudio impregnados de la negación de la existencia de Di-s y de Su conducción actual del mundo, cosa absolutamente prohibida para el iehudí!
*Año 1740 de la e.c




“LA PURA VERDAD”

El hombre, sorprendido, dijo: “¡¿Viajaste desde Hungría, sólo para ver al Rebe de Lizhensk?! Todas son exageraciones y fantasías que se cuentan sobre él. Conozco a Rabí Elimelej y te aseguro que no vale nada. Desperdiciaste tu tiempo y dinero” El forastero, enojado, tomó a su interlocutor de las solapas y le gritó: “¡Eres despreciable! Evidentemente no tienes comprensión de nada espiritual y sagrado”.

Un judío vino desde Hungría a Lizhensk. Al cruzarse con un transeúnte le preguntó: “¿Puede indicarme en qué dirección se encuentra la casa del gran Rebe, Rabí Elimelej? Vengo de lejos para verlo”

Y se alejó trastornado. Ese día, el visitante obtuvo su audiencia con Rabí Elimelej. De pronto, sintió que iba a desmayarse de vergüenza y remordimiento. ¡El hombre que insultó en la calle era el mismísimo Rebe! Con lágri- mas, le suplicó que lo perdonara.

“¿Por qué te sientes tan mal?” preguntó Rabí Elimelej. “No hay necesidad de disculpas. Yo te dije la verdad, y todo lo que tú dijiste también lo es…”



“MASHIV HARUAJ UMORID HAGUESHEM”

(Él hace que el viento sople y que caiga la lluvia)

Desde Shminí Atzeret en el rezo de Musaf, comenzamos (de acuerdo a la costumbre Ashquenazi también algunas comunidades Sefaradim) a recitar Mashiv haRuaj Umorid ha- Gueshem en la Amida, en la segunda bendición. El 11/4/17, en Musaf del primer día de Pesaj cambiaremos a Morid haTal (El hace que el rocío caiga).

Estas menciones que efectuamos en la Amida responden a las necesidades de lluvias o rocío según la estación del año en el que nos encontramos.

Siendo así, ¿por qué motivo nosotros en el hemisferio Sur, mencionamos acorde al hemisferio Norte? La respuesta es que mencionamos por las necesidades de Israel que como indicáramos necesita las lluvias ahora en invierno en conjunto con nuestra realidad en la que necesitamos de lluvias en la primavera.

Dado que el Sidur (libro de oraciones) fue compaginado en Israel y en algunas comunidades del exilio y en el hemisferio norte las lluvias son necesarias en el invierno, los Sabios dictaminaron de mencionar para esta época “Mashiv haRuaj… y que caiga la lluvia”.

En caso de que hayamos mencionado Morid haTal en lugar de Morid haGueshem en el invierno boreal, la ley establece que no se debe reiniciar la amida y aun así cumple aunque en segunda instancias.

Las comunidades Sefaraditas no obstante optaron por mencionar durante todo el año Morid haTal… que caiga el rocío para de este modo, según la Halajá en segunda instancias cumplir con ambas realidades.



LOS HIJOS DE NOAJ

Todo sobre Noaj puede verse de una manera positiva o de una manera negativa.

Noaj construyó el famoso “bote salvavidas” que lo salvó a él y a siete otros humanos (su esposa, sus tres hijos con sus esposas) del Gran Diluvio. Así que usted puede agradecerle a Noaj haber salvado a la humanidad, o puede criticarlo (como lo hace el Zohar) por no salvar al resto de su generación.

La Torá nos dice que Noaj no entró en el arca hasta el último minuto, cuando ya estaba lloviendo. Usted puede loar su optimismo, o puede señalar (como lo hace Rashi) que él era “poco creyente” en las palabras de Di-s.

La Torá también cuenta que incluso después de que las aguas del Diluvio hubieran retrocedido y la tierra se hubiera secado, Noaj no saldría del arca hasta que Di-s expresamente se lo ordenara. Usted puede llamarlo tímido, o puede admirar (como lo hacen nuestros sabios) su obediencia: Di-s le ordenó que entrara en el arca, por lo que permaneció en ella hasta que Di-s le ordenó que saliera.

Lo primero que hizo Noaj para desarrollar la tierra árida que encontró al salir del arca, fue plantar un viñedo, fabricar vino y emborracharse. Usted puede desaprobar su inconstancia, o aplaudir su determinación por infundir un poco de alegría y júbilo en un mundo desolado.

Noaj vivió 950 años–bastante tiempo para hacer todo mal y todo bien.

Todos nosotros somos los descendientes de Noaj. Noaj es descendente de Adam, por lo cual todos nosotros somos, también, hijos de Adam. Pero el término que usa el Talmud y la Halajá (la ley de la Torá) para la humanidad en conjunto es Bnei Noaj (“los hijos de Noaj”). Las siete leyes universales de moralidad en cada ser humano (prohibición de idolatría, blasfemia, asesinato, robo, adulterio e incesto, crueldad a los animales, y establecimiento de cortes de justicia) se llaman “Las Siete Leyes de Noaj”–aunque se ordenaron seis de ellos realmente a Adam.

Adam fue el primer hombre. Noaj fue el primer ser humano.

Por Ianky Tauber



Un verdadero Tzadik debe serlo de manera integral. Es decir, no sólo debe cumplir con la voluntad Divina cuando estudia Torá o durante la Plegaria, sino durante todo el día también, al comer o beber, y demás tareas mundanas. Likutei Sijot



Highlights de la semana

*El 4 de Mar Jeshvan Maimónides llegó a Tierra de Israel, y desde ese momento realizaba en ese día un festejo familiar.
* El
4 de Mar Jeshvan del año 1700 e.c, Rabí Iehuda Hajasid llegó a Jerusalem, falleciendo tres días después de su arribo.

* El 7 de MarJeshvan se comienza a pedir por las lluvias en la Tierra de Israel, pues se conside- raba que ese día, el último judío que había participado de la Peregrinación de Sucot al Gran Tem- plo de Jerusalem, había llegado ya a su hogar.