Última enseñanza: Emor
5777 (2017)
Ajarei Kedoshim Beshalaj Beshalaj Emor Itro Ki Tisa Mishpatim Sangre, vida y muerte Shemini Shemot Tazría – Metzorá Tetzavé Truma Vaerá Vaiakhel-Pekudei Vaieji Vaieji Vaigash

5776 (2016)
Balak Behalotja Bereshit Devarim Ekev Especial Iom Kipur y Sucot Jaie Sara Jukat Ki Tavo Ki Tetze Koraj Lej Leja Matot-Masei Miketz Nitzavim Noaj Ree Shelaj Leja? Shoftim Toldot Vaetjanan Vaierá Vaieshev Vaietze Vaishlaj

5774 (2014)
Balak Behar Beshalaj Devarim Ekev Itró Jukat Ki tavo Ki Tetze? Koraj Masei Matot Mishpatim Nitzavim – Vaielej Noaj Parashá Bejukotai Pekudei Pinjas Ree Shoftim Tetzavé Truma Tzav Vaetjanan Vaiakel Vaikra

5773 (2013)
Ajarei Kedoshim Balak Behalotjá Behar – Bejukotai Beshalaj Devarim Ekev El mayor milagro de todos Emor Iom Kipur y Sucot Itro Jaie Sará Jukat Ki Tavo Ki Tetzé La caída de un mito Lej Lejá Matot – Masei Miketz Mishpatim Nitzavím – Vaielej Noaj Parasha Koraj Pesaj 5773 Pinjas Ree Shavuot Shelaj lejá Shemot Tazría – Metzorá Tetzavé Toldot Trumá Vaerá Vaerá Vaetjanan Vaiakel – Pekudei Vaiejí Vaierá Vaieshev Vaikra Vaishlaj Vaitzé

5772 (2012)
Balak Behalotjá Behar-Bejukotai Bereshit Beshalaj Devarim Ekev Emor Itró Jaiei Sara Jukat Ki Tavó Ki Tetzé Ki tisá Koraj Las Diez Plagas Previas a La Libertad Lej Lejá Matot-Masei Miketz Mishpatim Nasó Nitzavim Noaj Pinjas Ree Shelaj Shemini Shemot Shemot Shemot Shoftim Tazría – Metzorá Tetzavé Tishrei 5773 Toldot Trumá Tzav Vaerá Vaerá – “Polémica en Egipto entre los bastones y las serpientes” Vaetjanan Vaiakel – Pekudei Vaierá Vaigash Vaikra Vaishlaj

5771 (2011)
Bamidbar Behalotjá Behar Bejokotai Beshalaj Devarim Ekev Emor Itró Jaie Sara Jukat Kedoshim Ki Tavó Ki Tetze Ki Tisá Koraj Lej Lejá Masei Matot Metzora Miketz Mishpatim Noaj Parshat Nitzavim-Vaielej Pekudei Pesaj Pinjas Reé Shavuot Shelaj Sheminí Shoftim Tazría Tetzavé Toldot Truma Tzav Vaetjanan Vaiakel Vaiejí Vaierá Vaieshev Vaieshev Vaietzé Vaigash Vaikra

5770 (2010)
Ki Tetzé Ekev Iom Kipur – Sucot 5771 Jaie Sará Jukat Ki Tavó La Redención en marcha Lej-Lejá Miketz Nitzavim-Vaielej-Hazinu Noaj Reé Shemot Shoftim Toldot Vaerá Vaiejí Vaierá Vaieshev Vaietzé Vaigash Vaishlaj

Nitzavim

27 Elul 5776
30 de Septiembre de 2016

Resumen de la parashá

El día en que debía morir, Moshé reunió a todos los hombres, mujeres y niños de Israel para comprometerlos en un pacto con Di-s, según el cual no sólo los hijos de Israel presentes eran confirmados como el Pueblo Elegido, sino también todas sus generaciones futuras. Después que los judíos hubieran experimentado la bendición y la maldición de Di-s, y retornado a Su congregación, el Todopoderoso los reuniría de la dispersión y los regresaría a la Tierra Prometida.


MOVIENDO LOS VAGONES

Es conocida la interesante historia sobre el quinto Rebe de Lubavitch, Rabí Shalom DovBer, antes de que asumiera el liderazgo del movimiento Jabad.

Una vez, al retornar de un viaje a Italia, su padre- Rabí Shmuel- le preguntó si había podido observar algo nuevo e interesante durante su visita. Rabí Shalom Dovber respondió que, de hecho, había observado un llamativo suceso que había ocurrido con uno de los nuevos motores de locomotoras.

La gran máquina había sido traída a la estación del ferrocarril, a fin de unirla a una línea de vagones que marcharía detrás. Luego de cargar carbón en el artefacto, con un tremendo rugido, martilleo e intenso resonar de la maquinaria, las distintas partes y ruedas del artefacto empezaron a moverse. Finalmente, con una gran explosión de vapor, el poderoso aparato se marchó por las vías del ferrocarril – dejando atrás todos los vagones. ¡Habían olvidado acoplar los coches a la locomotora!

Rabí Shmuel dijo: “Alguien puede sentirse muy conmovido o puede despertar por una lección o una enseñanza en la Torá que estudió. Por ejemplo, puede entender cuán deshonroso es un judío con cierta incorrección en su carácter. Sus emociones pueden despertarse y su enojo encenderse cuando medita indignado acerca de la maldad de ‘esa persona’. Pero sin embargo, esta agitación emotiva interna puede hacer estallar al vapor lejos, dejando atrás los vagones. En otros términos, puede fallar en asociar su indignación a sí mismo, no relacionando la lección a las limitaciones y defectos de su propia alma.”

Esta misma lección puede aplicarse a las Altas Fiestas en el próximo mes de Tishrei. Empezando con Rosh Hashaná, experimentamos una gran elevación espiritual, y un acercamiento a Di-s cuando imploramos para ser inscriptos en el Libro de la Vida, junto a toda nuestra familia, amigos, y seres queridos también. Todos nos reunimos en la sinagoga y escuchamos el sonar del Shofar.

Cuando llegamos a Iom Kipur, el día más imponente del año, elevamos nuestra devoción y unión a Di-s ayunando, a través de una teshuvá (arrepentimiento) cordial y sincera. En el curso de las Altas Fiestas, dentro de cada judío el motor espiritual empieza a moverse, y se crea una tremenda energía. Todos estamos en un nivel de dedicación completa a servir Di-s, a vivir más judaísmo, a aprender más sobre nuestra herencia.

Lo más importante para recordar, es no dejar los “sentimientos de las Altas Fiestas” detrás. Asegurémonos de ‘engancharnos’ a esta poderosa ‘locomotora’ el resto del año. Comprometiendo parte de nuestro tiempo para participar de una clase de Torá, mejorar nuestra observancia del kashrut, continuando con nuestra concurrencia a la sinagoga, celebrando Shabat, colocando una moneda en la alcancía de caridad, poniendo Tefilín, y otras mitzvot diarias.

¡Un Nuevo Año dulce feliz y saludable!

¿Qué Aprendemos esta Semana de la Parshá?

“LOS MUNDOS SUPERIORES ESTÁN A LA ESPERA DEL HOMBRE”
Este es el día del comienzo de Tu obra” (PlegARiA de RoSh hAShAná)
Rosh Hashaná destaca la importancia de la acción del hombre. Rosh Hashaná es llamado1, “el día del principio de Tu obra”, y fue fijado en el día de la creación del hombre, el 1ero de Tishrei, sexto día de la creación, y no el 25 de Elul, cuando fueron creados los cielos y la tierra. Esto deja en claro que la creación alcanza su plenitud sólo cuando es creado el hombre y éste comienza a servir a Di-s, tal como hizo Adam2, al proclamar: “vengan, arrodillémonos e inclinémonos, doblemos nuestras rodillas ante Hashem nuestro hacedor”3
En esto consiste Rosh Hashaná. Es el día en el cual todos nosotros nuevamente aceptamos el Reino del Altísimo, y nos entregamos a servirle con corazón íntegro. Esta renovada aceptación del Yugo Celes- tial es la que genera el flujo de la bendición para todo el año que se inicia.
CUAL ES EL OBJETIVO
La importancia del trabajo espiritual del hombre se hace mucho más destacable a la luz de los comentarios de las en- señanzas Jasídicas sobre el objetivo de la creación de este mundo inferior. Cuando observamos a este mundo y su degradación espiritual, surge la pregunta, con qué objetivo Hashem creó un mundo de este nivel. Por encima de este mundo existe toda una línea de mundos espiri- tuales Divinos, entonces, ¿cuál es la necesidad de crear también a este mundo inferior, material y burdo? Explica el jasidismo4, que el objetivo de la creación de este mundo inferior no es en aras de los mundos superiores espirituales, ya que también ellos implican un descenso de la Divinidad. Si el objetivo está en esos mundos superiores, nueva- mente ha de presentarse el mismo interrogante sobre ellos mismos: ¿con qué objeto descendió la luz Divina e Infinita a esos mundos, que no tienen punto de comparación con la luz Divina Infinita?
LO PRINCIPAL ESTA AQUI
La respuesta es que el objetivo de la creación se encuentra justo en el final del camino, en el punto más bajo de la “ca- dena de los mundos”, en este mundo inferior. Más aún: todos los mundos superiores no fueron creados sino para que pueda concretarse el objetivo de la creación aquí abajo, en nuestro mundo terrenal. Este objetivo de la creación se logra a través de la labor espiritual del hombre. Cuando los hombres aceptan sobre sí el Yugo del Altísimo y ejecutan Su Voluntad de estudiar Torá y cumplir los preceptos, con ello asientan la Presencia Divina aquí abajo y concretizan el objetivo de la creación, que es “Hashem deseó poseer una morada en los (mundos) inferiores”5.
REINA SOBRE EL MUNDO
El objetivo se logrará en su integridad más perfecta en la época de la redención mesiánica, como se explica en el Tania6, que “los días de Mashíaj… son el objetivo y la perfección de la creación de este mundo, para el cual fue creado desde un principio”.  También esto encuentra expresión en Rosh Hashaná, puesto que en la oración de este día, pedimos por la perfección del mundo en la época de la redención: “reina sobre el mundo todo con Tu Gloria”, “revélate con el esplendor de la alteza de Tu poderío sobre todos los habitantes de Tu Tierra”, y similares.  De todo esto puede entenderse la extraordinaria fuerza que radica en la acción del hombre. Todos los mundos superiores y todas las generaciones pasadas a partir de la creación del mundo, precisan y esperan a la acción espiritual de Torá y Mitzvot de un judío aquí en este mundo inferior. Y es justamente esta labor la que trae consigo la bendición del Altísimo, para un año bueno y dulce, material y es- piritualmente.
(ToRAT MenAJeM, hiTVAAdUioT ToMo i, Pág. 34)
noTAS: 1.De la Tefilá de Musaf de Rosh Hashaná 2.Zohar, parte 3, fin Parshat Emor 3.Tehilim 95:6 4.Tania Cap. 36 5.Tanjumá Nasó 15 6.Tania Cap. 36

“LOS MUNDOS SUPERIORES ESTÁN A LA ESPERA DEL HOMBRE”

Este es el día del comienzo de Tu obra” (PlegARiA de RoSh hAShAná) Rosh Hashaná destaca la importancia de la acción del hombre. Rosh Hashaná es llamado1, “el día del principio de Tu obra”, y fue fijado en el día de la creación del hombre, el 1ero de Tishrei, sexto día de la creación, y no el 25 de Elul, cuando fueron creados los cielos y la tierra. Esto deja en claro que la creación alcanza su plenitud sólo cuando es creado el hombre y éste comienza a servir a Di-s, tal como hizo Adam2, al proclamar: “vengan, arrodillémonos e inclinémonos, doblemos nuestras rodillas ante Hashem nuestro hacedor”3 En esto consiste Rosh Hashaná. Es el día en el cual todos nosotros nuevamente aceptamos el Reino del Altísimo, y nos entregamos a servirle con corazón íntegro. Esta renovada aceptación del Yugo Celes- tial es la que genera el flujo de la bendición para todo el año que se inicia.

CUAL ES EL OBJETIVO

La importancia del trabajo espiritual del hombre se hace mucho más destacable a la luz de los comentarios de las en- señanzas Jasídicas sobre el objetivo de la creación de este mundo inferior. Cuando observamos a este mundo y su degradación espiritual, surge la pregunta, con qué objetivo Hashem creó un mundo de este nivel. Por encima de este mundo existe toda una línea de mundos espiri- tuales Divinos, entonces, ¿cuál es la necesidad de crear también a este mundo inferior, material y burdo? Explica el jasidismo4, que el objetivo de la creación de este mundo inferior no es en aras de los mundos superiores espirituales, ya que también ellos implican un descenso de la Divinidad. Si el objetivo está en esos mundos superiores, nueva- mente ha de presentarse el mismo interrogante sobre ellos mismos: ¿con qué objeto descendió la luz Divina e Infinita a esos mundos, que no tienen punto de comparación con la luz Divina Infinita?

LO PRINCIPAL ESTA AQUI

La respuesta es que el objetivo de la creación se encuentra justo en el final del camino, en el punto más bajo de la “ca- dena de los mundos”, en este mundo inferior. Más aún: todos los mundos superiores no fueron creados sino para que pueda concretarse el objetivo de la creación aquí abajo, en nuestro mundo terrenal. Este objetivo de la creación se logra a través de la labor espiritual del hombre. Cuando los hombres aceptan sobre sí el Yugo del Altísimo y ejecutan Su Voluntad de estudiar Torá y cumplir los preceptos, con ello asientan la Presencia Divina aquí abajo y concretizan el objetivo de la creación, que es “Hashem deseó poseer una morada en los (mundos) inferiores”5.

REINA SOBRE EL MUNDO

El objetivo se logrará en su integridad más perfecta en la época de la redención mesiánica, como se explica en el Tania6, que “los días de Mashíaj… son el objetivo y la perfección de la creación de este mundo, para el cual fue creado desde un principio”.  También esto encuentra expresión en Rosh Hashaná, puesto que en la oración de este día, pedimos por la perfección del mundo en la época de la redención: “reina sobre el mundo todo con Tu Gloria”, “revélate con el esplendor de la alteza de Tu poderío sobre todos los habitantes de Tu Tierra”, y similares.  De todo esto puede entenderse la extraordinaria fuerza que radica en la acción del hombre. Todos los mundos superiores y todas las generaciones pasadas a partir de la creación del mundo, precisan y esperan a la acción espiritual de Torá y Mitzvot de un judío aquí en este mundo inferior. Y es justamente esta labor la que trae consigo la bendición del Altísimo, para un año bueno y dulce, material y es- piritualmente.

(ToRAT MenAJeM, hiTVAAdUioT ToMo i, Pág. 34) noTAS: 1.De la Tefilá de Musaf de Rosh Hashaná 2.Zohar, parte 3, fin Parshat Emor 3.Tehilim 95:6 4.Tania Cap. 36 5.Tanjumá Nasó 15 6.Tania Cap. 36




DERRAMAR EL ALMA DERRAMAR EL ALMA

Esta historia fue relatada por Rabi Iosef Itzjak Schneerson, el Rebe Anterior: “En el año 5646 mi padre, el Rebe Rashab, se encontraba en la ciudad de Ialta, por cuestiones de salud. Allí rezaba en la Sinagoga de los jasidim de Polonia. La noche de Rosh Hashaná, mi padre rezó extensamente, aún cuando ya toda la congregación se había retirado a sus casas. El shamash, que deseaba ir a su hogar para participar de la comida festiva, encargó al gentil que se ocupaba de la limpieza que permaneciera allí y cerrara el templo cuando el Rabino se hubiera retirado. Al concluir su cena, el shamash sintió remordimiento: ¿Cómo dejó sólo en la Sinagoga a un judío tan piadoso y erudito? Volvió al templo y encontró al gentil llorando en el pasillo. ¿Por qué lloras así? le preguntó. El hombre respondió: “Este rabino está volcando su alma en el rezo. ¿Cómo puedo evitar el llanto? Siempre escuché los rezos de los jazanim y no me afectaron, ¡pero el alma de este hombre se está derramando! El shamash entró al Beit Hakneset y se sentó allí. Inmediatamente, ríos de lágrimas rodaban por sus mejillas. Cuando el Rebe concluyó sus rezos, se retiró lentamente a su hospedaje…” SEfER HASIJOT 5710, páG. 369



“HATARAT NEDARIM” “HATARAT NEDARIM” (Anulación de las Promesas )

El Rosh Hashana no sólo marca el comienzo de un nuevo año sino también es el Día del Juicio en el que se define el futuro de toda la creación. Por este motivo este mes de Elul es un momento apropiado para corregir nuestras faltas cometidas durante el año para así poder presentarnos ante el Juez Supremo arrepentidos. En los Diez Mandamientos está escrito (SHEMot 20:7) “…no perdonará Hashem a quien jura en Su nombre en vano” Este es el único mandamiento en la torá en el que Hashem declara que no ‘perdonará’. Por este motivo en la víspera de Rosh Hashaná hacemos Hatarat Nedarim ‘anular las promesas y juramentos’ (en el Sidur tehilat Hashem Pág. 269). No todas las promesas y juramentos se pueden anular pero por lo menos tratamos de corregir aquellas que sí se pueden. Por eso en el día de la víspera de Rosh Hashaná y luego de la plegaria de Shajarit juntamos suficientes personas en condiciones de funcionar como un tribunal rabínico y procedemos con la anulación de nuestras promesas tal como está indicado en el Sidur. En el momento que leemos del Sidur es fundamental comprender lo que uno esta declarando, por ello es preferible que quien no comprenda el hebreo lo lea en castellano.



INSPIRACIÓN DIVINA

Deseo contarles una vivencia especial, en la que fui testigo de la inspiración Divina del Rebe:

Durante los “Diez días de Teshuvá” (los días que se encuentran entre Rosh Hashaná y Iom Kipur) del año 5749, estuve de visita en Israel.

Uno de esos días, al amanecer, me dirigí al Kotel HaMaaraví (Muro de los Lamentos) para rezar allí. Durante mi Plegaria, recordé a varios de mis amigos y conocidos, pidiendo para ellos un Año Bueno y Dulce. Agregué además, como siempre acostumbraba, el nombre del Rebe de Lubavitch, pidiendo a Di-s que Le dé salud, por el bien de todo el pueblo judío.

Al concluir mis rezos retorné a mi automóvil. Para mi sorpresa, descubrí que la policía vial había colocado un “cepo” a mis ruedas. Aparentemente, debido a la oscuridad reinante a la madrugada, no había notado el cartel que indicaba que el estacionamiento estaba prohibido en ese sector.

Me dirigí a las oficinas de la municipalidad y aboné mi deuda. Pero me informaron que debía esperar un tiempo hasta que liberaran mi auto, debido a los trámites burocráticos.

Decidí aprovechar el tiempo y escribir una carta a cada uno de mis amigos, contándoles que recé por ellos en el Kotel. también escribí una carta al Rebe de Lubavitch. En la misiva le aclaraba que, basado en lo que dicen nuestros Sabios: “quien envía un regalo a su compañero, debe avisarle”, le informaba que me encontraba en la ciudad de Ierushalaim y había rezado por él (Menajem Mendl Ben Jana) en el Kotel HaMaaraví, para que Hashem le diera salud y pudiera continuar conduciendo al pueblo de Israel con salud y satisfacciones, etc.

Después de Iom Kipur, regresé a los Es- tados Unidos. Desde el año 5745 acostumbraba a visitar 770 (Sede Central de Jabad Lubavitch Mundial) junto a mis hijos, dos veces al año. Cuando el Rebe repartía “Kos Shel Brajá” (Al concluir Pesaj, Shavuot, Rosh Hashaná y Simjat torá, el Rebe acostumbraba a repartir vino de su copa de Havdalá a los presentes.

Para dicho acontecimiento llegaban miles de iehudim desde diferentes barrios y pasaban delante del Rebe. El Rebe los ben- decía. Ese Motzaei Simjat torá (dos semanas después de haber rezado en el Kotel) acudí como siempre a 770. Deseo aclararles que jamás tuve una audiencia privada con el Rebe, y jamás me presenté delante de él. Se entiende de ello que no había ninguna forma de que el Rebe pudiera reconocerme o saber mi nombre.

Me paré en la fila junto a mis hijos. Al llegar nuestro turno, el Rebe primero sirvió Kos Shel Brajá a mis hijos y luego me sirvió a mí. Cuando dije “Lejaim” el Rebe me miró a los ojos y me dijo: “Muchas gracias por recordarme frente al Kotel…”

Miré al Rebe sorprendido. Pero el Rebe ya estaba mirando a quien venía detrás de mí. Me adelanté un paso, pero no podía dejar de mirar al Rebe. Estaba totalmente pasmado por lo sucedido. Había sido testigo de la inspiración Divina del Rebe.

(TESTImONIO DE REB. ISAJAR BER ROzENBERG, JASID DE TzANz- REBOT mOfTAI)



SHABAT SHUVA SHABAT SHUVA

El Shabat que se encuentra entre Rosh Hashaná y Iom Kipur (8/10) se llama Shabat Shuvá, pues en él se lee la Haftará -párrafo de los Profetas leído a continuación de la lectura de la torá- que comienza con las palabras “Shuvá Israel…” (Retorna Israel…) del profeta Hoshea (cap. 14)-tema relacionado con el significado especial de estos días. otros lo llaman Shabat teshuvá-Shabat del Retorno, pues es el Shabat de los “10 días de Retorno”.



Highlights de la semana

El día 3 de Tishrei (5/10) es tzom Guedalia – el ayuno de Guedalia. Recordamos el asesinato de Guedalia ben Ajikam, último gobernante judío en la tierra de Israel después de la destrucción del Primer templo y el exilio babilónico. tras la muerte de Guedalia se borró el último vestigio de autoridad judía, completándose totalmente el exilio. El ayuno comienza a las 5.07 hs. y finaliza a las 19.25 hs.