Visión y Redención

Profetizó, Sabiendo Qué Profetizaba

Durante todos los años de
liderazgo del Rebe se evidenció
que sus vaticinios y profecías
siempre se concretaron hasta el último detalle
Muchas veces sus palabras fueron
vistas como irrealistas,pero los hechos
demostraron que siempre tuvo razón

La Guerra de Los Seis Días

En vísperas de la guerra el Rebe envió un telegrama de estímulo y apoyo, y escribió: “Indudablemente no duerme ni dormita el Guardián de Israel, y portarán buenas noticias”. A los alumnos extranjeros de una Ieshivá de Israel instruyó que permanecieran allí: “No hay que temer no sembrar miedo”. Cuatro días antes de que estallara la guerra habló ante decenas de miles de niños y aseguró la salvación de los habitantes de Israel.

La Guerra de Iom Kipur

En cambio, durante los meses previos a la Guerra de Iom Kipur, el Rebe dio muestras de tensión y preocupación. Varias veces ordenó sorpresivamente convocar a niños judíos junto al Muro de los Lamentos y habló acerca de su fuerza para “acallar al enemigo y vengador”. Pero inmediatamente al romper la guerra, el Rebe vaticinó que en esta oportunidad las naciones árabes sufrirían una derrota mayor que la anterior.

La Inmigración desde Rusia

En el año 1987 el Rebe exhortó al gobierno israelí a prepararse para una enorme ola inmigratoria desde la Unión Soviética. De viva voz recalcó la necesidad de construir viviendas y preparar puestos de trabajo. El Rebe también propulsó la construcción de un barrio especial en Jerusalén, y junto a éste un parque industrial “para los inmigrantes que vendrían”. Nadie comprendió de qué estaba hablando, pues la opinión de todos los expertos era a la inversa.

La Caída de la Unión Soviética

En vísperas del año 5750 (1990), el Rebe habló de la necesidad de aprestarse para los grandes milagros que sucederían en el mundo. Explicó que las siglas de ese año, eran iniciales de las palabras “será un año de milagros”. Incluso expresó que “serían milagros que todo el mundo vería”. Cuando comenzaron los insólitos eventos señaló que, a diferencia de acontecimientos de naturaleza similar en el pasado, esta vez las cosas sucederían sin derramamiento de sangre.

La Guerra del Golfo

El Rebe sentenció que no habría necesidad de emplear las máscaras antigás. Rechazó la huida de Israel y pidió a los turistas judíos que siguieran viajando a Israel. Declaró que Israel era el lugar más seguro para los judíos. Próximo al comienzo de la confrontación bélica dijo que ésta traería gran salvación para el pueblo judío. En efecto, los sorprendentes milagros acontecidos durante esta guerra y la eliminación del poderío iraquí demostraron la veracidad de las profecías del Rebe.

PREPARASE PARA LA REDENCION

El Rebe, cuyas profecías, todas, se concretaron plenamente, es quien anunció al pueblo judío y al mundo entero que la Redención prometida por los profetas de Israel es inminente, y que la venida del Mashíaj está muy próxima. Lo hizo como un hecho real, concreto, actual. El Rebe hizo un llamado a cada judío a prepararse para la inminente Redención por intermedio del estudio de la Torá y el conocimiento del tema, la oración por su aceleramiento y por la reducción de los “dolores de parto de la venida del Mashíaj”, la toma de conciencia del hecho de que nos encontramos en los días de vísperas de la Redención y, lo más importante, incrementar esfuerzos en las áreas de Torá, mitzvot y buenas acciones. Si el Rebe estuvo en lo cierto en todas sus predicciones y profecías, indudablemente sabía qué estaba vaticinando cuando preparó todos nuestros corazones para la venida del Mashíaj. ¡Creamos y preparémonos!

PRECISAMENTE AHORA EL REBE ESTA MAS CERCA DE NOSOTROS QUE ANTES

En 1950, tras el deceso del Rebe anterior, el Rebe dijo que había que seguir escribiéndole y pedir sus bendiciones, “y él ya encontrará el camino para responder”. De esa manera nos conducimos también hoy. Quien se encuentra cerca, acude personalmente a leer su pedido de bendición ante la sepultura del Rebe. Desde la distancia, envían sus pedidos a la dirección usual. Los secretarios del Rebe los llevan a la tumba del Rebe. El fundamento de esta actitud radica en lo explicado en la literatura cabalística y jasídica, que precisamente ahora el Rebe está más cerca de nosotros que antes. Si cuando vivía entre nosotros su insigne sagrada alma se encontraba investida en un cuerpo material, pues ahora esta limitación ha desaparecido y el vínculo con el Rebe ha sido liberado de las restricciones de tiempo y espacio. Todos nosotros, quienes tuvimos el privilegio de conocer al Rebe y disfrutar de su ilustre luz, contamos con el potencial para continuar vinculados a él y de ese modo tener el mérito de que el Rebe nos bendiga, guíe nuestros pasos, y nos asista en la tarea de cumplir la voluntad de Di-s y el destino de nuestra creación en el mundo.?

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario