El Guardián

Un “Guardián” (Shomer), es una persona que, por cualquier razón, es responsable de un objeto perteneciente a otra persona. En total, la Torá, en Parashat Mishpatim, clasifica cuatro tipos de guardianes y el nivel de responsabilidad según su estado:

1) Cuidador no remunerado

2) Cuidador pagado

3) El prestatario

4) El arrendatario

A continuación un relato en el cual se puede apreciar en la práctica esto previamente explicado.

David y Benjy estaban en una profunda discusión sobre la sesión fotográfica que acababan de terminar cuando llegaron a la casa de David. “David”, Benjy dijo, “tengo que irme para encontrarme con mi mamá en el dentista. Estaba pensando si podrías llevarte mi bolso de la máquina de fotos a tu casa y a la vuelta lo paso a buscar, ya que es un poco pesado y prefiero no tener que cargarlo”.

David movió su cabeza, “es pesado” dijo mientras agarraba el bolso de su amigo, “¿Qué hay adentro?”

Benjy se encogió de hombros, “no mucho, es sólo toda la parafernalia de la fotografía. Ya sabes, cámara, lentes, flash, etc, y algunos libros sobre fotografía”.

“Oh Benjy” dijo David mientras su amigo se estaba yendo. “Voy a pasar por tu casa mas tarde para repasar matemática, así que puedo devolvértelo cuando vaya”

Mas tarde, Benjy, David y Saul se encontraban sentados en el piso del comedor de la casa de Benjy. Hojas de matemática se encontraban por todas partes, pero en realidad, Benjy y David estaban contándole a Saul a cerca del curso de fotografía. Benjy tomó el bolso de la cámara que David le había traído como habían acordado. Cuando lo abrió su cara se empalideció. “¿Cuál es el problema?” David preguntó.

“Mi flash está roto, está aplastado. Lo usé hoy mas temprano y estaba bien. Vos lo tuviste toda la tarde desde que terminó la escuela”. Se giró para mirar a David y la tensión se sentía.

Pensamientos volaban en la cabeza de David. Realmente no sabía cómo el flash se había roto. El había traido el bolso a su casa y lo había dejado colgado en el perchero hasta que llegaron sus amigos. Tartamudeando le contó esto a Benjy, pero éste lo miro un poco desconfiado.
La verdad es que David realmente quería abrir el bolso para ver todos los detalles de la cámara ya que era mucho mas elaborada que la de el, pero se había resistido a la tentación, y ahora debería hacerse responsable por los daños que realmente no habían sido hechos por el.

“¿Cómo va el repaso?” preguntó el papá de Benjy. Con las caras pálidas, Benjy y David le contaron lo que había sucedido. El Sr. Green entró al cuarto y tomó el flash roto. “Bueno chicos, pienso que podemos aceptar que todos están diciendo la verdad, ¿no es así?”, y los dos asintieron con la cabeza.

“Esto es muy interesante porque acabo de volver de una clase sobre la porción de la Torá que se lee esta semana que discute exactamente este tema. Hay cuatro tipo de guardianes (personas que tienen propiedades de otros y están bajo su responsabilidad). Está el guardia que lo cuida sin ser pagado, el que le pagan por hacerlo, el arrendatario y el prestatario. La Torá discute esta exacta situación: ¿Qué pasa si algo malo loe sucede a la propiedad?” Todos estaban escuchando atentamente.

“Bueno, el que lo toma prestado tiene que pagar por cualquier cosa que le ocurra”

“Yo no lo tomé prestado” dijo David. “Benjy me lo dio para que lo cuide”

“Eso es cierto”, dijo Benjy

“Entonces es como un guardia que cuida sin que se le pague”, continuó el papá de Benjy. “Solo paga si fué realmente irresponsable como haberlo dejado en el medió de la calle y por esto un auto lo haya pisado”

“Bueno”, dijo Benjy, “yo se que él no hizo eso. David no fué pagado por cuidarmelo y confío en que no le hizo nada malo al bolso”

“Creo que tenés razón”, dijo su papá “lo que significa que no es responsable por los daños. La buena noticia es que creo que tengo otro flash de repuesto. De hecho, es un modelo aún mejor al anterior”. Ambos niños se miraron aliviados, pero el Sr. Green continuó con el ceño fruncido y dijo: “Sin embargo, los buenos resultados en el examen de matemáticas son una necesidad para que la fotografía continúe! “. Los chicos sonrieron con alegría y rápidamente recogieron sus hojas para seguir estudiando.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario