Dejar en claro nuestras prioridades

Conocerse a una misma es un requisito esencial para manejar con éxito el tiempo y la vida. Decide cuáles de las once categorías principales del uso del tiempo (incluyendo el empleo) son las más importantes para ti. Ordena tus cinco prioridades principales con los números del uno al cinco:
Empleo__
Cuidado del cuerpo__
Relaciones__
Reflexión__
Aprendizaje y crecimiento__
Ayudar a otros _
Recargarse__
Crear__
Hacer diligencias__
Trabajo hogareño__
Cuidado de los hijos__
Considera ahora tu «Número 1». ¿Refleja el modo en que pasas típicamente tu día la prioridad de aquella categoría? ¿Qué hay de tus números 2 y 3? ¿Es su lugar en tu programa diario acorde a su importancia? Si no es así, es posible que estés pasando tu tiempo como crees que debes hacerlo, pero no estás viviendo la vida que quieres vivir.
Por ejemplo, toma el caso teórico de una mujer cuyas prioridades principales sean las relaciones, el trabajo hogareño y el crecimiento/aprendizaje. Esperaríamos que su día incluyera algunas horas de tiempo de calidad con sus hijos y marido (y quizá amigos y/o parientes), algunas horas de trabajo hogareño y al menos una hora de estudio (leer, escuchar cintas de clases de Tora). No obstante, si en realidad se pasa la mayor parte de cada día haciendo recados, ayudando a la gente de la comunidad y cuidando de sus hijos, aunque todas estas sean actividades necesarias y que valen la pena, podría sentirse decepcionada con su vida porque no está haciendo lo que considera más importante.

por Sara Jana Radcliffe

1 comentario

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario