El primer desafío

Rabino Shlomo Tawil

Mi nombre es Shlomó Tawil, nacido en Buenos Aires, de las familias pioneras de Jabad en Argentina, emisario del Rebe de Lubavitch en la ciudad de Rosario desde Febrero de 1987, casado con Chaya Sarah Dahan de París Francia, 8 hijos, 2 nietos por ahora bli ain hará.

La voz del interior

Uno de los primeros desafíos que tiene un emisario del Rebe que llega a radicarse a una ciudad es establecer una Mikve- baño ritual- , si no la hay. La Mikve es lo primero que debe haber en una ciudad donde residen judíos, incluso antes que un Beit Hakneset, ya que  no pueden formarse matrimonios y familias si no hay un baño ritual necesario para llevar a cabo la Mitzvá de Taharat HaMishpajá- Pureza Familiar. No es el lugar ahora para contarles qué pasó antes que llegáramos y las Mikvaot que alguna vez existieron. Nos tardó unos años obtener la Mikve que hoy disfrutan muchos matrimonios. ¿Qué se hace de mientras?

Sarah mi señora, y algunas señoras a quienes lográbamos transmitirles la importancia de ésta Mitzvá viajaban a Buenos Aires, la Mikve mas cercana, todos los meses a la tarde, como para sumergirse a la noche, que es cuando corresponde, y luego iban a la Terminal de ómnibus de Retiro para un viaje de 4 horas o un poco más para llegar bien entrada la noche casi madrugada, aventura que  se repetía mes a mes.

De paso les manifiesto una idea que desafía todas las leyes de la Geometría y Matemática, viajar de Capital Federal a Rosario es mucho más lejos que de Rosario a Capital Federal. Lo que cuesta convencer a alguien de Capital que venga para una conferencia u otra actividad o incluso para pasar un fin de semana sin compromisos!!! Parece que cruzar la General. Paz  es ir a otro país!!

Volvamos a lo nuestro. El siguiente episodio, nos tocó vivirlo en los primeros años de nuestra estadía en Rosario. Cierta noche mi señora se atrasó y no llegaba. Comencé a preocuparme  Llegó tardísimo y conmovida, su micro había chocado contra un caballo en el camino, no hubo heridos, pero sí un gran susto, que causó demoras y cambio de omnibus. Para la próxima vez mi señora me dijo: “Esta vez vamos juntos y en avión y luego volvemos en micro, a esa hora ya no hay vuelos” Acepté a regañadientes, pero con comprensión. ¡Ni se imaginan lo que nos ocurrió! Estando en el avión a última hora de la  tarde para el vuelo Rosario- Buenos aires, escuchamos a la asistente de vuelo decir “nuestro vuelo a Córdoba será de 55 minutos” Salté del asiento y le pregunté ¿cómo a Córdoba? Estamos viajando a Bs. As. !! Me contestó con toda naturaleza “Sí señor, estamos viajando a Buenos Aires con una escala en Córdoba” No podía creer lo que escuchaba, pero ya estábamos ahí. Ahora el problema es que íbamos a llegar a Bs. As. cerca de las 23 hs. Cuando las Mikvaot ya están cerradas. Tuvimos que revolver cielo y tierra desde el avión para que alguien se comunique con mis padres y que ellos hablaran con la encargada de la Mikve. Como no sabían si la encargada se podía quedar a esperarnos, llamaron  como a 3 Mikvaot.

La noche que la mujer va a la Mikve debe  ser muy discreta, pero en esa oportunidad ya se había enterado media familia y las encargadas de variasmikvaot. La próxima vez volvimos a la forma tradicional.

1 comentario

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario