Congreso Mundial de Shlujim

Rabino Shlomo Tawil

Mi nombre es Shlomó Tawil, nacido en Buenos Aires, de las familias pioneras de Jabad en Argentina, emisario del Rebe de Lubavitch en la ciudad de Rosario desde Febrero de 1987, casado con Chaya Sarah Dahan de París Francia, 8 hijos, 2 nietos por ahora bli ain hará.

La voz del interior

Una de las experiencias más fuertes que vive un emisario del Rebe en cualquier lugar donde se encuentre, es  el Congreso Mundial de Emisarios delRebe que se realiza una vez al año en el fin de semana (Miércoles por la noche hasta el lunes siguiente) del Shabat que bendice al mes de Kislev o sea el último Shabat de Jeshvan(generalmente en el mes de Noviembre) en Nueva York, en el barrio donde se encuentra la Central de JabadMundial,  Crown Heights,Brooklyn, U.S.A.

Lo mismo ocurre en el mes de Shvat (Enero – Febrero) en las proximidades del aniversario de fallecimiento de la esposa del Rebe , la Rebetzn JaiaMushka que se realiza el Congreso de Emisarias del Rebe.

Los congresos tienen varios objetivos, y cada emisario (escribo en masculino pero se aplica para las mujeres también) se ve beneficiado de uno o de varios de ellos, depende mucho de lo que cada uno pretende y de la organización del evento.

Para nombrar algunos de ellos. Es importante para un emisario-Shaliaj en hebreo- sentir siempre al Emisor, si somos emisarios es porque hay un emisor que nos envía para una misión, y éste es nada más y nada menos que el líder espiritual del judaísmo contemporáneo el Rebe de Lubavitch. Volver a su barrio, al centro mundial de Jabad y reunirnos con el emisor, renueva la conciencia, la responsabilidad y el mérito que cada emisario tiene de cumplir con la misión que nos encomendó.

Así también fortalece mucho al Shaliaj saber que son parte de un gran “ejercito” de “soldados” entregados absolutamente a fin cumplir con la misión, imagínese usted más de tres mil rabinos juntos y cada vez son más -Belí ain hará,kein ain ore- el impacto que provoca en cada uno de ellos. Vale resaltar que son muchos más los shlujim, pero no todos pueden viajar por diferentes razones y la principal que muchos de ellos no pueden dejar solas a sus comunidades.

Como cualquier congreso, el objetivo es aprender, debatir, analizar, compartir, enseñar para que la misión se lleve acabo con el mayor de los éxitos posibles y con el menor margen de error. Para eso hay conferencias, grupos de trabajo, exposiciones, audiovisuales y demás, que proporcionan a los participantes conocimientos adicionales en aras del beneficio posterior de las comunidades donde el Rabino trabaja.

Otra de las virtudes, es encontrarse con colegas y compartir cara a cara desde los logros hasta  los fracasos, experiencias que pueden servir a ambos, como así también reencontrarse con amigos y compañeros de estudios de los años juntos en el Jeider o en la Ieshivá. Estoy seguro, querido lector, que es de gran beneficio para su comunidad que su Rabino Emisario vaya al congreso, porque se enriquecerá él y a través de él, usted.

No escribí todavía sobre la participación de líderes comunitarios en el  Congreso, eso es para otra oportunidad.

¡¡Quizás la próxima entrega sea alguna vivencia especial del congreso a realizarse el último fin de semana de Noviembre!!

Rabino Sh.Tawil

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario