Canalizando el entusiasmo

Está escrito que el veneno de una serpiente es extremadamente caliente. Esto alude a la condición en la cual un judío está envuelto hasta la cabeza en el mundo material, es decir la escitación de lo mundano, que su inspiración espiritual está comprometida. Con respecto al escorpión está escrito que si veneno es frío. Connotando una situación más isidiosa que de la serpiente. Cuando uno está entusiasmado y excitado, aunque en asuntos relacionados con lo mundano, al menos es una señal de vida. Puede canalizar ese entusiasmo hacia la santidad. Sin embargo, cuando uno es frío y falto de inspiración, una señal de lo opuesto de la vida, es considerado mucho peor.
Esto sirve para explicar la mishná: “Si uno ve una serpiente enrollada en su tobillo durante la plegaria de Shemoná Esré, no debe interrumpir, mientras que si ve un escorpión cerca de su to­billo debe interrumpir [su plegaria] y ocuparse del peligro inmediato” (Berajot 5:1).
Cuando en medio de la plegaria uno se ve abru­mado por la pasión y la excitación por las cosas mundanas (comparable al calor del veneno de la serpiente) no debe interrumpir su plegaria. Puesto que posee la herramienta adecuada para el crecimiento espiritual, sólo tiene que apren­der a canalizarla en una forma positiva.
Por el otro lado, cuando uno es asaltado duran­te la plegaria por una sensación de frialdad y falta de entusiasmo (comparable al veneno del escorpión), debe interrumpir sus plegarias, pues­to que esto indica que su servicio a Di-s es to­talmente inapropiado y debe ser reconstruido nuevamente.
Likutei Sijot, Vol. 2, p. 374aumentos para a alma

Está escrito que el veneno de una serpiente es extremadamente caliente. Esto alude a la condición en la cual un judío está envuelto hasta la cabeza en el mundo material, es decir la escitación de lo mundano, que su inspiración espiritual está comprometida. Con respecto al escorpión está escrito que si veneno es frío. Connotando una situación más isidiosa que de la serpiente. Cuando uno está entusiasmado y excitado, aunque en asuntos relacionados con lo mundano, al menos es una señal de vida. Puede canalizar ese entusiasmo hacia la santidad. Sin embargo, cuando uno es frío y falto de inspiración, una señal de lo opuesto de la vida, es considerado mucho peor.Esto sirve para explicar la mishná: “Si uno ve una serpiente enrollada en su tobillo durante la plegaria de Shemoná Esré, no debe interrumpir, mientras que si ve un escorpión cerca de su to­billo debe interrumpir [su plegaria] y ocuparse del peligro inmediato” (Berajot 5:1).Cuando en medio de la plegaria uno se ve abru­mado por la pasión y la excitación por las cosas mundanas (comparable al calor del veneno de la serpiente) no debe interrumpir su plegaria. Puesto que posee la herramienta adecuada para el crecimiento espiritual, sólo tiene que apren­der a canalizarla en una forma positiva.Por el otro lado, cuando uno es asaltado duran­te la plegaria por una sensación de frialdad y falta de entusiasmo (comparable al veneno del escorpión), debe interrumpir sus plegarias, pues­to que esto indica que su servicio a Di-s es to­talmente inapropiado y debe ser reconstruido nuevamente.
Likutei Sijot, Vol. 2, p. 374aumentos para a alma

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario