Anécdotas y aventuras de Rosh Hashana

Rabino Shlomo Tawil

Mi nombre es Shlomó Tawil, nacido en Buenos Aires, de las familias pioneras de Jabad en Argentina, emisario del Rebe de Lubavitch en la ciudad de Rosario desde Febrero de 1987, casado con Chaya Sarah Dahan de París Francia, 8 hijos, 2 nietos por ahora bli ain hará.

La voz del interior

En realidad el trajín que acompaña a las fiestas, preparaciones, invitaciones, las fiestas mismas no te dejan un ratito si quiera para pensar qué escribir para el blog a pesar de la insistencia y con razón de las encargadas de los blogs .

Sin embargo este hecho mismo produce muchas situaciones dignas de considerar para escribir en el blog.

Compartiré algunas.

Antes de Rosh HaShaná (también lo hacemos en otras oportunidades del año) repartimos bolsones con comida para 65 familias de bajos recursos de Rosario, esto genera muchos sentimientos en los que colaboran, en los que reciben, en los que organizan las entregas y una gran Mitzvá para todos.
Unas semanas atrás le envié un e-mail a Carlos, pidiéndole su ayuda económica para este reparto. Como iba manejando, le hizo leer el e-mail de su computadora portátil a su compañero de viaje, que no es judío. El compañero le preguntó si él también podía participar. Carlos me llamó a transmitir la pregunta a la que le respondí afirmativamente.

Carlos le explicó a su amigo que cuando uno da caridad Di-s devuelve y con creces. Su compañero lo miró con incredulidad, estaba dispuesto a colaborar igualmente Di-s devuelva o no. Víspera de Rosh Hashaná en el medio de todos los preparativos llegaron al Beit Jabad Carlos con su amigo gentil para traer su colaboración, al final del encuentro me contó el hombre lo anteriormente relatado y concluyó: ”Es increíble la semana después de la decisión de colaborar vendí en mi negocio como nunca”.

Todos los años nos reunimos a las orillas del río Paraná en la primera tarde de Rosh Hashaná para la ceremonia de Tashlij en la que rogamos a Di-s que arroje “Tashlij” nuestros pecados al fondo del mar.
En realidad nos sentimos privilegiados de ir a Tashlij al octavo río más largo del mundo, río con agua sinónimo de abundancia como está explicado en el Sidur. Gracias a Di-s cada año se reúne más gente, es muy lindo y emocionante. Puedo seguir escribiendo más al respecto pero me conformaré con contarles que este año nos encontramos en el lugar que vamos siempre con un bar para pescadores que se llama PK2!!!!!!!

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario