¡¡BUM!!

Jana Segal

Nací y me críe en Uruguay, estudié en escuelas de Jabad, y escuelas hebreas de mi país. A los 17 años, me mudé a Bs As con mi familia y cursé mi último año de la secundaria en la escuela de Jabad. Viajé a Tzfat, Israel y estudié un año y medio con chicas de todo el mundo, aprendiendo y adquiriendo diferentes experiencias y conviviendo con “mentalidades distintas”. Por sobre todo, crecí como persona.

Y yo... ¿dónde me meto?

Hace unas semanas, los uruguayos se vieron galardonados con un mérito que les ha costado 40 años volver a conseguirlo: Llegar a las Semi  Finales en el Mundial de Futbol.

Fue un partido difícil, con mucho suspenso, alargues. En fin, un partido con mucha adrenalina.
Mi esposo y yo, nos encontrábamos en Uruguay aquel día. El partido comenzaba a las 15.30, y Shabat a las 17.23. Obviamente, no llegábamos a ver la última mitad del segundo tiempo, así que lo que nos quedaba era escuchar los gritos de alegría de cientos y cientos de uruguayos cada vez que Uruguay metía un penal, o Ghana le erraba uno. A cada grito le correspondía una pregunta: ¿Y? ¿Ganó Uruguay?, y mi esposo me decía: “Cuando gane Uruguay, vas a escuchar BUM”. Y el partido seguía y seguía, y los gritos y bocinas también seguían. La alegría se estaba convirtiendo en euforia, hasta que efectivamente, cerca de las  6 de la tarde, escuchamos el tan esperado “BUM”, que consistió en gritos, “’¡¡¡Vamo´ arriba Uruguay!!!”, bocinazos, trompetas, gente bailando por las calles, banderas de Uruguay flameando por todos lados…en fin, una verdadera fiesta. Que duro y duro cerca de 4 horas…Uruguay se había convertido en un verdadero circo.
La gente se saludaba por las calles diciéndose unos a los otros “Aguante Uruguay” o “Vamo´ todavía”. Todos los Uruguayos se habían convertido en Uno. Todos compartiendo la misma alegría, el mismo idioma, la misma bandera, el mismo saludo.

Así somos todos los iehudim. Compartimos una misma meta, un mismo idioma, una misma bandera, un mismo saludo. Si todos estuviéramos unidos, lo que podríamos lograr siendo Uno, no tiene medida.  El iehudi de por sí, ya puede sobrellevar y estar por encima de todo, imagínense, todos losiehudim juntos…cada pequeño paso, ayuda a lograr el objetivo. Cada penal, cada errada por parte del equipo contrario, es un paso mas a la Victoria. Todo contribuye a llegar a la Final. Cada cosa que el Yehudi hace, nos acerca más y más a la Redención. Cada triunfo es un ladrillo más en la construcción de una Morada para Hashem. Y todos juntos, lo podemos lograr. “¡¡Vamo´arriba que podemos!!”

3 comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario