Moshé en el Monte Sinai

Antes de entregar la Torá en el Monte Sinai, Hashem llevó a Moshé al Cielo para enseñarle toda la Torá…


Moshé, que caminó en el Cielo como uno camina en la Tierra, se saludó con un ángel que le preguntó: “¿Qué estás haciendo aquí, hijo de Amram? ¿Qué tiene para hacer un mortal que vive en el mundo físico, en los sagrados Cielos?”
“No vine por propia voluntad,” contestó Moshé. “Nuestro Amo me ha traído aquí para recibir la Torá y entregarla al pueblo judío”
Cuando los ángeles comprendieron que Moshé se llevaría la Torá de los Cielos y la traería a la Tierra, se lamentaron. ¿Se separarían para siempre de su querida Torá?
Hashem sugirió a Moshé: “Ve y habla con los ángeles. Convéncelos de que no necesitan la Torá y que no deben sentir que estás quitándoselas”
Animado por las palabras de Di-s, y aferrándose al trono Celestial, Moshé tomó valor.
“Todo lo que está escrito en la Torá no tiene relación con ustedes” les dijo. “¿Qué dice la Torá?: ‘ Yo soy Di-s, tu Di-s que te sacó de la tierra de Egipto’. ¿Ustedes fueron esclavos en Egipto? ¿Acaso Hashem los rescató de allí? La Torá también dice: ” No tendrán ningún dios ante Mí. ” ¿Ustedes rinden culto a los ídolos fabricados por el hombre? ¿Tienen inclinación a robar, codiciar lo que pertenece a otros? ¿Tienen padres que honrar? ¿Qué uso le darán a la Torá? No pueden observar sus mandatos positivos ni sus prohibiciones.”
Oyendo estos argumentos, los ángeles tuvieron que conceder a Moshé que estaba en lo correcto.
Moshé permaneció en el Cielo durante 40 días y 40 noches, aprendiendo la Torá Escrita y la Torá Oral. Cuando veía que los ángeles preparaban el man (comida que caía del Cielo en el desierto) para que los judíos comieran al día siguiente, sabía que era día. Cuando el man caía, sabía que era de noche en la Tierra.
Un día, Moshé vio a Hashem agregando coronas a las letras de la Torá. Pidió a Di-s que le explicara la razón y Hashem dijo: “Dentro de algunos años, nacerá un Tzadik que sabrá los detalles de leyes y pensamientos de la Torá que se encuentran cada corona que estoy agregando.”
Moshé rogó ver al Tzadik. Di-s le mostró muchos discípulos sentados en innumerables filas. A su cabeza, un hombre que parecía un ángel celestial. Moshé no podía entender lo que estaban diciendo, y se sintió muy afligido.
Entonces, de repente, Moshé oyó que uno de los estudiantes preguntaba al hombre de apariencia angelical de dónde aprendían esto. Rabi Akiva contestó: “Todo lo que estoy enseñando e innovando en Torá, es una transmisión directa de lo que Moshé recibió en el Monte Sinai”. Moshé se reanimó por estas palabras pero le preguntó a Di-s: “Si Tú piensas crear semejante gran persona, por qué no le concedes el privilegio de entregar la Torá a los iehudim?”
“Te He elegido para entregar la Torá a mis hijos” Hashem dijo a Moshé. “Y ya que eres tan modesto, aumentaré tu sabiduría y conocimiento”. Y en ese momento, Di-s abrió los 50 Portones de Sabiduría, permitiéndole atravesar 49 de ellos. La sabiduría de Moshé era tan grande que ninguna otra persona podía comparársele. Y es de Moshé que aprenderemos Torá cuando llegue el justo Mashiaj.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario