Historia de un Brit Milá

En los tiempos del Talmud, los romanos gobernaban la Tierra de Israel, y decretaban leyes muy duras contra los judíos…

El Rabino Shimon ben Gamliel, líder de su época, tuvo un bebé varón, y estaban muy angustiados sobre qué hacer. Los soldados romanos investigaban en todas partes, buscando judíos que desobedecieran las leyes, pero ¿cómo su bebé no iba a tener un Brit?

Rabí Shimon y su esposa discutieron el problema detalladamente, y decidieron realizar el Brit en secreto. El bebé tuvo su Brit, y lo nombraron Iehuda.

¡Desgraciadamente, los romanos se enteraron! Le ordenaron viajar a Rabi Shimon, su esposa, y su bebé, a Roma para ver al Rey recibir su castigo. El viaje era muy largo y cansador, por lo que hicieron paradas ocasionales para descansar y refrescarse. En una de ellas se detuvieron a visitar a algunos amigos romanos. La señora romana saludó a Rabi Shimon con gran honor, todos conocían su sabiduría y su buen corazón. Les sirvió el agua y la fruta fresca, y las dos señoras charlaban animadamente. Ambas mujeres habían dado a luz por los mismos días a dos hermosos varones.El nombre del bebé romano era Antoninus.

La señora romana preguntó, “¿Por qué están viajando tan lejos con un bebé recien nacido? La esposa de Rabi Shimon le contó la historia a su amiga romana, y como estaban de camino para recibir el castigo del Rey por su “crimen”. ¡Entonces pensó en un gran plan! Ambos bebés son de la misma edad. “Tome a mi bebé y muéstraselo al rey, él verá que no hay ningún Brit y pensará que todas las imputaciones son nada más que mentiras. Luego en su camino a casa, vuelva aquí, y recambiaremos los bebés
Con el pequeño Antoninus en brazos, la esposa de Rabi Shimon y Rabi Shimon retomaron el viaje al palacio. En el camino, lo alimentó y cuidó de él (¡este pequeño bebé romano estaba bebiendo la leche de una madre judía!). Cuando llegaron a palacio, los oficiales estaban listos para acusar a Rabi Shimon de cometer el gran crimen de darle un Brit a su hijo. El rey ordenó a sus sirvientes examinar al bebé y ver si tenía señales de una circuncisión. ¡Fue el asombro de todos de ver que el bebé no tenía ningún indicio de un Brit! El oficial acusador fue castigado por hacer falsas imputaciones y Rabi
Shimon y su esposa fueron libres volver a casa.
La esposa de Rabi Shimon devolvió Antoninus a su madre y le agradeció su bondad. Antoninus y Iehuda mantuvieron una fuerte amistad cuando crecieron. ¡Iehuda se convirtió en el próximo Nasi, líder del pueblo judíó, y Antoninus en el Emperador de Roma! Antoninus siempre fue benévolo con los judíos, y se lo recuerda con cariño en nuestra historia.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario