Desde Adám Harishón…

Rabí Baruj Mordejai de Atinga, uno de los más ilustres alumnos de Rabí Shniur Zalman de Liadi…

Rabí Baruj Mordejai de Atinga, uno de los más ilustres alumnos de Rabí Shniur Zalman de Liadi, servía como rabino en la ciudad de Bobroisk. Era muy sabio y un gran erudito de la Torá. Todos los habitantes de la localidad lo respetaban y apreciaban.
Al lado de su casa se formaba siempre un charco de agua, que no se secaba siquiera durante la época en que no llovía. Para entrar a la casa del rabino se debía pasar por él. Muchas veces se hicieron intentos para secarlo, pero esto daba resultado sólo por un corto tiempo, ya que el lugar volvía a llenarse de agua.
Cierta vez explicó sobre esto Rabí Baruj Mordejai: “Nuestros Sabios nos explicaron que Di-s le mostró a Adám HaRishón (el 1er hombre) quienes serían los dirigentes de cada generación. Cuando llegó a la nuestra y Adám vio que en Bobroisk habría un rabino como yo, salivó y expresó burlonamente: ¿A este lo llaman Rab?!!, y desde entonces hay un charco en mi puerta…”

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario