Algo a cambio…

En los tiempos de la guerra de Rusia-Japón…


Entre ellos se hallaba el jasid Reb Mendl Dovid Gurvitz, melamed- maestro- de Viliz, que ya estaba casado y tenía hijos pequeños. Con una gran preocupación viajó a Lubavitch para ver al Rebe Rashab. El Rebe lo bendijo:
“¡Que el Altísimo te libere de sus manos!”
Rabi Mendl no se contentó con la respuesta y le dijo:
“Rebe, es mi deseo que me de su palabra de que será así”
“No puedo prometerte” dijo el Rebe y repitió la bendición.
Nuevamente, Reb Mendl dijo:
“Rebe, sé que vuestro padre, el Rebe Maharash, aseguró su bendición a alguien, y esta se cumplió”
El rostro del Rebe se enrojeció y le respondió:
“Mi padre podía dar su palabra, pero yo no puedo hacerlo”
El jasid no se dio por vencido hasta que finalmente el Rebe le dijo:
“¡El Altísimo te liberará de sus manos!”
Reb Mendl Dovid regresó a su hogar feliz y se preparó para presentarse al ejército.
El lugar de enrolamiento era enorme y estaba colmado de gente. Cada uno llegaba con su mochila y era enviado al frente de inmediato. El oficial a cargo tenía la lista de los reclutas en sus manos. En instantes debía hacer la revista de todos los conscriptos. De pronto salió de su oficina y preguntó: “¿Quién es Gurvitz Mendl?”
Cuando Reb Mendl se acercó, el oficial le dijo:
“Puedes regresar a tu casa. En pocos días ven a buscar el certificado de excepción”
Reb Mendl no entendía lo que sucedía. Desde su audiencia personal con el Rebe sabía que obtendría su salvación, pero nunca pensó que sería de manera tan inmediata. Investigó acerca de lo sucedido y supo la verdad:
El oficial a cargo vivía desde hacía muchos años en Viliz, en una casa alquilada. El dueño de la vivienda era un judío de Riga. Después de la muerte del propietario, sus hijos venían cada tres años para renovar el contrato. En Viliz había varios interesados en alquilar la residencia e incluso de aumentar la renta. Cuando los propietarios llegaron a Viliz y escucharon las nuevas ofertas, le dijeron al oficial que debía dejar la casa. El militar no deseaba mudarse ni aumentar el pago. Entonces presentó la siguiente propuesta:
“Permítanme permanecer en la casa, con el mismo alquiler, y a cambio de ello les ofrezco lo siguiente: en unos días realizaremos un alistamiento masivo y seguramente muchos judíos estarán obligados a enrolarse. Les prometo liberar por lo menos a un judío”.

Los propietarios estuvieron de acuerdo y renovaron el contrato. El oficial deseaba cumplir de inmediato con su palabra y ya que conocía a todos los habitantes de Viliz, decidió expedir a Reb Mendl de inmediato. (Likutei Sipurim).

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario