El Hombre del molino de viento

Para cualquiera que haya estado en Israel, el nombre evoca invariablemente la respuesta: “Oh, el hombre del molino de viento”. Y es verdad que para muchos, el molino de viento en el barrio de Iemin Moshe en Jerusalém, justo al lado del hotel “King David” y con vista a las murallas de la Ciudad Vieja y el Monte Tzion, puede ser el monumento más distintivo a este increíble hombre Judío. El molino de viento es tan distintivo que en 1997 la República de Azerbaiyán emitió un sello conmemoratorio.

De hecho, sus logros fueron más que eso. Nació en Italia en el año 1784, y creció en Londres. Fue uno de los miembros Judíos en el “London Stock Exchange”. El representó a los Rothschilds, y en 1812 se unió a la familia.
Entre 1827 y 1875, visitó varias veces Palestina, generalmente junto a su esposa. Seguida a su primera visita, se hizo estrictamente observante. Incluso construyó su propia sinagoga en las afueras de Londres.
Era un hombre que amaba a los judíos, especialmente a aquellos que se habían establecido en la tierra de Israel. Reunió judíos de todo el mundo para ayudar a los que habían hecho Aliá.
Entre sus proyectos estaba iniciar la primera imprenta judía en Jerusalém. Construyó un santuario sobre la tumba de Rajel, una explotación agrícola cerca de Yafa, y el símbolo de su fama, el molino de viento, en Iemin Moshe.
Yemin Moshe

En 1854, con la ayuda de Judá Touro de Nueva Orleans, Sir Moisés fundó el primer barrio residencial en Jerusalém, fuera de las murallas de la Ciudad Vieja. Esto incluía el molino de viento, para moler harina.
Diseñado originalmente para judíos indigentes que vivían dentro de las murallas, el barrio se deterioró en los últimos años, y por la década de 1960 sólo pudo ser descrito como un barrio deplorable. Ahora se ha arreglado, y es considerado uno de los barrios más de moda, atractivo y caro en Jerusalém. En ningún otro lugar es la vista del monte Tzión y de la Ciudad Vieja tan impresionante, especialmente al atardecer. Esta es la parte de la ciudad que lleva el nombre hebreo de Sir Moisés, Moshe.

Las obras de Sir Moisés Montefiore se hicieron ampliamente conocidas. En 1846, en reconocimiento a sus esfuerzos a favor de los judíos, fue nombrado caballero por la reina Victoria.
Su prestigio y popularidad tanto en Inglaterra como en otros lugares, incluyendo su amistad personal con la Reina Victoria, dio lugar a las celebraciones en todo el mundo de las comunidades judías en su centésimo cumpleaños. Varios meses después de su muerte su nombre fue honrado por instituciones de todo el mundo judío.

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario