Pirkei Avot VI

“…aquel que aprende de su semejante un solo capítulo, una sola ley de la Torá, un solo versículo, una sola declaración[Bíblica ó Rabínica] o incluso una sola letra,  debe rendirle honor…”

El Talmud compara las enseñanzas de la Torá con la plantación de semillas. Así como las semillas son fructíferas y se multiplican, de la misma forma lo hacen las palabras de la Torá. Una vez que se planta en la mente del alumno, así sea, un único concepto de Torá, éste germina, se desarrolla y prolifera, cosechando conceptos y conocimientos, a medida que su poseedor avanza en la vida. Como dice el Zohar: “No existe una palabra o una pequeña letra en la Torá que no contenga muchos secretos de la sabiduría Divina”.

La frase “sed fructíferos y multiplicaros” es una referencia a la bendición de Di-s al primer hombre y a la primer mujer. Pues, la concepción y el desarrollo  del conocimiento de la Torá en la mente del estudiante es similar a la concepción y desarrollo de una vida en el vientre materno.

Nuestros Sabios nos dicen: “Hay tres socios en la creación del hombre: Di-s, el padre y la madre”. La capacidad de procrear es, en esencia, una distinción de naturaleza Divina. Todas las otras facultades -vista, oído, etc- son finitas en su alcance; pero no es así cuando hablamos de nuestro potencial regenerativo. Los hijos se multiplican en nietos y bisnietos y así infinitamente: no existe un límite a cuántas generaciones pueden surgir de una única unión entre un hombre y una mujer. Sólo el “Tercer Socio” -el Creador- puede dotar a dos criaturas finitas de una fuerza infinita.

Este mismo potencial regenerativo está en la enseñanza: cuando Di-s es el “socio” de este esfuerzo, la relación maestro-alumno rendirá una infinita progenie. Pero a diferencia de la procreación física, donde el Todopoderoso concede el don de lo infinito a cada concepción, en este caso el Tercer Socio participa sólo si se Lo invita. Si la enseñanza y la búsqueda de sabiduría son en pos de fines positivos y sagrados, en el espíritu de la Torá y su Mitzvot, entonces la semilla que planta el maestro se “fructifica y multiplica” en la mente de su alumno. Pero si no existe más que un ejercicio de auto-realce, el conocimiento adquirido no trasciende el finito intrínseco del marco de quien lo imparte con quien lo recibe.

(Beyound the letter of the Law)

Aún no hay comentarios

¡Sea usted el primero!

Complete el formulario siguiente para comentar.

Deje un comentario